"Vocera internacional" de Capriles

María Corina se cree Hillary Clinton y está en Colombia pidiendo una ayudaíta contra Nicolás Maduro

Sus palabras: increible, desmoralizante, decepcionante...
Pura proyección.

Sus palabras: increible, desmoralizante, decepcionante... Pura proyección.

Caracas, marzo 21 - El detalle que faltaba: María Corina Machado pidiendo a gritos la intervención de la oligarquía y el narcoparamilitarismo colombiano en la campaña electoral de Venezuela. Y aunque no lo nombre, Mari Cori clama por Uribe.

La entrevista con El Espectador, de Colombia, no tiene desperdicio. Acá está:

María Corina Machado es una de las voces más fuertes de la oposición venezolana. Primero desde la Asamblea Nacional, a donde llegó en 2011 con la segunda votación más alta, y ahora como vocera internacional de la campaña de Henrique Capriles. Vino a Colombia con la intención de explicar por qué el presidente encargado, Nicolás Maduro, no es la mejor opción para el proceso de paz colombiano, “aunque muchos demócratas lo piensen”.

En Colombia se escuchan algunas voces que califican a Maduro como la mejor opción para el proceso de paz. Usted no está de acuerdo. ¿Por qué?

Escuchar esto es desmoralizador. Hay declaraciones desde el Gobierno y la Cancillería que lo dicen. Algunos demócratas colombianos creen que al proceso de paz le conviene el triunfo de Nicolás Maduro. Esto no es cierto. Sólo dos gobiernos democráticos podrán erradicar los males que han generado tanto dolor a Colombia y a Venezuela.

¿Qué haría Capriles frente al proceso de paz?

Nuestro compromiso y apoyo al proceso de paz va pegado al proceso democrático en Venezuela. Un gobierno de Henrique Capriles no tolerará la presencia de grupos armados en nuestro territorio. Venezuela no será un aliviadero para los grupos irregulares, no vamos a tolerarlo. Esa es la diferencia. Esto llevaría a una desmovilización de los dos lados y haría un proceso de paz sostenible para Colombia. No solamente por la firme acción para erradicar estos males y estas prácticas, sino porque es necesario regularizar y estabilizar las relaciones entre los dos países.

¿Han expresado su malestar al gobierno colombiano?

El candidato Henrique Capriles tuvo una reunión con el presidente Santos antes de las elecciones del 7 de octubre del año pasado. Supongo que hablarían de ese tema, entre otros.

Ustedes critican a la comunidad internacional por no pronunciarse frente a lo que ocurre en Venezuela. ¿Qué quiere la oposición?

La gente de afuera critica a Venezuela porque durante 14 años siempre votó por el presidente Chávez. Y dicen: “Pero si ustedes votan por él, los pobres lo adoran, entonces, ¿qué quieren?”. Eso está bien, pero hay que mirar todos los ángulos, como el sistema electoral.

El expresidente de EE.UU., Jimmy Carter, lo calificó como uno de los mejores del mundo.

Sí, eso es increíble, que en dos días haya dicho esas palabras. Pero mire, el grado de control y perversión que se constituyó durante los últimos años ha sido terrible. Primero, hay una percepción de miedo a la hora de votar con las máquinas cazahuellas. Dos, el Consejo Nacional Electoral está en manos chavistas, cuatro de los cinco rectores eran hasta un día antes de la elección militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), del oficialismo, entonces, qué independencia pueden tener. Además este gobierno todo lo disfraza con un halo de legalidad. ¿Cómo es posible que Nicolás Maduro sea vicepresidente, ahora presidente encargado y además candidato presidencial? Eso lo prohíbe la Constitución, pero nadie dice nada; incluso hay posiciones de actores internacionales que fortalecen eso.

¿Quién?

Ningún líder latinoamericano se ha pronunciado en contra de todo esto que pasa en Venezuela. Es doloroso y hay que decirlo, por motivaciones geopolíticas, económicas y muchas otras. No pedimos que hagan nuestro trabajo, pero sí sería bueno que no nos lo hicieran más difícil.

¿Por qué cree que ningún país se pronuncia en contra del gobierno venezolano?

No sé, hay muchos factores. Y es muy difícil entender eso, cuando Venezuela ha sido tan solidario en la lucha contra las dictaduras en el sur, por ejemplo. Vemos que todos los gobiernos de América Latina nos han dado la espalda, no hay una sola voz de un gobierno que sea crítica. No se puede legitimar lo ilegitimable.

Con este panorama tan adverso, ¿Capriles tiene alguna opción de ganar?

En el pasado hemos demostrado que somos capaces de enfrentarnos y pararnos con enorme firmeza ante regímenes. Y hoy hay una diferencia, Capriles tiene una actitud firme, estamos exigiendo condiciones electorales transparentes y hemos puesto una serie de condiciones indispensables para que las elecciones se realicen con transparencia.

¿Qué le piden a la comunidad internacional?

Exigir condiciones libres, que no intervengan, pero que no legitimen un proceso que no es transparente. Es increíble: los demócratas no hablan del caso venezolano. No hubo una voz que dijera algo cuando se violó la Constitución el 9 de enero. Este es un sistema que ha eliminado todas las libertades: expresión, propiedad privada, ejercicio político. Es desmoralizante que una neodictadura tenga una fachada democrática.

¿Qué le espera a Venezuela?

Una lucha difícil pero con mucha esperanza. A poco más de 25 días de las elecciones, somos conscientes de las dificultades, pero tenemos una oportunidad. En 30 días, Capriles va a recorrer todo el país, y el 14 de abril vamos a ganar y a gobernar.

¿Habrá diálogo con Maduro?

Hemos planteado buscar un mecanismo de entendimiento, pero es increíble la respuesta del oficialismo. Ellos no quieren diálogo, quieren sumisión.

 

http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-411618-maduro-no-le-conviene-paz-colombiana


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6386 veces.