Trabajadores automotrices de Chrysler de Venezuela: "no somos delincuentes"

30 de enero de 2013.- El pasado 25 de enero, en declaraciones dadas al diario Notitarde, el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia Damiano del Vescovo señaló a los sindicatos de las ensambladoras de “mafiosos” responsables además de los altos precios en los vehículos.

El sindicato de los trabajadores de Chrysler de Venezuela afirman contundentemente: "Las declaraciones irresponsables del presidente de la Cámara de Comercio de Valencia sólo reflejan un desconocimiento pleno de la situación de la Industria; quienes realmente están detrás de esas declaraciones utilizan a este títere comunicacional, como lo es la prensa Notitarde, para desviar la atención de una situación nacional a la que el estado tiene que darle una respuesta contundente, como lo es la especulación".

"Todos los trabajadores de las ensambladoras de vehículos del país, al igual que los del sector alimentos, construcción, farmacéutico, químicos de limpieza y autopartistas por ejemplo, mantenemos beneficios contractuales de poder adquirir los productos que se manufacturan al precio de planta, si cada trabajador automotriz adquiere un vehículo al año, esto no representa el diez por ciento 10% de la producción total de vehículos, el poder hacerlo no nos convierte en mafiosos o delincuentes, como este señor señala", continuaron los trabajadores miembros del sindicato.

"No fuimos los trabajadores quienes escondimos vehículos en estacionamientos o terrenos, no le colocamos los precios a los vehículos, ni mucho menos obligamos a los clientes a adquirir accesorios, pólizas de vehículos con empresas aseguradoras impuestas, ni creamos listas de espera que avanzan con llamadas telefónicas a clientes para pedir dinero y así otorgarles el vehículo. Los trabajadores directos de las cinco ensambladoras del país somos alrededor de ocho mil quinientos (8.500), la producción de vehículos del país estuvo por encima de las ciento cinco mil unidades (105.000). Si tomamos en consideración que el resto de la producción la comercializan sólo las cincuenta y cinco (55) familias que controlan los concesionarios en el país y que cada una guarda relación o posee como mínimo una venta de carros usados, entonces ¿quiénes son los mafiosos?", se preguntan.

Este señor debería realizar un recorrido por todo el sector que supuestamente representa y así se dará cuenta que en la cadena de comercialización de bienes y servicios existe la distorsión que él les atribuye a los trabajadores. Seguramente si hace un análisis serio se dará cuenta que en este sector es donde los trabajadores son más atropellados, se les violan más sus derechos; sería bueno que revisara la relación de trabajo que mantienen los empleados de los concesionarios de vehículos, por ejemplo.
La real situación de la Industria automotriz ha sido suficientemente expuesta por algunas organizaciones sindicales, quienes hemos estando dando la batalla por el cumplimiento de la ley y las convenciones colectivas, entre los aspectos más resaltantes está la situación de la salud de los trabajadores, dado que este sector existen índices de enfermedades laborales que en algunos casos superan el cuarenta por ciento del personal.

En el año 2008 presentamos ante las instituciones del estado un plan de reimpulso de la industria automotriz donde señalamos la necesidad de reorientar la producción a las necesidades reales de la población, en este documento expresamos entre otros aspectos, la necesidad de que el estado asumiera el control en la distribución y venta de los vehículos.

También hemos mantenido que al igual que en algunos otros sectores de la economía que reciben divisas preferenciales se debe revisar la conveniencia o no de mantener el costo de las divisas, ya que los márgenes de ganancias de estas ensambladoras superan el triple de los que mantiene internacionalmente.

El Sindicato de Trabajadores de la Empresa Chrysler de Venezuela, rechaza de manera energica los ataques que desde los sectores de empresarios y dueños de concesionarios de vehículos se han venido orquestando en contra de los trabajadores automotrices, Solicitamos a la Asamblea Nacional que en la segunda discusión de la Ley de regulación para la Compra y Venta de vehículos también deben ser escuchados los trabajadores de la industria, apoyamos las acciones del gobierno tendientes a garantizar el normal desenvolvimiento de la economía en atención a los intereses del pueblo y el combate contra la especulación y el acaparamiento", finalizaron.
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5225 veces.