Nota publica de GEAB N°71 (17 de enero de 2013)

Estados Unidos, marzo-junio de 2013 – Desconexión del hombre-enfermo del mundo y última fase de impacto de la crisis sistémica global

Hasta ahora el desarrollo de la crisis se describió exactamente siguiendo las cinco fases definidas por nuestro equipo desde mayo de 2006 (GEAB n°5) y completadas en febrero de 2009 (GEAB n°32): inicio, aceleración, impacto, decantación y desarticulación geopolítica global, las dos últimas etapas desarrollándose simultáneamente. En los últimos números y, en particular, en el GEAB n°70 (diciembre de 2012), comentamos ampliamente los procesos en desarrollo a partir de las dos últimas fases, una decantación de donde emerge a duras penas el mundo de mañana sobre los escombros de la desarticulación geopolítica mundial.

Pero habíamos subestimado la duración del período de decantación que venimos atravesando desde hace más de cuatro años, período durante el cual todos los protagonistas de la crisis colaboraron para un objetivo común, ganar tiempo: Estados Unidos, haciendo de todo para impedir la aparición de soluciones alternativas al USD, a pesar de la situación catastrófica de todos sus fundamentos sistémicos, con el objeto de impedir que sus acreedores se liberen (pérdida de credibilidad de las otras monedas incluidos actualmente el yen, ensañamiento contra los intentos de desconectar el petróleo del dólar, etc…); el resto del mundo mediante el desarrollo de estrategias inteligentes consistentes para mantener la asistencia a Estados Unidos a fin de evitar su repentino derrumbe que sería el primero en sufrir y, simultáneamente, en construir soluciones alternativas y de desacoplamiento.

Al final de este largo periodo de aparente « anestesia » del sistema, consideramos que es necesario introducir una sexta fase en nuestra descripción de la crisis: la fase final de impacto que tendrá lugar en 2013.

Sin duda, Estados Unidos creyó que el resto del mundo siempre tendría interés en mantener la asistencia respiratoria artificial de su economía, aunque es probable que ahora no lo crean. En cuanto al resto del mundo, los últimos capítulos de la crisis (grave crisis política, parálisis en la toma de decisiones, evitando por un pelo el abismo fiscal, la perspectiva de un default en marzo y la continua incapacidad para implementar la más mínima solución estructural) lo convencieron del inminente colapso y todos los actores están atentos a la menor señal de cambio para liberarse, conscientes de que al hacerlo precipitarán el colapso final.

Nuestro equipo considera que en el contexto de las extremas tensiones inducidas por el próximo aumento del techo de la deuda estadounidense, en marzo de 2013, tanto por las tensiones políticas internas y las financieras mundiales, no faltarán señales que provoquen la desaparición de los últimos compradores de T-Bonds, desaparición que la FED ya no estará en condiciones de compensar, lo que conllevará a un aumento de los tipos de interés que impulsará el endeudamiento estadounidense a niveles astronómicos no dejando ya ninguna esperanza a los acreedores de ser reembolsados, quienes preferirán tirar la esponja y dejar al dólar desmoronarse... colapso que será la primera solución verdadera, dolorosa, sin duda pero real, para la deuda estadounidense.

Esta es la razón por la cual nuestro equipo anticipa que 2013, Año 1 del Mundo de mañana, se impondrá esta « racionalización » de las cuentas estadounidenses y mundiales. Todos los actores tienden hacia esta etapa cuyas consecuencias son muy difíciles de predecir pero que al mismo tiempo es una solución ineludible para la crisis, teniendo en cuenta la imposibilidad estructural de Estados Unidos de implementar verdaderas estrategias de reducción de su deuda.

Con el fin de hacer un balance de causas y consecuencias de esta última fase de impacto volvamos a las razones por las cuales el sistema tuvo tanto tiempo. Nuestro equipo analizará las razones del por qué la conmoción ocurrirá en 2013.

Ganar tiempo: Cuando el mundo se alegra del status quo estadounidense

Desde 2009 y las medidas temporales para salvar la economía mundial, el mundo espera el famoso « double dip », la recaída, porque la situación continúa empeorándose día a día para Estados Unidos: deuda pública vertiginosa, paro y pobreza masiva, parálisis política, pérdida de influencia, etc.  Sin embargo, esta recaída todavía no llega.  Por cierto, las « medidas excepcionales » de ayuda a la economía (tipo de interés bajísimo, gastos públicos, rescate de deuda, etc.) continúan.  Pero a pesar de todo y contra todo juicio racional y objetivo, los mercados todavía parecen confiar en Estados Unidos.  En realidad, el sistema no se sostiene por la confianza sino calculando el mejor momento para librarse y con que medios para llegar a ese instante.

Atrás han quedado los días en que China desafiaba Estados Unidos a que haga una segunda ronda de quantitative easing (1): el mundo parece acomodarse al hecho de que este país aumente su deuda y se mueva inexorablemente hacia el default con tal que se mantenga en pie y no haga demasiadas olas.  ¿Por qué los otros países no instan a Estados Unidos a reducir sus déficits sino, por el contrario, se alegran (2) de que el acuerdo sobre el abismo fiscal mantenga el statu quo?  Pero que nadie se engañe, la situación no puede durar para siempre, y el problema central de la economía mundial es Estados Unidos y su dólar (3).

La deuda de los distintos países en meses de ingresos públicos (4) - Fuente : LEAP / European Commission, ONS, FRB
Según el equipo de LEAP/E2020, los diferentes actores procuran ganar tiempo. Los mercados, tratan de aprovechar al máximo la generosidad de la FED y del gobierno estadounidense con el fin de hacer ganancias fáciles; los países extranjeros, tratan de desacoplar al máximo sus economías de la estadounidense para escapar cuando se produzca el próximo impacto.  Por ejemplo, Eurolandia aprovecha para reforzarse y China aprovecha para liquidar sus dólares en infraestructuras (5) extranjeras que siempre valdrán más que los billetes verdes cuando el dólar esté por el suelo.
 

Aceleración del tiempo y acumulación de los desafíos

Pero este período de mansedumbre cómplice toca a su fin a causa de las intensas presiones.  Es interesante observar que las presiones verdaderamente no vienen del extranjero, confirmando nuestro análisis precedente; son más bien de dos naturalezas, internas y económico-financieras.

Por una parte, es la batalla política interna la que amenaza al castillo de naipes. Aunque Obama parece atravesar un período de gracia política frente a un campo republicano en apariencia domesticado, la batalla proseguirá con más violencia que nunca a partir de marzo. En efecto, si bien los representantes republicanos estarán obligados a votar el aumento del techo de la deuda, harán pagar caro a Obama esta « capitulación », presionados por su base electoral, la mitad de ellos en realidad quieren un default estadounidense como única solución para liberarse del patológico endeudamiento del país (6).  Los republicanos piensan en dar batalla en muchos áreas y desafíos que se anuncian.  Del lado social: el control de armas de fuego (7), la inmigración y la legalización de 11 millones de inmigrantes ilegales (8), la reforma del sistema de salud, y en general el cuestionamiento del papel del gobierno federal.  En el aspecto económico: los recortes de gastos, liquidación de deudas (9), fiscal cliff « reloaded » (10), etc.   Todos estos temas están programados para las próximos meses y el menor tropiezo puede resultar fatal.  Dada la tenacidad de republicanos y más aún de su base, más bien es de esperar que el hecho de que no haya tropiezos se revele en una utopía.

Por otra parte, están los mercados internacionales, encabezados por Wall Street, que amenazan con no renovar su confianza a la economía estadounidense.  Desde el huracán Sandy y sobre todo desde el episodio de fiscal cliff que no resolvió ningún problema, los análisis pesimistas y las dudas son cada vez más grandes (11).   Se debe recordar que los mercados bursátiles son apátridas y, aunque estén domiciliados en New York, tienen como único fin las ganancias. En el 2013, el mundo es suficientemente vasto como para que los inversores y sus capitales, tal como un vuelo de gorriones, se escapen hacia otros cielos a la menor alerta (12).

Cuando el acuerdo sobre el techo de la deuda en 2011 se regulaba por 18 meses (13), ahora el fiscal cliff sólo prorroga el problema por 2 meses. Mientras que los efectos del QE1 se percibieron durante un año, el QE3 tuvo efecto sólo por algunas semanas (14)… Además con la agenda cargada de futuras negociaciones, vemos que el tiempo se acelera significativamente, señal de que el precipicio se acerca y con ello el nerviosismo de los actores.

Resultado en el S&P500 durante las diferentes operaciones de cuantitative easing - Fuente: ZeroHedge/SocGen

Marzo-Junio de 2013, tensión extrema: la menor chispa hace saltar el polvorín

Además de los desafíos estadounidenses, el mundo también tiene muchas dificultades que superar. Son principalmente otra vez, desafíos económicos. Estos incluyen a Japón y al Reino Unido, elementos claves de la esfera de influencia estadounidense, que están luchando por su supervivencia, en recesión, con una deuda insostenible, un ahorro familiar por el suelo y sin perspectivas de solución a corto plazo. Posteriormente examinaremos en detalle a los dos países. Pero también la economía brasileña se desaceleró (15), las tasas de inflación son difíciles de manejar en las potencias emergentes, el estallido de la burbuja inmobiliaria en Canadá, China y Europa (16), etc...

Los desafíos son también de carácter geopolítico: por no citar más que tres ejemplos, los conflictos africanos entre los que está, por supuesto, la intervención de Francia en Malí, los conflictos y la confrontación indirecta de las potencias en Medio Oriente alrededor de Siria, Israel e Irán, así como las tensiones territoriales alrededor de China que examinaremos mas adelante en nuestro análisis sobre Japón.

Todos estos factores, económicos, geopolíticos, estadounidenses, globales, convergen simultáneamente en el segundo trimestre de 2013.  Nuestro equipo identificó el período que va de marzo a junio de 2013 como explosivo, al final de las negociaciones en Estados Unidos sobre el techo de la deuda y el fiscal cliff.  La más mínima chispa hará saltar el polvorín, iniciando la segunda fase de impacto de la crisis sistémica global.  Y oportunidades para las chispas, como se ve, hay muchas.

Entonces, ¿cuáles son las consecuencias y el calendario de esta segunda fase de impacto?   Primero se difundirá por los mercados una significativa caída hasta fines de 2013.  Al estar totalmente interconectadas las economías, el impacto va a propagarse a todo el planeta y arrastrará a la recesión a la economía mundial.  Sin embargo, gracias al desacoplamiento de los otros países que mencionábamos anteriormente, no todos serán afectados de la misma manera.  Ya que en Asia, Europa y particularmente en América Latina existen bastante más oportunidades que en 2008 para los capitales.  Además de Estados Unidos, los países más afectados serán los de la órbita estadounidense: principalmente el Reino Unido y Japón. Mientras que estos países todavía resistirán en 2014 las consecuencias sociales y políticas del impacto, otras regiones, BRICS y Eurolandia a la cabeza, verán finalmente la salida del túnel en esta época.

Para comprender la formación de esta segunda fase de impacto, estudiamos la consecuencia de las « tendencias suicidas » de las cuatro potencias del mundo precrisis: Estados Unidos, Reino Unido, Japón e Israel.  Luego presentamos los tradicionales « up&down » del mes de enero, tendencias ascendentes y descendentes para el año 2013, sirviendo también de recomendaciones para este nuevo año. Por fin, como cada mes, nuestros lectores encontrarán también el GlobalEurometer.
---------
Notas:

(1) Refrescará la memoria aquí (Wall Street Journal, 18/10/2010) o aquí (US News, 29/10/2010).

(2) « Soulagement après l'épilogue heureux du fiscal cliff » titulo de ForexPros.fr (02/01/2013), « Relief at fiscal cliff crisis deal » título de la BBC (03/01/2013)…

(3) Como lo indicara el LEAP/E2020 en el GEAB N ° 2006 2.

(4) El rescate público de los bancos está contabilizado en la deuda del Reino Unido..

(5) Los Chinos que son muy activos en este ámbito, tienen numerosos ejemplos como el Puerto del Pireo en Grecia, el aeropuerto de Heathrow del Reino Unido, en África, y también la adquisición de joyas industriales (Volvo por ejemplo), etc., Ver: Emerging Money (China to invest in Western infrastructure, 28/11/2011).

(6) Leer por ejemplo ZeroHedge, 14/01/2013.

(7) Fuente: Fox News, 30/12/2012.

(8) Fuente: New York Times, 12/01/2013.

(9) Fuente: New York Times, 15/01/2013.

(10) El debate sobre los recortes presupuestarios es simplemente rechazado desde hace dos meses. Fuente: New Statesman, 02/01/2013.

(11) Como aquí (CNBC, 11/01/2013), aquí (MarketWatch, 14/01/2013) o aquí (CNBC, 08/01/2013).

(12) Estados Unidos, a su vez disfrutará de la ironía de la historia: la desregulación y la globalización de los mercados financieros que promovieron tanto van a volverse dramáticamente contra ellos.

(13) También en ese momento los cortes automáticos al 01/01/2013 se publicaron para forzar un acuerdo bipartidista. Fuente: CNN Money (02/08/2011) ó Wikipedia.

(14) Para un repaso de estas operaciones de quantitative easing, podemos hacer referencia a BankRate.com, Financial crisis timeline.

(15) Fuente: Les Échos, 05/12/2012.

(16) Ver los GEAB precedentes.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7434 veces.

La fuente original de este documento es:
http://www.leap2020.eu/Espanol_r53.html (http://www.leap2020.eu/Estados-Unidos-marzo-junio-de-2013-Desconexion-del-hombre-enfermo-del-mundo-y-ultima-fase-de-impacto-de-la-crisis_a13068.html)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



US N /actualidad/n221719.htmlCUS