Winston Vallenilla: “Soy chavista de corazón desde siempre”

Credito: CiudadCCS

17/01/13.- La revelación de la tendencia política del animador y actor Winston Vallenilla ha causado una ola de comentarios de diversos sectores del país. Su aparición en la tarima del acto de toma de posesión del pueblo y de solidaridad con el presidente Hugo Chávez el 10 de enero, fue estímulo para que las personas por vía de redes sociales y en la calle le manifestaran amores y odios.

Luego, publicó en su cuenta personal de tuiter (@vwinstonv) una serie de mensajes en los que fustigó a los dueños de Radio Caracas Televisión (RCTV) y consideró que sus trabajadores fueron manipulados.

Sobre estos hechos, en entrevista por vía web a Ciudad CCS, Vallenilla ofreció sus impresiones.

—¿Por qué afirmó que la no renovación de la concesión a RCTV fue porque el canal era manejado por intereses de la derecha?

—Porque es absolutamente cierto. RCTV era un canal con una larga historia, fue una escuela para muchos artistas y trabajadores que aprendieron el oficio diario de hacer televisión y de entretener al pueblo venezolano. Yo crecí profesionalmente en ese canal, junto a 3 mil trabajadores que lo daban todo para hacer televisión según los estándares que existían y en algunos casos se innovaba con audacia. El problema que se presentó fue con los dueños, que quisieron politizar el canal, en buena medida chantajearon a sus trabajadores y colocaron un proyecto televisivo de larga tradición al servicio de unos objetivos políticos concretos. El resultado lo vemos a la vuelta de cinco años: 3 mil personas quedaron en la calle por la irresponsabilidad de esos mismos dueños, que se hicieron los desentendidos con la gente que trabajó por la marca durante años y décadas.

—¿Por qué los trabajadores de RCTV fueron manipulados?

—Se pensaba entonces que la lucha por la supuesta libertad de expresión de estos dueños y sus intereses era la lucha de todos en el canal y del pueblo venezolano en general. Eso era mentira. Somos un país 100% libre, donde todo el mundo dice lo que piensa. Cuando colocaron la empresa en el barranco, dejaron a la gente que la apoyó y que dio la cara por RCTV en la calle, sin posibilidades de seguir desarrollando su carrera y su trabajo. Yo me manejé en esa época con mucha discreción y lo pagué caro, porque cuando empecé a negarme a ser un títere de esos intereses, engavetaron mi contrato y me dejaron en el limbo, esperando un proyecto que nunca llegó.

—¿Qué le gustaría decirle a los extrabajadores de RCTV?

—Que sigo lamentando profundamente el desenlace de un canal histórico que todos recordamos y en el que hicimos buena parte de nuestra trayectoria. Pero tenemos que ser justos, esta operación no fue un ataque del gobierno del presidente Chávez a la libertad de expresión. Fue la vulgar utilización de un canal con historia, por parte de sus dueños, la utilización de 3 mil trabajadores con familias para un proyecto político que buscaba, a como diera lugar, salir del presidente Chávez. Nos quisieron embarcar en una agenda que no era la nuestra, a la que nunca se nos pidió auténtica participación y discusión. Sólo se nos pedía solidaridad automática, salir en cámaras a defender lo indefendible, como si RCTV fuera una casa de beneficencia y no una empresa privada con mucho poder económico, capacidad de empleo e influencia nacional e internacional.

—¿Qué le llevó a participar en el acto del 10 de enero?

—Me siento muy orgulloso de haber cumplido con mi deber como patriota y como venezolano. Este es un momento muy delicado que atraviesa el comandante presidente Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana, así que mi deber era dar la cara y ponerme, con humildad y sin condiciones, a la entera disposición. El acto del 10 de enero fue muy hermoso, vimos a un pueblo unido en una sola voz para ratificar al Presidente que elegimos el pasado 7 de octubre por inmensa mayoría, para decirle al mundo entero que aquí todos somos Chávez.

—¿Cómo se sintió al participar en ese acto masivo?

—Primero que todo profundamente emocionado, con la humildad que se debe tener en esos momentos donde el protagonismo es única y exclusivamente del pueblo, que reeligió a su Presidente y que estaba allí, simbólicamente, para juramentarse en una sola voz. Siempre he apoyado al presidente Chávez porque comparto las grandes banderas de la Revolución Bolivariana por la inclusión y la igualdad. Creo que se está haciendo realidad en Venezuela eso que nuestro Libertador Simón Bolívar decía: “El ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad”.

—¿Por qué decidió revelar su tendencia política en este momento y no en años anteriores?

—La coyuntura que vivimos, compleja y difícil, me obliga a dar la cara y decir lo que pienso y siento. Una minoría que se maneja con odio en las redes sociales no me provoca nada, tampoco a mi familia y amigos. Soy chavista de corazón, desde siempre, pero siento que el momento histórico nos obliga a comprometernos más, a ser más responsables y asumir los desafíos que se nos presentan con mucha seriedad, por el bien de la patria, de la unión entre los venezolanos y de las grandes conquistas que tiene la Revolución Bolivariana.

—¿Ha sentido discriminación en el ámbito profesional?

—De ninguna manera. Estoy ejerciendo mi derecho a la libertad de expresión. He manifestado mi posición política y, a pesar de que mi familia, como el resto de las familias venezolanas, tiene posiciones diversas, he sentido en todo momento el apoyo de los míos y cuando no, el respeto por mis ideas y convicciones. Entre los amigos del espectáculo es igual, los verdaderos amigos no vemos la política como una fuente para la discordia.

—El mundo del espectáculo puede caer en la banalidad, ¿cuál es su posición al respecto?

—Tengo 27 años en el mundo del espectáculo y de la televisión, he trabajado arduamente para ser cada día un artista más completo y mejor. Acusar de banalidad lo que hacemos con tanto esfuerzo y dedicación, para que el público se entretenga y la pase bien, me parece una forma de subestimar al pueblo y a la gente que trabaja para la televisión.

El amor y el apoyo del público es una cosa que no tiene precio y a la cual me debo en vida. Pero, repito: estamos en un momento histórico en el que no podemos fallarle al pueblo.

—¿Cree que otros relacionados con este ámbito tienen miedo de manifestar su respaldo a Chávez para evitar críticas del público?

—A estas alturas no podemos sentir miedo, somos ciudadanos que tenemos valores, ideas y posiciones tan respetables como cualquier otro. Pero, efectivamente, hay muchos artistas chavistas y revolucionarios que todavía no se han pronunciado públicamente. Eso también se respeta.

—Un mensaje para Chávez.

—Que se recupere, que se dedique a mejorar su salud. Que son demasiados los años sin vacaciones, sin días libres dedicados a pensar y atender las necesidades del pueblo venezolano. Ahora nos toca a nosotros asumir el compromiso, mientras nuestro líder y Presidente se recupera plenamente. Nosotros, hablo del pueblo, estamos en capacidad de garantizar los derechos que le corresponden a nuestro Presidente reelecto, mientras él sana plenamente. Nuestra oración, toda nuestra fe está con Chávez, porque Chávez somos todos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6722 veces.