Alfredo Missair : "Venezuela es uno de los países que más ha hecho para lograr los Objetivos del Milenio"

Alfredo Missair

Alfredo Missair

Credito: Andreína Blanco

29 Oct. 2012 - Alfredo Missair es un amante de la palabra. Puede pasar horas y horas en un apasionante discurrir de frases y argumentos sobre América Latina, sobre las Naciones Unidas, sobre la sociedad, sobre el ser humano y sus retos. Aunque ya está cerrando su ciclo como representante en Venezuela del Sistema de Naciones Unidas, los lazos afectivos que lo unen con la patria de Bolívar probablemente sobrevivirán a la distancia, porque Missair se reconoce en los logros alcanzados en materia social durante los últimos años.

“Venezuela es uno de los países que más esfuerzos ha hecho para lograr los Objetivos de Desarrollodel Milenio (ODM)”, enfatiza, en entrevista con el Correo del Orinoco, este arquitecto que decidió ser “una persona del sur” aunque nació en Nueva York.

“Algunos de esos objetivos los ha alcanzado, como la reducción de la pobreza en más de la mitad. Venezuela también logró algo que pocos países han conseguido a escala mundial, como la reducción de la disparidad”, subrayó. “Venezuela está en la buena dirección, con la buena velocidad en la reducción de la disparidad. Esa es una decisión de vida que tiene que ver con la ética y el mundo ético que uno defiende. Todos tenemos los mismos derechos”.

El presidente Hugo Chávez es, según su definición, “un gran líder que impulsa los ODM porque es parte de su agenda política y porque está comprometido con el cumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales de las venezolanas y los venezolanos”.

FORTALECER LUCHA CONTRA LA MORTALIDAD MATERNA

-¿Cuál es el área en la que se debe hacer un mayor esfuerzo?

-En el área de la mortalidad materna. Los factores que inciden en ella son los que tienen mayor dificultad para ser controlados: reducir embarazos prematuros en las adolescentes y las preadolescentes; dotar la estructura de salud que debe atender a la mujer desde que queda embarazada hasta la atención neonatal, con personal entrenado para atender emergencias.

Missair pone un ejemplo que más de una o uno debe haber vivido en su comunidad: “A veces una mujer tiene una hemorragia en la noche, y no hay quien la lleve al centro de salud; o en el centro de salud no hay quien la atienda”.

Pero igual que exhorta a Venezuela a reforzar este ámbito, recuerda que “la mortalidad materna es un problema en toda América Latina”.

EDUCACIÓN: “LOGROS ESPECTACULARES”

En educación “se han hecho logros espectaculares”, celebra Missair. “En Venezuela tenemos un sistema educativo pujante, en crecimiento, diversificado, masificado”.

Una vez conquistada la inclusión, estima que se debe “ponerle ojo a la calidad, y no necesariamente a nivel universitario”, sino en el preescolar, el Simoncito.

“Si hay algo que garantiza la inteligencia social de una nación es la estimulación temprana y el cuidado paterno y materno en los primeros años de vida, porque es cuando el cerebro se está formando”, remarca. Hay un derecho “que debemos cuidar: el derecho a la inteligencia: si no me alimentan, si no me estimulan, me están violando un derecho”. En primaria, considera Missair, deberían estar las mejores maestras, los mejores maestros.

También son elogios lo primero que asoma el representante de Naciones Unidas al preguntarle sobre la atención a las personas que viven con VIH-Sida: “Venezuela es el país de América Latina que más antirretrovirales compra. El tema que debe atender el país es la distribución y almacenamiento. También se debe tener cuidado con la coherencia en los tratamientos”.

Además de trabajar con base en una planificación anual para la compra de antirretrovirales, la nación debe realizar un esfuerzo para combatir la discriminación -que mantienen algunos segmentos de la sociedad- contra personas de diferentes orientaciones sexuales. “Hay que entender que una persona gay o trans tiene una elección, y tiene los mismos derechos. Hay que comprender que, quien vive con VIH-Sida, no es víctima de un castigo, sino una persona con los mismos derechos de cualquiera”.

ALIMENTACIÓN: TODOS LOS LAURELES

Pero tal vez el logro venezolano que más anima a Missair es el de la alimentación. “Venezuela ha hecho un esfuerzo impresionante” para erradicar el hambre, reconoce.

“Venezuela ha cubierto el derecho a la alimentación. El Gobierno les garantiza a las venezolanas y los venezolanos una alimentación adecuada, con acceso gratis a quienes no pueden, y acceso aventajado a quienes no tienen mucho o tienen poco. Este es un paso importantísimo, porque garantiza la vida de la población”, manifiesta.

En 2013 debe venir al país el relator especial de Naciones Unidas para el derecho a la alimentación, Olivier de Shutter, quien podrá verificar in situ los avances del sector.

“Venezuela es el único país que tiene un Ministerio de Alimentación”, exalta. Un despacho que se dedica a atender uno de los temas más acuciantes del mundo actual.

Missair recuerda que en Venezuela, en el pasado reciente, había gente con hambre, que no comía todo lo que necesitaba. “Eso ahora ya está resuelto. Hasta hay un exceso de comida para el pueblo venezolano, y ahora se debe atender el problema de la obesidad”.

-¿En qué habría que hacer un esfuerzo?

-Se debe hacer un esfuerzo, no en distribución de agua, sino en calidad de esa agua, para que llegue de forma permanente y con los requerimientos necesarios para la salud. También, en tener la capacidad para autoalimentarse mediante la capacitación, distribución de tierras y tecnificación del agro y la ganadería para aprovechar mejor la tierra, con sistemas sostenibles.

También hace énfasis en que el trabajo “es fundamental para la independencia alimentaria y la seguridad ciudadana. El Gobierno Bolivariano tiene una convicción ideológica que lleva a impulsar la creación de empleo productivo”.

LOS PRÓXIMOS

Hay que prepararse para los “post-odm”, propone Missair; es decir, para sumar áreas que no se incorporaron en los primeros Objetivos de Desarrollo del Milenio: Trabajo juvenil, corrupción, impunidad, crimen organizado, drogas y seguridad ciudadana.

HAY VOLUNTAD PARA LA SEGURIDAD

Naciones Unidas respalda las iniciativas que lleva adelante Venezuela en materia de seguridad, e incluso acompañó el trabajo de la comisión desarme del Parlamento. Como parte de la cooperación sur-sur, las diputadas y los diputados a cargo del desarme pudieron viajar a Río de Janeiro y Sao Paulo y observar el marcaje de las municiones, que es “esencial para trazar el origen de la bala que mató a alguien”, indica.

Ya se logró poner en práctica el marcaje en Venezuela, a fin de saber si la bala proviene de la policía o de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. “Eso se discutió en mi oficina”, puntualiza Missair, con orgullo.

En Venezuela “hay una voluntad política importantísima” para mejorar la seguridad. “Creo que todos los venezolanos saben que el tema prioritario es el tratamiento integral de la seguridad ciudadana, empezando por la prevención, la educación y la transformación”.

Los cambios en los cuerpos policiales son esenciales, y deben abarcar no solo el equipamiento, sino la reconstrucción ética, reflexiona. Missair hace un reconocimiento muy especial al comisionado Luis Fernández, director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), porque donde este organismo de seguridad ha actuado “hay una disminución significativa de la criminalidad de alrededor de 27%”; la PNB goza, además, de reconocimiento internacional.

“Venezuela está caminando en la dirección correcta” en este ámbito, sostiene.

A quienes piensan que el control de las armas y las municiones se limita a una operación militar, Missair les responde que el desarme “es en la comunidad”, como también se encuentra en la comunidad la semilla de la paz. “Hay que saber resolver conflictos, tenemos que querer tener paz y entendernos”.

-Hay sectores que sueñan con la “mano dura”.

-No es la mano dura ni la mano blanda; es la mano justa, porque hay víctimas, hay familiares de las víctimas que requieren atención psicológica y psicosocial, reparación. Hay hijos que se quedan sin sus padres, novias que pierden a sus novios; el enfoque no puede ser unilateral.

Naciones Unidas apoya la Gran Misión A Toda Vida Venezuela en la parte técnica, y está dispuesta a contribuir para montar el sistema de seguimiento, señala.

MÚSICA PARA LA PAZ

El sistema de orquestas infantiles y juveniles, obra del maestro José Antonio Abreu, es el ejemplo más exitoso que tiene el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ya que reduce la pobreza, empodera a las niñas y los niños y los hace responsables porque les entrega un instrumento, festeja Missair.

“La música es una de las artes que cambia a las personas. Música es disciplina, sensibilidad, interpretación. El sistema venezolano también ha sido tomado como modelo de gerencia y administración”, destaca.

El próximo 18 de noviembre se realizará un concierto, organizado por Naciones Unidas, con las orquestas infantiles y juveniles. La actividad se efectuará en el Parque del Este Francisco de Miranda, a partir de las 10:00 am.

VENEZUELA Y NN.UU. TIENEN ENTRE 60 Y 100 PROYECTOS EN MARCHA

Naciones Unidas tiene muchos proyectos en desarrollo en Venezuela, refiere Alfredo Missair, representante de esta organización en Caracas. “Solamente el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) tiene 12 proyectos”, afirma.

Las seis agencias de Naciones Unidas con presencia activa en Venezuela llevan adelante entre 60 y 100 proyectos. “Se está trabajando para ayudar a mejora la coordinación, coherencia y ejecución de sus propios proyectos y programas”, adelantó.

Cuando Alfredo Missair llegó a Venezuela, en 2010, acordó con el Gobierno Nacional el apoyo para la consecución de los ODM y el Examen Periódico Universal de Derechos Humanos. Como estaban por realizarse las elecciones parlamentarias, hizo un esfuerzo para intercambiar ideas con las candidatas y los candidatos al Parlamento.

“Nos entrevistamos con aproximadamente 800 políticos, mujeres, hombres. Recorrimos las regiones. Fue un contacto inicial con la inteligencia política del país”, rememora. Con Fernando Soto Rojas al frente de la Presidencia del Poder Legislativo se firmó un convenio que permitió “apoyar de manera técnica a las comisiones que estudian las leyes de la AN”.

Missair admite que, anteriormente, el Sistema de Naciones Unidas “estaba un poco distante del Gobierno” pero ahora “establecimos una relación de confianza de ambas partes”. Esa confianza permitió, en diálogo con el canciller Nicolás Maduro, dar respuesta a las necesidades de Venezuela, que en 2010 se resumían en tres áreas: “Apoyo para acelerar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el Examen Periódico Universal y el sistema de justicia-sistema penitenciario y cultura de paz”.

“ELEGÍ SER UNA PERSONA DEL SUR”

Alfredo Missair tiene 62 años de edad. Nació en Nueva York, pero dice, con convicción: “Elegí ser una persona del sur, porque mi visión del mundo y de la humanidad es del sur”.

Tiene, al menos, tres raíces en Argentina: estudió arquitectura en ese país, está casado con una argentina y su familia vive en la nación austral. “Soy porteño hasta la muerte”, refiere.

El primer país al que acudió como representante de Naciones Unidas fue Cuba: “Una experiencia de vida fenomenal”. También estuvo en Bolivia, “otro país paradigmático para América Latina”. Posteriormente, en Panamá y Nicaragua. Y cierra su ciclo en Venezuela.

“Estuve prácticamente en todos los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, y quería llegar a Venezuela, el lugar de generación de una gran propuesta. Nosotros estamos construyendo una región. Uno de los grandes privilegios del presidente Chávez es guiar una interlocución latinoamericana como nunca hubo”, subraya.

Missair suma 17 años en Naciones Unidas, Unicef y PNUD, durante los cuales -entre otros cargos- se desempeñó como director regional adjunto para América Latina y el Caribe de Unicef. Antes había prestado sus servicios como consultor académico. Y aunque su tiempo en la organización toca a su fin, y por ende su periodo de servicio en Venezuela, garantiza que los nexos con la patria de Bolívar nunca se romperán.

LA NOTICIA

El atleta especial Maickel Melamed será designado por Naciones Unidas embajador de buena voluntad para el PNUD, confirmó Alfredo Missair.

T/ Vanessa Davies

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2967 veces.

Comparte en las redes sociales


Notas relacionadas