Electores del oeste de Caracas plenaron centros de votación desde la noche del sábado

Credito: Hertor Lozano

Credito: Hector Lozano

8 Oct. 2012 - Hacia las 9:00 pm del sábado llegó Juan Carlos Yépez, habitante de los bloques de El Silencio, a las puertas del liceo Fermín Toro, en el centro de Caracas. Con una silla reclinable debajo del brazo, un termo repleto de café y un pan canilla relleno con jamón y queso, se instaló en la calle para hacer la cola. Sin embargo, no fue la primera persona en llegar al lugar para asegurar su puesto en la cola para votar.

“No me importó pasar la noche acá. Es por una muy buena causa: la elección del Presidente. Las venezolanas y los venezolanos estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos y que de nosotros depende el futuro de la nación. Estoy orgulloso de ser parte de este proceso tan importante para el país y Latinoamérica”, sentenció.

Escuela Técnica Luis Razetti

El elector, de 58 años de edad, ha participado en varios procesos electorales, pero comentó que antes de la llegada del presidente Hugo Chávez al Palacio de Miraflores, las elecciones eran vistas como días tediosos y la abstención era elevada. Ahora lo ve de un modo distinto: “Las venezolanas y venezolanos han entendido que son parte de una sociedad activa y que deben participar. El llamado Poder Popular se ejerce ahora más que nunca y nuestras voces son escuchadas hay que aprovechar el momento histórico. Me siento feliz, complacido y satisfecho de poder estar acá. Mi voto no es para un candidato en particular, es para mis hijos y mis nietos, para las generaciones futuras para que tengan una mejor calidad de vida”.

Por esas razones, celebró el trabajo que ha realizado el Consejo Nacional Electoral (CNE) para promover el voto en todos los sectores del pueblo.

Como era de esperar, Juan Carlos Yépez fue una de las primeras personas en ingresar al centro electoral, a eso de las 6:25 am. El proceso de votación no tardó más de cinco minutos. “Ahora me voy a casa a dormir y descansar un rato. Voy a ver las incidencias de todo el proceso por la señal de los medios de comunicación social. Ya cumplí con mi patria, ahora puedo quedarme tranquilo y esperar los resultados”, precisó.

Escuela Fermin Toro

En el liceo Fermín Toro -donde votan 6.432 personas en 12 mesas electorales, que fueron instaladas con total normalidad- la afluencia de electoras y electores fue masiva. Marlene Gutiérrez, joven de 20 años de edad, llegó al recinto en compañía de su padre de 84 años de edad, aproximadamente a las 9:30 de la mañana. Narró que fue atendida por los efectivos militares del Plan República de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), quienes además de contribuir en el mantenimiento del orden, ofrecieron ayuda a las electoras y los electores de la tercera edad, embarazadas y personas con discapacidad que se aproximaron al sitio.

“De verdad estoy gratamente impresionada. Por lo general los militares ayudan, pero si uno se los pide. En esta oportunidad fue diferente, se acercaron a nosotros y hasta una silla nos dieron para que mi papá se sentara. Estoy contenta y más orgullosa que nunca de ser venezolana”, precisó.

Un recorrido por las avenidas Sucre, Morán, San Martín, y Capitolio, permitió constatar que en todos los centros ubicados en esa zona, había una avalancha de personas, muchas de las cuales manifestaron que habían pasado la noche esperando para poder votar.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/n215828.htmlCUS