Se realizó foro internacional en el Centro Miranda: "La crisis europea y Venezuela"

Cinco expositores de Latinoamérica y Europa analizaron la crisis europea en el CIM

Cinco expositores de Latinoamérica y Europa analizaron la crisis europea en el CIM

Credito: Julián Castellanos

3 de octubre de 2012.- El mundo en crisis y la latino-americanización del continente europeo, fueron el eje de un foro internacional desarrollado hoy en el Centro Internacional Miranda de Caracas. En las últimas décadas, para muchos latinoamericanos la escapatoria a las crisis recurrentes que generaba el neoliberalismo era emigrar a Europa. Pero ese modelo ha estallado ahora también en el “primer mundo”, generando tasas de desempleo que duplican a las de la mayoría de los países latinoamericanos. Los niveles de pobreza actual en Europa eran impensados pocos lustros atrás y muchos emigrantes están regresando a nuestros países. Pero también un número por ahora pequeño de desempleados europeos está llegando a Latinoamérica en busca de nuevos horizontes.

  Lo más preocupante de esto –señalaron los expositores europeos del foro- es que los hechos evidencian que estamos ante una crisis que se extenderá quizás por 10 o 15 años. Franck Gaudichaud –francés, Doctor en Ciencias Políticas- explicó que Europa está ante una crisis no solo económica sino política, “una crisis de civilización que ha calado tan profundo que no se le ve una salida a la vista”. Según Gaudichaud, el gran dilema hoy en el viejo continente es determinar quien pagará la deuda de los millonarios aportes hechos por el Estado a los grandes bancos cuando estalló la burbuja financiera: ¿los pueblos o los banqueros?. “Hasta ahora la vienen pagando los pueblos” afirmó, en forma de ajustes económicos a los servicios públicos de salud y educación.

  Para el académico francés una tríada de instituciones ha monopolizado el poder en Europa de manera autoritaria, ya que nadie ha votado por ellos: El FMI, El Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Sería este supra-poder el que está tomando las decisiones políticas y económicas que aplican los gobiernos europeos, ya sea los de corte tradicional conservador como los socialdemócratas como Hollandé en Francia. Por otra parte, destacó Gaudichaud que no hay una respuesta contundente a la crisis a nivel de Estados, sino que la burguesía de cada país enfrenta el problema de manera individual –compitiendo incluso entre ellas- a diferencia de las medidas que toman los países del ALBA en Latinoamérica, trabajando de manera conjunta para sortear las turbulencias.

  Los tres caminos que se abren ante esta situación europea son para Gaudichaud:

1) El crecimiento de la ultra-derecha nacionalista y racista que apunta a una guerra de todos contra todos.

2) El modelo actual que combina paquetazos económicos -como el que aplicaría Capriles Radonski de resultar electo- con represión de las protestas que se generan.

3) Una respuesta anti-capitalista en la que no sean los pueblos los que pagan las cuentas de los grandes bancos. Por eso planteó el intelectual francés un frente social europeo que busque respuestas radicales a problemas que son en sí radicales. Y en este contexto –reafirmó Gaudichaud- una victoria de Hugo Chávez este domingo en Venezuela sería un impulso enorme a quienes buscan en Europa una salida al modelo neoliberal.

DE LAS ISLAS CANARIAS A VENEZUELA

  La dirigente intersindical de las Islas Canarias en España –Lucy Rodríguez- abrió su exposición con un dato histórico: “Las Islas Canarias fueron colonizadas por España poco antes de que se hiciera lo mismo con América… fuimos un tubo de ensayo de la colonización”. Lo curioso, es que el derrotero de esas islas que forman parte del llamado “primer mundo”, sigue pareciéndose al nuestro luego de cinco siglos: de tener una tasa de desempleo en 2007 del 12 %, luego de tres flexibilizaciones laborales aplicadas en teoría para reducir el  desempleo, éste subió al 33 % en la actualidad. Al mismo tiempo, el 28 % de la población cayó en el umbral de la pobreza. Y remarcó el contraste con Venezuela, donde se redujo la pobreza a la mitad y se acaba de aprobar una ley laboral que limita el periodo de prueba para un trabajador de tres meses a uno. En España ese mismo periodo se amplió a un año, con libertad para despedir luego al trabajador sin indemnización.

  Los resultados del ajuste en las paradisiacas Islas Canarias implicó el despido de 1000 docentes, el aumento del precio de la matrícula universitaria en un 50 % -limitando el ingreso de los más pobres- y la salida del sistema de salud por parte de 5000 profesionales. Solamente con lo aportado por el estado al Grupo Bankia –agregó la sindicalista- alcanzaría para evitar todos los recortes sociales aplicados en las Islas Canarias.

  Luisana Melo –de la Alianza Institucional por la Salud de Venezuela- explicó que en términos sanitarios, la crisis económica mundial expresa el fracaso del llamado Consenso de Washington, el cual plantea que el problema de la salud de las personas es una cuestión individual -del ámbito privado-, y que cada cual debe resolverlo como pueda, en la medida de sus ingresos económicos. Reafirmando esto, el economista Víctor Álvarez explicó que como resultado de la visión neoliberal del mundo –una de las dos alternativas en juego este domingo en Venezuela- los ciudadanos no son vistos como sujetos de derecho sino como clientes y consumidores. Para Álvarez los dos modelos entre los que los venezolanos estarán optando dentro de una semana son: El Estado versus el mercado.

LAS MEDIDAS CONCRETAS DE CAPRILES

  “¿Cuáles serían las primeras medidas que tomaría el gobierno de Capriles en caso de ganar las elecciones, de acuerdo con lo que expresa su programa de gobierno presentado en el CNE?”, se preguntó Álvarez para responderse:

1) Eliminar el control de cambios. Esta medida generaría que el valor del dólar lo determinara el mercado, triplicando así su valor. Entonces todos los productos importados que se compran a 4,30 bolívares por dólar –como muchos alimentos- comenzarían a costar el triple, tal como ocurrió cuando Carlos Andrés Pérez liberó el mercado del dólar (89 % de inflación). Lo mismo hizo Rafael Caldera unos años después y la inflación fue de 103 %. Esto no afectaría a quienes suben los precios sino a los asalariados, cuyos ingresos no subirán junto con la inflación.

2) Eliminar los controles de precio de los alimentos. Impulsados por una devaluación del dólar y eliminados los límites que pone el Estado, los precios de la comida se multiplicarían sin control y podríamos volver a la Venezuela donde se comía Perrarina.

3) Eliminar la intervención del Estado en la fijación de salarios. Al dejar librado a las fuerzas ciegas del mercado la relación empresa-trabajador, habría una gran transferencia de ingresos por parte del sector asalariado hacia los empresarios, algo similar a lo que está ocurriendo ahora en Europa.

4) Liberar a valor de mercado las tasas de interés de los créditos e hipotecas. La burbuja inmobiliaria que explotó en Estados Unidos y Europa podría repetirse en Venezuela, ya que los trabajadores con sus ingresos mermados no podrían pagar las cuotas de sus créditos. Luego sufrirían la ejecución de las hipotecas como cientos de miles de europeos y norteamericanos, que terminaron durmiendo en la calle o en sus carros. Otros podrían perder los carros que están pagando.

5) Aumentar la producción de petróleo en 400.000 barriles diarios. El gobierno de Chávez reflotó la OPEP para que sus países miembros vuelvan a producir menos y se puedan vender más cara las riquezas del país, por haber menos oferta. Gracias a esto el barril de petróleo pasó de 8 dólares a más de 100. El aumento progresivo de la producción petrolera que propone Capriles, haría derrumbar a nivel mundial los precios del oro negro, tal como hicieron los gobiernos de AD y COPEI. Al mismo tiempo que la oposición discursea que va a mantener las Misiones Sociales que despreciaron hasta hace muy poco, prometen medidas económicas que desfinanciarán al Estado, generando un petróleo abundante y barato, lo que necesita Estados Unidos. Venezuela podría perder hasta un 90 % de sus ingresos de dólares si se vuelve al pasado en política petrolera. ¿De dónde saldría el dinero para las misiones financiadas ahora con el petróleo? Evidentemente en gobierno de derecha las dejaría morir.

UN FINAL ACTIVO

  Como cierre del foro, el economista argentino Carlos Carcione invitó a los presentes a usar toda la información vertida para salir en los días que faltan de campaña para convencer cara a cara a aquellos que dudan sobre si ir a votar o no, y clarificarlos sobre los peligros de un regreso de la derecha, al margen de las falencias que pueda tener el proceso bolivariano en toda su complejidad.

  Con buenos reflejos, una comunicadora social entre el público lanzó la propuesta de twitearle en masa al Presidente Chávez la idea de abrir su discurso el día de cierre de campaña con la siguiente pregunta: ¿Cuál sería la primera medida tomada por un hipotético gobierno de la derecha? Eliminar el control de cambio. A partir de allí –y con la explicación del Presidente- miles de venezolanos aun indecisos a la hora de votar, entenderían los peligros en cadena que desataría un gobierno de la derecha, que sería el reflejo local de la crisis europea y mundial.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2241 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n215439.htmlCUS