Prensa alemana hace eco a la protesta por la repatriación a Venezuela de la piedra Kueka

Kueka en el Parque Nacional Canaima (antes de su remocion

Kueka en el Parque Nacional Canaima (antes de su remocion

La piedra Kueka-Abuela de Venezuela

La piedra Kueka-Abuela de Venezuela

Credito: teleSUR

24 de junio de 2012.- La manifestación que representantes del pueblo Pemón y de otros pueblos originarios, reclamando la repatriación de la piedra Kueka-Abuela, realizaron el jueves ante la embajada alemana en Caracas ha tenido eco en la prensa alemana. Primero se limitó a informar de los hechos, pero desde este fin de semana está cambiando el tono en la información.

En su edición online del sábado el influyente diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) ha tomado posición en contra de la entrega de la piedra de 30 toneladas que se halla en el céntrico parque Tiergarten de la capital alemana de Berlín, donde forma parte de la obra de arte "Global stone" (piedra global) del escultor austríaco Wolfgang Kraker von Schwarzenfeld.

En 1998, Kraker se llevó la piedra a Alemania con permiso del entonces gobierno venezolano de Rafel Caldera. En su artículo, titulado "Indios quieren devuelta la 'kueka' – El problema político de piedra procedente de Venezuela", el FAZ se refiere a un estudio del etnólogo Bruno Illius, según el cual, el transporte de la piedra kueka-abuela a Alemania había sido legal.

El catedrático, que se presenta como experto en los Pemón y que trabaja también en el Instituto de América Latina de la Universidad Libre de Berlín, sospecha, siempre según el FAZ, que "la rebelión de los Pemónes" en Caracas había sido organizada "por el partido de Chávez" y que "los manifestantes fueron pagados para salir a la calle". Illius mantiene asimismo que los indígenas "no conocen santuarios" y que durante su última visita en 2011 algunos ni siquiera sabían que es la piedra Kueka.

El FAZ cita también a Von Schwarzenfeld que se muestra "indignado" por la protesta en Caracas y que considera de "mentira" la versión del pueblo pemón. Dice que cuenta con el respaldo del Ministerio de Exterior alemán. El temor de Von Schwarzenfeld es que se le rompa su obra de arte y que sea expropiado, según lo que escribe el FAZ, que le cita también con esta frase: "Estoy dispuesto a encontrar una solución aunque ya no tengo más dinero."

El rotativo a su vez considera que el reciente acuerdo de la Asamblea Nacional de llevar a cabo la repatriación de la piedra Kueka indica que va a haber "confrontación".

Con su reciente artículo el FAZ contradice a otro que publicó el 9 de agosto de 2000 bajo el título "monolito de la desgracia". Ahí se cita al entonces encargado de prensa y asesor político de la Embajada alemana en Caracas, Dieter Schulz, diciendo que el traslado "era una acción privada. La Embajada alemana no tenía nada que ver eso". El mismo artículo reconoce que fueron las instituciones venezolanas anteriores al Gobierno del presidente Hugo Chávez las que beneficiaron la salida de la piedra Kueka.

Hace 12 años el diplomático alemán redujo el problema a una cuestión de quién se va a hacer responsable de los gastos de la repatriación. Schulz dio a entender entre líneas que en este asunto debería tomar cartas también la parte venezolana. El mismo día en el año 2000 asimismo el diario Berliner Kurier informó de las protestas que había originado la instalación de la piedra en Venezuela. Un representante de la organización, que encargó a Von Schwarzenfeld la obra en Berlín, reconoció: "Si la piedra es santa, entonces aquí está en un lugar equivocado".

El viernes los principales medios de comunicación alemanes como por ejemplo los semanarios Der Spiegel y Focus se limitaron a dar una breve noticia sobre la protesta en sus respectivas páginas web relatando en grandes rasgos el origen de la disputa.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4943 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n208283.htmlCUS