Esteban Volkov, a 70 años del asesinato de León Trotsky

(VIDEOS) “Trotsky tenía una fe inquebrantable en el futuro socialista de la humanidad”

Esteban Volkov

Esteban Volkov

Credito: JESUS GIL

7 de septiembre de 2010.- Entrevistamos a Esteban Volkov integrante del Instituto del Derecho de Asilo y de la Casa Museo León Trotsky, en Coyoacán, México. Y nieto del revolucionario Ruso. Esteban está de visita en Venezuela para participar de una semana de homenaje al cumplirse el 70 aniversario del asesinato de Trotsky. Esta iniciativa impulsada por Aporrea.org y Marea Socialista, fue acompañada por el Centro Internacional Miranda.


Carlos Carcione: Buenos días Esteban. ¿Nos puede dar una primera impresión de su visita al país?

Esteban Volkov: Ya es el segundo viaje que hago. Este proceso me resulta muy interesante. Tenemos el deseo de que avance y de que llegue a etapas que no han llegado otras revoluciones. Indiscutiblemente hay muchas fuerzas interaccionando. Pero lo importante es que la clase obrera, las masas, tengan peso, participación, voto e influyan en el curso de esta revolución. Y además traemos los planteamientos de León Trotsky como son la democracia obrera, la autogestión. Sin eso no se podrá conseguir un auténtico socialismo democrático.
Además de la democracia obrera y de la autogestión, cuáles cree que son otras de las enseñanzas de León Trotsky que pueden ser aplicables a la Revolución Bolivariana.
Pues digamos que hay un elemento crucial, también desarrollado por el Che Guevara, tal vez hasta en mayor grado, es la formación de un Hombre Nuevo. No basta cambiar las estructuras y el sistema social, sino también hay que cambiar la mente de la gente. Una mente que ha sido forjada dentro del sistema capitalista. Una mente orientada a la búsqueda de lucro de ventajas. Sino desarrollar la solidaridad humana el compañerismo, otra clase de mentalidad de psicología.

Carlos Carcione: Trotsky habla de la burocratización en los procesos revolucionarios. ¿Nos podría profundizar un poco sobre ese tema?

Esteban Volkov: Pues si, en todo proceso revolucionario hay ese peligro. Siempre hay capas internas que participan, pues que no tienen demasiado interés en un socialismo democrático. Sino en una nueva estructura de sociedad donde haya también una aristocracia. Una nomenclatura, gobernada por funcionarios y que el pueblo, los obreros, los campesinos, sólo obedezcan y no tengan posibilidad de participar en la toma de decisiones fundamentales del proceso, esto no coincide ni con las ideas de Lenin ni de Trotsky. Porque ellos fueron los que defendieron la participación de los obreros en el gobierno, en la gestión. El mismo Lenin lo decía: todos debemos ser burócratas, lo que quiso decir con eso es que debía haber una rotación y que todos debían participar por turnos en la administración de empresas, del gobierno. Es la forma que ellos entrevieron al proceso democrático. Y el abuelo en ese aspecto, coincidía exactamente con Lenin. Tan es así que los dos iniciaron juntos la lucha al surgir la burocratización en la Unión Soviética. Los dos se enfrentaron a ese fenómeno. Desafortunadamente Lenin falleció y quedó Trotsky solo luchando por esa causa. La causa de la democracia obrera y campesina. Después de que durante muchos años se habló de la muerte del socialismo, del fin de la historia.

Carlos Carcione:
¿Cómo ve usted la etapa presente, la situación internacional?

Esteban Volkov: Pues la lucha de clases es un fenómeno que ha existido a través de los siglos. Desde hace más de ciento cincuenta años ya, el planteamiento de los fundadores del marxismo, no, de Marx y Engels a través del Manifiesto Comunista, pues que es tan actual como estuvo hace más de ciento cincuenta años. La lucha de clases no ha dejado de existir. Al contrario se ha intensificado.

Esta campaña de la muerte del socialismo, es una estrategia de los opresores, de los explotadores, verdad, más vieja que el Mediterráneo, verdad. Es asesinar dirigentes obreros, desprestigiarlos y también desprestigiar el arsenal ideológico, verdad. Decir que es obsoleto que ya está fuera de uso. La estrategia es desarmar a la clase obrera, dejarle sin su arsenal ideológico y político para que pueda emanciparse y liberarse. Y en ese tenor, la burguesía ha enterrado el marxismo cientos de veces. Desde Bernstein y muchos otros y últimamente también Fukuyama, que fue funcionario del Departamento de Estado en los Estados Unidos, y sacó esa obra famosa “Fin de la Historia”. Alegando que en los Estados Unidos ya se habían logrado, los anhelos, las metas del socialismo y que por ese motivo no había ya razón para seguir persiguiendo ese ideal, ese nuevo mundo.
Pero los hechos han demostrado lo absolutamente falso de esa concepción.

El mundo sigue en movimiento. Tuvimos la guerra de Vietnam, ahora tenemos la de Irak y la Bahía de Cochinos donde fueron derrotados los anticastristas. En fin, sigue y sigue la historia. Al contrario, cada vez hay más injusticia, guerras, destrucción, pues. Están acabando con el planeta. La codicia y la ambición del capital no tienen límite. Hasta están a punto de destruir nuestro planeta, ese maravilloso oasis que nos toco poblar en la inmensidad del Cosmos, en el cual no somos más que una partícula de arena en un inmenso océano, eso es lo que es la Tierra. Pero dentro de esa dimensión tan pequeña, aquí se ha dado el fenómeno más extraordinario, más complejo que exista o que conozcamos nosotros que es la Vida. Y el ser humano es lo supremo, lo más elevado que hay en esa escala de fenómeno vital. Pero desgraciadamente el capital lo considera como un vil objeto, un vil insumo de la producción del capital, que hay que usarlo y después ya, desecharlo, descartarlo como un envase ya vacío que ya no tiene utilidad. Esta es realmente una cosa totalmente absurda, es no darle ningún valor. Pero así es el capitalismo, un sistema totalmente inhumano, movido únicamente por la codicia. En el afán de acumular cada vez más capital y más capital y empobrecer a grandes sectores de la humanidad y explotarlos a un nivel mayor y mayor. Esa es la triste realidad del mundo en que vivimos. Y la burocracia tampoco es capaz de… Es decir los regímenes totalitarios, burocráticos tampoco han escapada a esa lógica.

El pueblo ruso realmente vivió unas condiciones de vivienda, de carencia de bienes de consumo. Desperdiciando, no sé, un treinta o cuarenta por ciento de su vida en eternas colas para conseguir un poco de alimento, no. Esas son cosas totalmente absurdas que no tienen razón de ser en nuestro mundo. Pues esa es la realidad.

Indiscutiblemente, digamos, en un régimen que no esté basado como en régimen capitalista en el desperdicio, en la obsolescencia planeada de todos los artículos para que tengan una vida muy breve para obligar al consumidor a comprar nuevamente vehículos, bienes domésticos…
Toda la estructura comercial industrial del capitalismo esta fincada sobre un consumo absurdo e innecesario. Digamos, una sociedad, perfectamente bien planeada posiblemente el ser humano con tres o cuatro horas de trabajo, pues, generaría todos los productos para satisfacer todas las necesidades que existen y lo demás podría invertirlo en investigación, ser científico, la cultura, la música, en fin. La civilización podría llegar a niveles realmente insospechados, insospechados…

Carlos Carcione:
Cambiando de tema, cómo usted explica que después de 70 años después del asesinato de Trotsky su pensamiento, su personalidad, tenga tanta vigencia…

Esteban Volkov:
Pues en la medida que el marxismo siga vigente, indiscutiblemente uno de los portavoces, más idóneos, más meritorios, pues es León Trotsky. No es obra del cielo divino, sino obra de una vida dedicada a los procesos revolucionarios. A fincar bases ideológicas. A llevarlas a cabo y además llevarlas al éxito a su victoria. Y al ser protagonista, pues, digamos que él entendió, analizó, profundamente todos estos procesos históricos y dejó un legado inigualable. Y luego pues sí, batallo en otra etapa muy difícil que fue la resaca de la revolución, la contrarrevolución por la burocracia encabezada por Duhasvilli, Josef Stalin. Que pues, si, enterró todos los fundamentos, todas la esencia de la Revolución de Octubre, incluyendo la eliminación física de todos los compañeros, todos los miembros del Partido Bolchevique, que hicieron esa revolución. De hecho el asesinato de Trotsky no es un caso aislado. Es el último de una larga cadena de asesinatos que orquestó y dirigió Stalin para consolidar su espurio e ilegítimo poder.

Y digamos, dentro de las enseñanzas, dentro del legado de Trotsky pues hay teorías fundamentales para cualquier proceso revolucionario, como La Revolución Permanente, El Programa de Transición y no digamos La Revolución Traicionada, donde analiza precisamente todo el proceso de degeneración que sufrió la Revolución Rusa, la Revolución de Octubre. Y eso también debe ser una enseñanza para que no se repita ese mismo fenómeno en otros procesos revolucionarios y para que estos lleguen a etapas más avanzadas, de más perfección en cuanto al socialismo. Y no se queden a medio camino.

Carlos Carcione:
¿Cómo nos podría explicar los fundamentos de la teoría revolucionaria de Trotsky?

Esteban Volkov: La Revolución Permanente yo la concibo como una lógica elemental en cualquier terreno, si usted, por ejemplo, va a llevar a cabo el arado de un campo, no va a usar un arado egipcio, verdad, sino que va a buscar el mejor tractor y la mejor maquinaria agrícola. Y el proceso revolucionario es exactamente igual. Hubo teoría o planteamientos en tiempos atrás que fueron equivocados, que no funcionaron, que la historia demostró que eran totalmente erróneos. Como la teoría de la revolución por etapas. Bueno en realidad sirven para los que quieren detener los procesos revolucionarios, para hacer frentes populares y para hacer pactos con la burguesía. Para ese fin si, sirve. La revolución por etapas, ese es un buen fundamento para esa política totalmente alejada de una revolución socialista. Digamos que para una élite burocrática que se quiere perpetuar en el poder y llegar a pactos con el capitalismo, pues sí, es una teoría muy adecuada.

Carlos Carcione: El objetivo del Programa de Transición, ¿cómo lo interpreta usted?

Esteban Volkov: Bueno también es preparar a la clase obrera para que cumpla su papel en la administración de un Estado Socialista, que participe en la toma de decisiones, en la autoadministración de empresas. Son directrices, consejos, orientaciones… Lecciones, en cuanto a la preparación de un proceso revolucionario. Para llevar a cabo la revolución las masas deben estar politizadas adecuadamente. Y de hecho Trotsky da mucha importancia a la educación de los camaradas. En tiempos de México yo recuerdo, aparte de que, era sumamente activo en escritos, no dejaba de tener largas discusiones con los camaradas sobre temas políticos, con el fin de que tuvieran una formación marxista solida y un análisis preciso, exacto de los fenómenos de esa época. Y eso siguen siendo los actuales, en eso el mundo no ha cambiado. Mientras no se cambie una estructura económica y de poder las cosas no cambian. Al contrario empeoran cada vez. Y eso ya lo demostró Marx y Engels.

Carlos Carcione:
Una faceta, quizás no muy conocida pero importante, es la preocupación de Trotsky por los temas de la cultura y el arte. ¿Qué nos puede decir usted de eso?

Esteban Volkov:
Bueno, me salgo un poco de mi terreno, yo soy químico, pero si se que en sus tiempos libres, dedicaba horas a lectura a literatura de actualidad y también hubo un manifiesto que se escribió con André Bretón y Diego Rivera. Que manifiesta la libertad del arte que no debe estar sujeto a una consigna política. En oposición al llamado realismo socialista.

Quizás fue también una forma de combatir a la burocracia….

Esteban Volkov:
Por su puesto, la burocracia invade todos los espacios. Y no deja ninguna espontaneidad a las masas ni a los artistas. Para que haya creatividad, para que haya desarrollo, pues hay que dar espacios, dar libertad, a todos los elementos de la sociedad, sobre todo desde la base hacia arriba. Eso es fundamental. De hecho los Soviets eran asambleas de delegados y la gran consigna de la Revolución Rusa fue “todo el poder a los Soviets”, pero con Stalin fue al revés. El poder sobre los Soviets y la Dictadura del Proletariado, se convirtió en la Dictadura sobre el proletariado. Se invirtieron los procesos. Y luego pues en el aspecto del arte, pues todos sabemos cómo Stalin persiguió a muchos de los artistas. El más famoso fue el músico shostakovich que estuvo relegado y marginado por órdenes de Stalin.

Carlos Carcione:
Para finalizar, un recuerdo suyo de su abuelo…

Esteban Volkov:
Tenía una admiración desmedida por el trabajo humano y no admitía privilegios, desigualdades… Y otro aspecto que siempre se me quedó grabado, era su fe, su confianza absoluta, en el futuro socialista de la humanidad para él no cabía la mínima duda que la humanidad llegaría a esa etapa.










Esta nota ha sido leída aproximadamente 8931 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

Otras noticias sobre el tema Centro Internacional Miranda (CIM)


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Centro Internacional Miranda (CIM)

US N /actualidad/n165038.htmlCUS