2 y 3 de junio en el Centro Internacional Miranda

(VIDEOS) Conozca lo que dijo Aharam Aroniam en el encuentro “Intelectuales, Democracia y Socialismo”

Aharam Aroniam

Aharam Aroniam

Credito: Aporrea.org

22 de junio de 2009.- Intervención de Aharam Aroniam en el encuentro "Intelectuales, Democracia y Socialismo":

1. El mito de que la revolución no tiene intelectuales.

Hay un verso, hay un mito que ha difundido la derecha y es que la revolución no tiene intelectuales y lo peor es que no es solo un mito que ha defendido la derecha solamente, sino que muchos de los dirigentes de la revolución piensan que esto es así. Y algunos de ellos piensan que es más fácil importarlos del exterior.

El principal problema que tenemos los latinoamericanos es que hemos estado ciegos de nosotros mismos, siempre nos hemos visto con ojos extranjeros y lo seguimos haciendo, seguimos copiando formas y contenidos, seguimos colonizados.

2. La intelectualidad ha estado con la revolución es hora de que la revolución esté con la intelectualidad

La verdadera intelectualidad siempre ha estado con la revolución, es hora de que la revolución esté con la intelectualidad. Sin la ideología de la revolución, corre el riesgo de ser pasto de oportunistas y de mercaderes.

Uno de los panelistas me planteo hace unos días una preocupación, la cuestión no es sólo la eventualidad de un chavismo sin Chávez sino también la de un Chávez sin chavismo, varios compañeros estuvieron hablando aquí de eso, desde el 2006 estamos viendo una relación apenas mediática del hyperlider con la masa y la intermediación cada vez más nos requiere, no esta ni capacitado ni elegido muchas veces rechazado para ello.

Toda revolución es preparada por vanguardias ilustradas, la resistencia cultural, la guerrilla cultural que acompañó la lucha armada en Venezuela persistió durante la larga represión y mantuvo también contacto con los movimientos sociales. No es nueva la relación de la intelectualidad con la lucha revolucionaria en Venezuela, por eso el ataque más certero de la IV República fue para con los intelectuales, a algunos se les logró acallar con bozales de arepa, a otros con bozales de caviar y bozales de whisky.

3. Ideas para ideas producir sentido y no producir status.

Es difícil dar una batalla cultural sin ideas, quizá lo más importante de la intelectualidad sean las ideas de producir sentido y no producir status.

Dos preguntas que me quedaron en el tintero, ¿las ideas van delante o detrás del proceso? ¿las ideas van delante o detrás del partido? Lo más importante sería construir un proceso revolucionario a partir de las ideas.

Hemos hablado también de coherencia. Luis Britto dice: No hay revolución con bingo, ni socialismo con casino, ni comunismo con garito, ni liberación con ruleta, ni emancipación con traganíqueles, ni igualdad con corrupción, ni solidaridad con acumulación privada, ni ideología con tahures, ni hombre nuevo con nepotismo, ni antiimperialismo con narcotráfico, ni utopía con crimen organizado. Si seguimos creyendo que la cultura es la mera explicación de los actos creativos de otros, seguiremos confundidos, la cultura es todo lo que lleve adelante nuestras sociedades en la construcción del hombre nuevo y quien opine algo diferente, quien disienta de eso, no es un agente de la CIA.

No se han tocado las relaciones sociales de producción,  pero sí hemos visto en estos diez años como se han desmantelado o cortado la dirigencia de los movimientos sociales, que en la América Latina son la verdadera izquierda.

Roberto Hernández Montoya habló un poquito sobre el totalitarismo mediático y decíamos que para crear una nueva sociedad la revolución debe asumir todos los poderes. Desde los años 90 los partidos políticos de la oposición fueron suplantados por los medios privados de televisión que quisieron y quieren suplantar a los poderes públicos, como sucedió en el año 2002, durante el golpe mediático. El golpe y la impunidad con la que pudieron seguir después los dueños de los monopolios y oligopolios de la comunicación que son propietarios de los medios de producción material, pero si los dueños de la producción intelectual fueron cómplices, los funcionarios que debieron controlar el cumplimiento de las leyes fueron igualmente cómplices.

4. La ley de telecomunicaciones es la más neoliberal de AL

Luis Britto preguntaba por Conatel, nosotros tenemos una ley de radios comunitarias que es muy linda, preciosa, un reglamento que siempre debe de funcionar, si no pregúnteles a los compañeros sentados allí, el único medio de comunicación que fue asaltado por Conatel y la guardia nacional, clausurado y expropiadas sus pertenencias fue la Radio Alternativa de Caracas porque esa onda la necesitaba un gobernador de Guárico. O sea que se hacen las leyes pero los reglamentos impiden que esas leyes se cumplan y, además, debemos recordar que la ley de telecomunicaciones venezolanas, sancionada durante este gobierno, es la más neoliberal de América Latina.

5. El paramilitarismo está invadiendo el país. Los imperios insistieron en dividirnos para dominarnos, y hoy también nos están agitando, inventan cesecionismo para terminar de subordinarnos. Les tengo que recordar que no ha habido ninguna revolución en América Latina que no haya sido bloqueada, que no haya sido víctima de una intervención extranjera o de la contrarrevolución interna, pero nosotros seguimos confundiendo los escenarios donde trabaja el enemigo, que no es solamente el magnicidio sino también la implosión del bolivarianismo, la captación de cuadros intermedios, la resistencia social y estudiantil. Hay un elemento que hemos estudiado poco, lo nombramos pero no lo hemos estudiado y es el paramilitarismo que está invadiendo territorios en nuestro país.

Los medios de comunicación social tienen relación directa con el futuro de nuestra democracia, la dictadura mediática, el totalitarismo mediático pretenden suplantar lo que hace 30 años hacían las dictaduras militares ya no necesitan bayonetas para imponer sus ideas, las bayonetas son los medios.

5. Se invisibiliza realidad popular

Los medios de comunicación llegan a la sala y al dormitorio de todos nosotros. Son los grandes grupos económicos que usan a los medios y deciden quién tiene la palabra, quién es el protagonista, y quién el antagonista, una realidad virtual que invisibiliza la realidad que es adversa a los intereses. La realidad que tiene que ver con los intereses de la mayoría no aparece en los medíos de comunicación, hace diez años decíamos no existe una política comunicacional del estado y muchos nos han querido hacer creer que unos spots publicitarios y la repetición copiados de los modelos del enemigo constituye una política, debemos tener conciencia que la batalla contra el terrorismo mediático es parte de la batalla cultural la batalla de las ideas, terrorismo mediático es algo parecido a los cuadros que Víctor Álvarez presento, mas allá de las consignas, hay que prepararse adecuadamente apropiarse de la tecnología y tener en claro para que queremos esas armas para que queremos tener esa tecnología, no es solamente tener medio de comunicación, sino saber para que queremos tener los medios de comunicación, para que en definitiva no se sume a la hegemonía en contra de nuestros propios pueblos.

6. Nuevos medios pero ausencia de nuevos contenidos

De nada sirve tener medios nuevos, televisoras nuevas, si no tenemos nuevos contenidos, si seguimos copiando las formas y contenidos hegemónicos.

Cuando nosotros lanzamos el proyecto de Telesur eran dos proyectos juntos, uno era una televisora Latinoamericana dando el punto de vista Latinoamericano de lo que sucedía en el mundo, una ventana a la producción audiovisual de América Latina, pero también la creación de una factoría latinoamericana de contenidos que era imprescindible para poder abastecer no sólo a Telesur, sino a todas las televisoras Latinoamericanas. Hollywood no se da abasto para abastecer a sus propios canales de cable, sigue repitiendo historias de hace 30, 40 y 50 años, hoy nosotros en América Latina tenemos una producción audiovisual y cultural muy anárquica, que no puede abastecer de contenido a nuestras radios, televisoras, medios cibernéticos. De nada sirve tener medios nuevos si no creamos la necesidad de vernos con nuestros propios ojos, porque lanzar medios nuevos para repetir el mensaje del enemigo, para seguir siendo reactivos a las agendas informativa y política del enemigo es ser cómplice del enemigo.

7. Seis canales estatales que no suman el 15% de la audiencia

Tenemos seis canales de televisión estatales, que no suman el 15% de la audiencia televisiva. Hay algo que estamos haciendo mal comunicacionalmente. Este proceso ha sido permanentemente reactivo, adaptativo a la agenda del enemigo, incluso ha visibilizado hechos como la asamblea de la SIP y la visita de la recalcitrante ultraderecha VargaLlosista. Si no fuera por la beligerancia dada por funcionarios del gobierno, creyendo además que una reunión de periodistas y unos intelectuales de izquierda, algunos de ellos acarreados de urgencia, emparejaba el partido, la cosa hubiese pasado desapercibida. Nosotros visibilizamos lo que la prensa hegemónica no visibiliza, visibilizamos al enemigo, le damos beligerancia, es una ultraderecha que ni siquiera tiene ya repetidoras en América Latina.

Las industrias culturales han desarrollado ya a escala mundial la legitimación del capitalismo, de él y sus marcas más indelebles, el consumo sin límites y la imposición del valor de cambio por encima del valor de uso, ¿qué hacemos nosotros para poder combatir esto?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6653 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

Otras noticias sobre el tema Encuentro: Intelectuales, Democracia y Socialismo


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Encuentro: Intelectuales, Democracia y Socialismo

Otras noticias sobre el tema Centro Internacional Miranda (CIM)


Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Centro Internacional Miranda (CIM)