Trabajadores petroleros, comunidades, indígenas y defensores de la industria petrolera como patrimonio del pueblo acudieron a la cita en Maracay

(Fotos) Comenzó el Primer Congreso Petrolero Nacional. Hacia la Constituyente Energética

Nota de Aporrea: Los audios de algunas ponencias ha sido recogido por aporrea.org, estos audios o sus transcripciones serán puestos a disposición de los apo-lectores progresivamente, así como el texto de algunas propagandas discrepantes y contrarias a este evento que fueron distribuidas al inicio del mismo, para que juzgue el propio lector respecto al carácter, significación y trascendencia de este Congreso Petrolero Nacional.

Lea tambien: El petróleo es un bien de dominio público por Angel Cristobal Colmenares

La audiencia muy atenta ante las intervenciones de los ponentes.
Foto: Gonzalo Gómez - Aporrea.org
Con participación de trabajadores petroleros, comunidades organizadas, defensores de la industria petrolera que participaron en la jornada de diciembre de 2002 contra el paro-sabotaje de la oligarquía, cooperativas y voceros de los pueblos indígenas de las zonas petroleras, además de connotados expertos en materia petrolera con visión revolucionaria, se instaló esta mañana en Maracay el I Congreso Petrolero Nacional.

El acto de apertura se efectuó en la sede de la sede de la Escuela Técnica Industrial Joaquín Avellán, en un amplísimo salón de actos que congregó a unos 700 participantes, con pancartas alusivas a la lucha contra el golpismo en PDVSA, el impulso de una Constituyente Energética, el cuestionamiento de las cláusula de secreto de la información en las negociaciones de la industria con los capitales extranjeros, a favor de la contraloría social sobre el petróleo del pueblo en concordancia con la Constitución, por la soberanía frente a las apetencias imperiales que amenazan nuestros recursos naturales...

Grupos de trabajadores y miembros de organizaciones populares asistentes enarbolaban carteles afirmando que PDVSA y el petróleo son del pueblo e imágenes del Presidente Chávez. En el presidium se encontraban algunos exponentes de la presencia obrera, comunitaria e indígena, así como los ponentes del día, entre ellos Pablo Hernández, el Gral. Müller Rojas, Francisco Mieres y Víctor Poleo. En el panel se encontraba Gloria Gaitán, la hija Gaitán, el histórico dirigente colombiano asesinado.

El General Muller Rojas durante si intervención.
Foto: Gonzalo Gómez - Aporrea.org
Las ponencias fueron referidas a temas como la Geopolítica del Petróleo; Petróleo y Seguridad de Estado; Energía y Sociedad; Energía y Desarrollo Endógeno; La Orimulsión y su Futuro; Cogestión Obrera y Reestructuración de PDVSA; Petróleo y Plan Colombia. La ponencia Constitución, Ley de Hidrocarburos, Plan de Negocios de PDVSA y Privatización del Sector Petrolero Venezolano quedó postergada para este domingo 19 de octubre. Por cierto, que la puesta en guardia contra cualquier peligro de proyectos o acuerdos privatizadores, que estarían acariciando los tecnócratas y golpistas que continúan infiltrados en PDVSA, fue uno de los sentimientos más perceptibles entre los asistentes a este Congreso.

Aunque fue proclamado como un evento de los trabajadores petroleros, comunidades, pueblos indígenas y Fuerza Armada Nacional, la presencia de trabajadores en el Congreso fue inferior a las expectativas, si bien se hicieron notar con la asistencia delegaciones y con  las intervenciones de participantes de PDVSA Oriente, Centro y Occidente. La incorporación de los trabajadores fue afectada, a juicio de los propios participantes, por una campaña hostil y por presiones laborales de la alta gerencia de PDVSA y de sectores confundidos por cierto tipo de propaganda, que calificaron como difamatoria y muy confusa, por pretender transmitir -según lo denunciado en la plenaria de  apertura- la absurda idea de que dicho Congreso estaba promovido por sectores relacionados con Gente del Petróleo, con la Coordinadora Democrática o con el “chavismo sin Chávez”, cuando precisamente fueron estas organizaciones golpistas los objetivos más denuniados y atacados   como enemigo a derrotar, junto con la tecnocracia que aún pretende supervivir y favorecer a los intereses transnacionales desde el interior e PDVSA.

La eufórica consigna de “¡Uh, ah, Chávez no se va!” y “¡No, no, no nos da la gana de ser una colonia norteamericana!”, así como los contenidos y propuestas de las ponencias, desmintieron de manera meridiana tales acusaciones a oídos de cualquier observador objetivo, tal como lo recogieron los comentarios de los asistentes.

Los participantes revisando los materiales del Congreso Petrolero.
Foto: Gonzalo Gómez - Aporrea.org
Se puede discrepar de posiciones -comentaron algunos- pero no hay duda de que la atmósfera y la esencia del evento fue determinantemente revolucionaria y es extraño que ciertos sectores hayan rehuido o no hayan apreciado el valor del debate democrático de criterios en torno a la defensa y apropiación social de la industria petrolera y en torno la a la defensa del proceso revolucionario mismo. Esta actitud de apartarse y no ir al encuentro del debate no les parece, de ninguna manera, que pueda corresponderse con los principios revolucionarios y democráticos que se pregonan.

Estas mismas presiones -como dijo uno de los obreros que tomó la palabra- se expresaron en el retiro de toda ayuda de PDVSA a la realización de una actividad de deliberación y participación democrática y protagónica de los trabajadores y el pueblo sobre el manejo de su industria y los recursos energéticos del país y también incidieron desfavorablemente sobre la participación explícita de miembros de la Fuerza Armada junto con los trabajadores, indígenas e integrantes de las comunidades populares en la rica discusión que se comenzó a dar en el marco de este Congreso.

No obstante el ánimo y el sentir de los Congresistas era el de haber dado un gran paso adelante, con la convicción de que avanzarán en hacia el convencimiento de aquellos que se replegaron por sentirse vulnerables o por haber sido víctima de manipulaciones y amenazas de lo que llaman la “nueva” y también la vieja tecnocracia, que estaría usurpándole a los trabajadores y al pueblo la reconquista de PDVSA, lograda con la derrota del paro-sabotaje golpista de diciembre 2002. Se confía en poder incorporarlos plenamente, tanto a ellos como a representantes de la FAN, para un II Congreso que podría ser acordado entre las resoluciones de la plenaria e cierre.

Entrada a las instalaciones.
Foto: Gonzalo Gómez - Aporrea.org
El domingo 19 operarán las mesas e trabajo con los siguientes tópicos e discusión: 1) Reestructuración de PDVSA, Papel de los Trabajadores, Sindicatos, Cooperativas, Cogestión; 2) Las Bases de una Política Petrolera Soberana, El Plan de Negocios de PDVSA; 3) Conspiración Internacional y Plan de Contingencia, petróleo y Seguridad de Estado; 4) La Situación Internacional, Plan Colombia y la Unidad Latinoamericana; 5) La Privatización de PDVSA. El futuro de PDVSA en manos el Capital o de los Trabajadores; 6) Los Negociaos Internacionales de PDVSA ¿Qué hacer? Nuestra Posición Ante la OPEP.

Tras la discusión y elaboración en las mesas se hará la plenaria de presentación de acuerdos y conclusiones, orientadas hacia la Constituyente Petrolera y a la adopción de medidas a corto y largo plazo, según lo dispone el programa del Congreso.

Pablo Hernández


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4267 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas


US N /actualidad/n10892.htmlCUS