Alerta sobre la medicina sistémica

“Habiendo sido la medicina una profesión
mercenaria en el mundo, como lo es en algunas
partes la administración de justicia, ha estado
sujeta a extraños abusos”
Voltaire


Hace ya unos meses, escribí cuatro (4) artículos respecto a la llamada MEDICINA SISTÉMICA, faltándome un quinto en el cual resumiría lo esencial de mi crítica i protesta, alarmado a la vez por la indiferencia con la cual los Colegios de Médicos i la Federación Médica Venezolana, han acogido esta supuesta “nueva medicina que nos abre una esperanza”, pero que particularmente, como es el título de mis escritos, considero un Comercio Médico o el Retorno de los Brujos, recordando la obra de Pawles i Bergier, dos científicos franceses, hace unas décadas atrás. Lamentablemente no he conseguido donde publicarlos. Existen misteriosos intereses i, además, veo que en el canal oficial, es donde más propaganda existe para esta otra “medicina alternativa”. Todo un huracán publicitario.

Ahora, ante la avasallante propaganda i la multiplicación de clínicas en muchas ciudades del país, complementada o llegada al colmo cuando, el ingeniero José Olalde, considerado inventor de la Medicina Sistémica y la Teoría Sistemycs, integrándola con la “medicina ortodoxa” la Bioenergética i Bioelectrónica, siguiendo las directrices del Dr. Meyer Magarici, ilustres desconocidos ambos para las Universidades, Academias i Centros Científicos Mundiales, porque donde primero han debido plantear los supuestos o fundamentos de esa “nueva medicina” que se anuncia “PODEMOS AYUDARLE, EXISTE UNA ESPERANZA”, que es una nueva forma de especular con el sufrimiento i el dolor ajeno, no lo han hecho; entonces estos genios no se conforman con haber establecido un gran negocio, para comerciar con la salud i la ingenuidad de muchos pacientes, cuya finalidad es clientela cautiva i dinero, sino que la han establecido libremente i hasta Olalde escribe libros de medicina (EL CÁNCER SI SE CURA i TEORÍA UNIFICADA DE SISTEMYCS Y MAS DE 550 FÓRMULAS TERAPÉUTICAS) i poderosa organización comercial, mantiene por prensa también, sus escritos del descubrimiento que ha hecho de “la verdadera i efectiva medicina” (es un descubridor-inventor), llamando a la medicina científica o alopática, “medicina convencional u ortodoxa” i ahora enseñándonos hasta Historia de la Medicina, tomando las grandes figuras de la ciencia médica como íconos de la “sistémica”; explicando que a ellos se oponían los médicos tradicionales i en cambio justifican que, la nueva ciencia médica tal vez pueda tener detractores como quien escribe, pero la historia ha enseñado que no debe hacerse caso a esas oposiciones. Jenner, Pasteur, Semmelweis i todos los nombres famosos que va documentándose en alguna enciclopedia, son ejemplos que avalan la medicina que por fin llegó, para la salvación del género humano. ¡Qué sería de la salud de los venezolanos i más adelante, del mundo, si este señor ingeniero no hubiese creado por fin la ciencia de la curación o la salud, con “plantas superiores” i un misterioso “triángulo” que supera a todas las otras “medicinas alternativas” que, tal como la acupuntura con sus canales misteriosos i puntos supremos, o la reflexología que, en puntos en la planta del pie, se meten en el organismo i examinan o tratan con facilidad, cualquier dolencia sea de hígado, corazón o cerebro, todavía engaña o fascina a la gente de poca cultura. Ya esta “sistémica” es científica i superior a todas. ¡Realmente hai que ver cuanta audacia produce la ignorancia! Le está haciendo honor al pensamiento de Voltaire, pues si la misma medicina científica, la que se estudia en universidades, se le está acusando de comercializarse i en los Estados Unidos ya hospitales i clínicas no son de los médicos sino de poderosas compañías, i a un paciente no se le atiende en absoluto, así esté grave, si no se ha hecho un depósito de dinero (tengo un caso emblemático ocurrido en el Hospital Coromoto de Maracaibo); creo que de estas organizaciones comerciales, tomó la idea el ingeniero Olalde que, tal como Imhotep en el antiguo Egipto, no solamente fue arquitecto de pirámides i templos, sino que se le considera también el Padre de la Medicina egipcia. Aquí desplazaremos a José María Vargas, a Campins i Balleter o a Esteva Parra en el Zulia, para colocar de Padre de la Nueva Medicina de Venezuela i del Mundo, al singular Olalde. Sólo falta que un médico audaz escriba de Ingeniería i diga como hacer edificios, puentes, túneles i otras maravillas de hoi.

Sin embargo ¿Qué han dicho los Colegios de Médicos i la Federación Médica? Solamente he visto declaraciones aisladas i un documento o declaración ambigua i sin difusión, pero nada en concreto. El huracán propagandístico continúa i muchos médicos incorporados al sistema, los vemos violando la Ley del Ejercicio de la Medicina i el Código de Deontología Médica, con declaraciones de sus grandes triunfos terapéuticos o pacientes ingenuos (en otros artículos daré relación de los artículos violados) diciendo cosas como haberse curado de un cáncer de próstata en una semana o hacer desaparecer un asma de la noche a la mañana con adaptógenos.. Los institutos gremiales no se ocupan del gremio, ni de los servicios de salud i de la ética profesional, sino de la política. A Carmona Estanga el dictador efímero, de los primeros en felicitarlo i abrazarlo, fueron el presidente i el vicepresidente de la FMV, como puede observarse en un gran afiche a color. Todo lo que la medicina convencional no puede hacer, la sistémica lo logra en lo que pestaña un cura; con plantas superiores i la aplicación de las fuerzas de ese triángulo (que nuestras universidades no saben enseñar) muchos médicos presentan por televisión, de cuerpo entero, con bata de hospital o clínica i un estetoscopio colgando del cuello, cómo o no hai enfermedad que resista a esa nueva ciencia. Sencillamente mientras no se ajusten a la lei, i a los principios de la ciencia contemporánea, son yerbateros profesionales; colegas que encuentran más fácil dedicarse a eso que, realmente profundizar en especialidades reconocidas con nuestras instituciones gremiales, científicas i académicas. ¿Por qué esos éxitos maravillosos no los exponen en una Academia o los llevan como prodigios a la Organización Mundial de la Salud? ¿No tendrían, con esos maravillosos resultados que anuncian, como curar un cáncer en una semana, oportunidad de aspirar a un Premio Nóbel? Aquí en Maracaibo, hace unos años, tuvimos a un embaucador (que le estafó dinero a enfermos desahuciados) con una máquina como una lavadora, un cable con puntero i una bandeja con frasquitos de plástico que, tocando los dedos de las manos, hacía diagnósticos i luego, el aparato señalaba el frasquito con el medicamento apropiado. Hizo dinero suficiente para construir una gran clínica en un pueblo andino i luego ha desaparecido, aunque debería estar en la OMS o en Estocolmo en el Instituto Nóbel. Aquí en Maracaibo, la televisión lo convirtió en héroe, el Padre Ocando le repitió programas i un Comunicador Social prepotente, hasta se hizo examinar ante las cámaras, con el “puntero mágico” que al tocar sus dedos amarillos de fumador, le preguntó ¿Usted fuma, verdad? El maravilloso aparato se lo indicaba. Creo que actualmente se habrá sumado a la nueva medicina de Olalde i Magarici. La gente poco a poco se irá convenciendo de los engaños; algunas personas me han dicho que a las “plantas superiores” les agregan un arsenal de pastillas, pero será mucho el personaje que pierda el tiempo i el dinero con esos tratamientos i, cuando recurra a la medicina convencional o a la cirugía, ya sea tarde. Entonces, el fracaso de la muerte es de esta medicina tradicional o alopática, i no de aquella. Existe muchísima literatura de estas aventuras en el campo de la medicina, pero ahora estamos empezando a escribir otra, disfrazada de científica, como la Astrología se disfraza de Astronomía Por eso esta voz de alarma. Presidente Chávez, esta es una muestra clara del negocio médico del neoliberalismo i algo mui distinto a esa verdadera medicina del pueblo que realiza la Misión Barrio Adentro o del Seguro Social que usted está rescatando. Presidente mire a su entorno. No todo lo que brilla es oro. La propaganda es cada vez más alienante. Hasta la bella Mari Pili Hernández i C. Fraga, son propagandistas del “sistema”, así como algún reportero. Lo mercenario, dice también Voltaire, está en los predios de la administración de justicia. La medicina está expuesta, en lo económico, en lo ético i en lo humano, a extraños abusos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 26777 veces.

Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.