Contra el poder

La lucha de Juanes por la paz es una burda estrategia publicitaria

A diferencia de Víctor Jara, Alí Primera, Silvio Rodríguez, y otros cantautores, las letras de las canciones por la paz de Juanes son una burda estrategia publicitaria, y por esa razón ya se olvidaron hasta por los colombianos. Sus conciertos por la paz generaron polémica para promocionar al cantautor, precisamente porque su objetivo principal era generar polémica mediática, de allí las contradicciones de las declaraciones y la polémica ficticia con la gusanera cubana. Tiempo después el chiste de Juanes en su Twister contra el presidente venezolano, Hugo Chávez, es una pieza mediática más coordinado por un solo músculo económico que domina la industria de la prensa y del entretenimiento. Cuando declara Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Enrrique Iglesias, entre otros, no son opiniones de una reflexión política, de hecho en las letras de sus canciones a duras penas reflejan una verborrea cursi que hacen ver las novelas de la legendaria Corin Tellado, como la obra Así habló Zaratustra del filósofo alemán Friedrich Nietzsche.

Cuando se habla de monopolio mediático, no se trata de un millonario dueño de varios periódicos, se trata más bien de un grupo económico dominando toda la industria mediática, incluyendo, la música, el cine, editoriales, prensa escrita, televisión, Internet, etc. Son arquitectos de una realidad virtual que les sirve para justificar invasiones a países petroleros y luego hacer negocios. ¿Por qué Juanes no se atreve en sus canciones o chistes hablar de la parapolítica en su país?; ¿por qué no se atreve a escribir una canción protesta en contra de los militares que asesinaron a su pueblo por medio de falsos positivos?, muy sencillo, porque al hacerlo sería vetado en todo el mundo y la industria mediática del chisme o la prensa de corazones rosados lo fusilaría sin contemplación. Se trata de una camada de artistas en serie con serias limitaciones para expresarse libremente, pero que irónicamente abogan por la libertad de expresión que no tienen. Para ilustrar al lector como aplican esas limitaciones, un cantautor uruguayo, Jorge Drexler, gana el premio Oscar por su música, pero le prohíben cantarla en la ceremonia de los premios. En su lugar ponen a cantar al actor español Antonio Banderas, ¿por qué?, porque la lógica capitalista decía que mantenía más la sintonía un actor conocido que un cantante desconocido. Pero desconocido para ¿quién?. Lo insólito es que por ser desconocido le prohibieron cantar su propia canción.

Para el manager de Juanes, que fue por mucho tiempo el manager de Julio Iglesias, argumentaba en la Universidad Javeriana de Colombia que a él personalmente no le importaba el talento de sus artistas, sino poder vender un concepto. De hecho algunos artistas han apelado a los vídeos pornos para generar polémica, hacen público sus problemas conyugales, y no siempre debido al acoso de la prensa, también se da el hecho de generar polémica para venderse. ¿Qué industria maneja la carrera de Juanes, quiénes están detrás de las producciones de todos esos artistas si autenticidad?, el amigo lector se sorprendería al descubrir las verdaderas intenciones de la industria que se esconde detrás de estas marionetas. Un ejemplo patético, cuando Gustavo Cisneros puso en frente de Chávez a Julio Iglesias con su piano, para que le cantara al recién electo presidente lo que le diera la gana. Afortunadamente las canciones del artista español no lograron nada.


[email protected]
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3137 veces.

David Javier Medina


Visite el perfil de David Javier Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.