Los estados costeros del país

No tienen idea los gobernantes del Proceso Bolivariano, mucho menos en la IV República, de la importancia enorme a su Norte, es decir el Mar Caribe. Sus puertos son un desastre gerencial y de facilidades modernas al día, inmersos en una burocracia indescriptible; poco se comprometen a las mejoras de estos, como a inversiones en Proyectos Regionales que den fortaleza a sus economías locales. Son muchos los países en el mundo que dependen del mar; en Venezuela pareciera que la “economía de puertos” a elevados costos es insignificante para el maltratado usuario de la importación.

En ese extenso Mar Caribe justo a lo largo de toda nuestra costa norte dando la cara, como no explotado, existe una riqueza oculta que bien explotada y dirigida gerencialmente en una acertada política Marítima, como lo ha exigido y desea el Presidente Hugo Chávez Frías, se encuentra muchos elementos que asistirían en la guerra a la pobreza. Ver el oleaje y caer el sol sobre sus aguas pareciera suficiente para la ocupada tarea de nuestros gobernantes regionales.

Estados venezolanos que en años no le han dado importancia al crecimiento mundial del turismo, por una parte y la carga comercial o la distribución de nuestro petróleo. Una desidia total ante nuestro mar que no tiene paralelo en la historia de países con costas que permiten el crecimiento de la economía. Se recuerda cuando el ex Gobernador, ALEJANDRO HERNANDEZ, señalando el mar al norte de Juan Griego, entusiasmaba al residente a explotar esa riqueza para el bien de la isla y Tierra Firme. Pocos le hicieron caso.

No es solo la siembra de conciencia en este tema, también la ineficiencia existente en el comercio marítimo venezolano en manos de transnacionales extranjeras que reciben en este año en pago de fletes diversos Bs. 11 mil millones, es decir casi 6,80% de la suma del Presupuesto Nacional Una bicoca grande difícil de soltar, verdad? Mientras no llegue la Revolución Naviera y el manejo de esta actividad continué bajo las riendas del P.P. para la Vivienda y Obras Publicas y no pase a manos del Ministerio del P.P. para el Comercio, como se hizo con el Instituto Nacional de Aviación Civil, es nulo el resultado en el ahorro y reorganización del Sector Marítimo.

Importante destacar que paralelamente la Armada Nacional Bolivariana con su servicio de Guardacostas tiene que asumir plenamente la Autoridad Marítima, incluyendo el Estado Rector del Puerto. ¿Saben usuarios que los mismos que promovieron el paro de la marina mercante en el 2002 tienen actualmente en sus manos las políticas navieras del Estado? Se dice y no se cree!

Es imposible y distante de toda gerencia moderna que dos entes gubernamentales ejerzan la misma Autoridad Marítima y se tengan tripulaciones ilegales extranjeras trabajando en Venezuela, sustituyéndose una buhonería portuaria privada por una publica. . ¿En que país del mundo se ve esto?

El Presidente Constitucional ha pedido acelerar la nueva VENEZOLANA DE NAVEGACION con flotas de buques porta contenedores graneleros y de multipropósitos que evite la incapacidad gerencial, ineficiencia y corrupción que llevó a la quiebra, junto a la decisión de entrar al PACTO ANDINO de la recordada C.A. Venezolana de Navegación. Este Proyecto esta listo desde el 2007 y fue pedido con prioridad en noviembre por Miraflores, pero aun esta en camino. ¿Por qué? ¿Rompe enormes intereses comerciales de años encrustados en el Sector Marítimo?

Sin duda alguna que el 2010 debe ser el punto de arranque de nuestra moderna Política Naviera y del esfuerzo de regiones costeras del país de estimular la explotación de esa inmensa riqueza por desarrollar. El país cuenta con excelentes profesionales de la gerencia marítima, no se tiene que hacer larga búsqueda; es simplemente querer actuar! DIOS BENDIGA VENEZUELA


[email protected]
(*) CNP/MPNind. 471. Premio Nacional de Periodismo 2005
Enero 23, 2010
Para: APORREA


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3688 veces.

Andrés de Chene (*)


Visite el perfil de Andrés de Chene para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.