Se marchó Belén San Juan

Nota de Aporrea: Días antes de su muerte, Belén San Juan comentaba a amigos que había descubierto quien era su mejor alumno, pero que lamentablemente no lo tuvo como estudiante. Se trataba de Hugo Chávez Frias. Sea pues la ocasión de recordar que existen muchos héroes anónimos que han hecho posible que vivamos este proceso. Las revoluciones son generacionales y esta Bolivariana es la que nos ha tocado en suerte.
Si hay algo que la gente recuerda de Belén San Juan es su persistencia, sus profundos ojos azules y su capacidad para lograr que niños y jóvenes se enamoraran del conocimiento. Ese ser excepcional se despidió de la vida en la noche del martes a los 87 años de edad. Tal vez una de las muestras de su constancia es que murió como vivió: siendo militante del Partido Comunista Venezolano.

“Era una persona extraordinaria, muy humana, generosa, con una rectitud a carta cabal. No toleraba la deslealtad o la traición. Era un ser humano increíble, describe Rubén Hernández, uno de sus ex alumnos.

Decenas de personas que la amaron reconstruyen fragmentos de su historia. Según su cédula de identidad nació el 1º de marzo de 1917, en la parroquia San Juan (Caracas). “Pero se lo celebramos el 29 de febrero. Ella decía que cumplía cada 4 años, en os años bisiestos”, rememora Hernández.

Con su espíritu pionero, Belén San Juan se preparó en la Escuela Normal de Mujeres, donde egresó como maestra en 1936. Es una de las fundadoras de la Federación Venezolana de Maestros y de la Escuela Experimental Venezuela, puntualiza la profesora América Bracho, compañera de su último proyecto educativo. Según palabras de la propia San Juan, en una entrevista publicada en El Nacional el 20 de junio de 1980, “estoy en la profesión desde 1936. Me inicié en la Escuela Federal Bolívar, ubicada de Sordo a Peláez. Allí duré menos de un año, ya que acepté una invitación de mi gran maestro, el profesor Sabás Olaizola, para formar un grupo que le diera un vuelco a la educación. Así surgió la José Gervasio Artigas, un modelo de enseñanza experimental que se había usado en Uruguay”.

Con materiales de desecho y bajo la dirección de Olaizola, ayudó a organizar la Escuela Experimental América, en la esquina de Mamey. El régimen de Marcos Pérez Jiménez cerró el plantel, lo que mantuvo a San Juan alejada de las aulas durante varios años. En 1955, le dijo al dueño del aserradero Caracas: “Vengo a hacerle una proposición deshonesta. Hágame este mobiliario para un escuela y le empiezo a pagar dentro de 4 meses”. Por la Voluntad de “la señorita Belén” y de Amalia Romero nació el Instituto de Educación Integral en 1955.

El instituto se constituyó en la mejor demostración de cómo enseñar para la libertad y la responsabilidad. “Belén rescató la Republica Escolar, era una forma de autogobierno de los muchachos que contaba de cuatro poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Moral”. San Juan involucraba a los estudiantes en el funcionamiento del plantel, en la lucha por la paz. Incuso, destaca Bracho, adoptó una canción de la posguerra para iniciar y clausurar los actos; en una de sus estrofas decía: “que brille siempre el sol”.

Pero el Instituto de Educación Integral cerró sus puertas a fines de la década de los 90. Arturo Castillo Linares, uno de sus alumnos, señala que la escuela se vio atacada de diversas maneras, que se pretendió afirmar que la metodología era anacrónica. “Fue una manera de quebrarla”, lamenta Castillo, “aunque era realmente integral y nos permitía evaluar a los profesores y evaluarnos nosotros”.

En opinión de José Miguel Menéndez, uno de los representantes que asumió el reto de una educación distinta para sus hijos, lo mas impactante de Belén San Guanera la unidad entre forma y contenido. “Tenia una gran presencia física, los profundos ojos azules, la mirada, los gestos, el cabello, en sus gestos. Pero esa imagen formal expresa un contenido importante, era una persona dirigente, magnética, inflexible, autoritaria en el buen sentido de la palabra. De ella lo que más me llamó la atención fue la coherencia entre el pensamiento y la acción”, expresa.

El acto del sepelio de Belén San Juan se llevará (se llevó) a cabo este Jueves 22 en el Cementerio General del Sur. Aunque ya no está físicamente presente, para sus hijos de las aulas, para los que la quisieron y admiraron, siempre será “la señorita Belén”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 68392 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a9023.htmlCUS