Simón Rodríguez, su pensamiento y vigencia hoy

EL CONTEXTO HISTORICO

Simón Rodríguez, junto a Francisco de Miranda y Simón Bolívar, parece que tenían un destino común, y cumplieron sus roles históricos, irrumpiendo en contra de las instituciones y lo instituido en sus contextos de vida y obra realizada o en proceso de concreción.-
Nos toca, tratar en las siguientes páginas, de acercarnos al pensamiento y acción de Simón Rodríguez.
Formarse un pensamiento propio, crítico, revolucionario, original, en las colonias españolas americanas, entre 28 de Octubre 1769 (Nace Simón Narciso Jesús Rodríguez) y 1864 (28 de Febrero muere, S. Rodríguez), parece ser de hombres con cualidades y grandeza excepcional.

Cuál es el contexto en América Central y del Sur, europeo y norteamericano, que le correspondió vivir a Simón Rodríguez.
1.- Se había producido la revolución Francesa.
2.- Había sido declarada la independencia de Haití. 1.789 Sublevación de Toussaint L´
Ouverture contra Francia y la Declaración de Independencia.
3.- Había ocurrido las sublevaciones de Gual y España, los alzamientos del negro
Andresote.
4.- España estaba como imperio decayendo y es impuesto Napoleón como emperador.
5.- Ya se había producido la declaración de Independencia de E.E.U.U de Inglaterra.
6.- La Monarquía y la iglesia controlaban la vida de las familias caraqueñas, prohibían
la lectura de determinados libros. La educación era conforme lo señalaba la Iglesia.
7.- Se hacía cumplir la santa inquisición.
8.- En las colonias americanas, España establece una economía extractiva de piedras
Preciosas, especies y alimentos. Hay una economía de puertos.
9.- La fuerza de trabajo fundamental, es la de los esclavos e indios, quienes ayudaron en labores agrícolas, construcción de fuertes, ciudades, iglesias y pueblos.
10.-Hay una clara diferenciación de clases sociales, los blancos peninsulares, los
Blancos criollos, los pardos, los mestizos, indígenas, esclavos.
11.-La etapa Colonial Española, impuso su cultura, su religión, sus leyes, se
produjo la cultura de la dominación, de la explotación de la exclusión social, en la América de habla española.
12.- En Europa se producen transformaciones políticas-económicas, se está pasando
de la etapa socio económica feudal, a la era del capitalismo, de las primeras industrias, de conformación de las burguesías nacionales, de la acumulación del capital, de la Ciencia como ordenador de la vida terrenal y la religión como ordenador de lo espiritual.

SIMÓN RODRIGUEZ: SU PENSAMIENTO

Es importante resaltar que el contexto, social, cultural, político, económico e ideológico que le correspondió accionar a Simón Rodríguez, era sin duda alguna adversa a un pensamiento liberador, al concepto de igualdad, educación general, al pensamiento crítico, creador. Le correspondió vivir en sociedades que pretendían ser estáticas.

El mismo Francisco de Miranda considera a la educación impartida en las colonias españolas como: “inferior, inútil y despreciable” (Bohórquez, 109-2.006), sin duda alguna es ésta una opinión importante, dada la cantidad de viajes por países del mundo, como España, Francia, Rusia, Estados Unidos que recorrió el Precursor. Miranda en su estadías, había podido apreciar y comparar la sociedad monárquica y las nacientes sociedades republicanas.

A Simón Rodríguez, sus viajes por Europa y lecturas de Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Locke, Saint Simon, han debido despertar su pensamiento liberador, igualitario.

Recordemos que la invasión española, el proceso de dominación, destrucción cultural originaria, modelo económico de extracción, duró desde 1492, hasta finales del siglo XVIII, cuando culminaron los procesos independentistas-coloniales en nuestra América. La pertenencia al imperio español, por parte de la mayoría de los habitantes de la colonia era aceptada como un “hecho natural”, no obstante en más de 300 años de ocupación colonial, los elementos identitarios, culturales, la memoria histórica de los blancos criollos, pardos, indios y negros, la territorialidad, los lazos o vínculos de una comunidad diferenciada y diferente al poder colonial, estaban en pleno reconocimiento.

Convencerse que un modelo Monárquico, no era el conveniente para los habitantes de estas tierras, sino el modelo republicano, que la educación la cual sólo era impartida para una minoría, que apenas llegaba al 1 % de la población, era inadecuada, insuficiente, no era popular, y que tenia carencias pedagógicas y formativas; llegar a estas conclusiones, estando subsumido en un contexto histórico de costumbres, educación y religión dominante, no era fácil. Resultaba necesario haber adquirido, una cosmovisión universal, una capacidad de análisis, comparación de situaciones y regiones diversas, haber tenido acceso a lecturas que generaban reflexión, y estar en contacto con sujetos históricos, que andaban en la búsqueda de nuevas respuestas y soluciones a problemas concretos que eran observados en la realidad (1) de la pachamama (Vocablo Aymara. Mitología Inca. madre tierra). Este era el caso de Simón Rodríguez.
La conciencia de NUESTRA AMERICA, separada de España, se inicia con Francisco de Miranda, quien denomina a estas tierras la América meridional, Colombia otros la denominaban Colombeia. Este pensamiento se fortalece con Simón Bolívar y Simón Rodríguez (pag. 200-206 ibidem). Es de aclarar que para Miranda Colombia o la América meridional se demarcan: “…comprendiendo esta desde el Missisipi hasta la Patagonia” (Bohorquez, 200-2008). El prócer Cubano José Martí, desarrolló un profundo ensayo programático titulado NUESTRA AMERICA (1.891) (Diccionario Enciclopédico de la letras de América Latina, 200- 1995).
Las doctrinas europeas, de la Revolución Francesa de libertad, igualdad y fraternidad, encontraban, en los suelos del nuevo mundo, un escenario virgen para su realización.
Señala Simón Rodríguez que
“Los filósofos de la Europa, convencidos de la inutilidad de su doctrina,e n el mundo viejo, quisieran poder volar hasta el nuevo…” (Rodríguez, 66, Chile-1834)

Observemos que, la difusión de la nuevas doctrinas en la pachamama (madre tierra) no la hicieron, los filósofos europeos, pero si los conocedores de esas doctrinas quienes las trajeron al nuevo mundo, y las adaptaron a nuestras realidades, las ideas de libertad, igualdad, de educación popular y general.

LA GUERRA SIMULADA

Decía Simón Rodríguez: “…la sociedad es una guerra simulada”.
Hoy se dice que en la sociedad hay una lucha de clases, las clases oprimidas en contra de las clases explotadoras.
Y más adelante expone “…la América no ha de imitar servilmente, sino ser original”

Ciertamente, la guerra simulada estaba presente desde la invasión española, con el saqueo de todas las riquezas extraídas, en piedras preciosas, obras de arte de los indígenas, obras arqueológicas, literatura indígena, la imposición religiosa, cultural, lingüística del idioma español. Señala Fernando Báez: “La educación escolástica fue un instrumento para borrar la memoria del pasado latinoamericano: los centros educativos sirvieron para formar una elite conservadora. …los españoles en cambio insistieron con la fundación de universidades que repetían el modelo de Salamanca y Alcalá de Henares…llama la atención que antes de la existencia de Harvard (1636), ya existían trece universidades en América latina, al servicio de los intereses escolásticos…fueron trescientos años de aristotelismo y tomismo… De un total de casi ciento setenta mil graduados, que debían contar con la autorización papal para obtener su título, en su mayor parte las generaciones fueron asimiladas y sus investigaciones y obras se insertaron en la tradición dominante. Las bibliotecas universitaria no eran públicas y no todos los libros podían ser leídos,…las cátedras se daban en latín (Baez,122-2008).

IDEAS! IDEAS!
Con una visión futurista dijo Simón Rodríguez:
Ideas¡, ideas!, primero que letras
La sabiduría de Europa y la prosperidad de los
Estados Unidos, son dos enemigos de la libertad de pensar, en
América
El pensamiento de Simón Rodríguez sigue vigente y su preocupación antiimperialista. La sabiduría europea a obnubilado, por muchos años a los habitantes de estas tierras, querer ser primero europeos, luego norteamericanos, ha sido producto de la penetración cultural e ideológica. Más hoy, el imperialismo, con sus MASS MEDIA, su libre mercado, sus políticas de consumo, irrumpen en cualquier nación, comunidad, familia trastocando lo cotidiano del ser, creando la ilusión del capital y el mito consumista. La prosperidad norteamericana es vendida como el ideal de desarrollo, lo que no se preguntan, es cómo han logrado esa prosperidad los EEUU, a costa de la explotación de los países latinoamericanos, de la extracción a precios viles de sus materias primas, de sus trabajadores. Hoy, si se paralizan los trabajadores latinos, se paraliza Norteamérica. El trabajo duro, lo hacen los chicanos o latinos.

Decía Simón Rodríguez, “la Libertad de pensar”, es decir la libertad de ser “nosotros mismos”, no somos europeos ni somos norteamericanos, somos hijos de la pachamama, de la madre tierra, tenemos un tiempo histórico, somos el aquí y el ahora, somos el ser, el conocer y el sentir de un pueblo con identidad, historia, geografía, costumbres, tradiciones, planes y proyectos, sueños propios. Nos pensamos, nos descubrimos como la otredad, el otro, el diferente en la diversidad, pero que nos reconocemos en la convivencia. Somos una cultura llena de creatividad, totalidad e historicidad. Creatividad porque creamos objetos y significados vivientes unívocos. Totalidad pues existen un conjunto de significados y prácticas de lo latinoamericano y caribeño. Historicidad, pues, hay una secuencia, un proceso, una memoria.
Nos plantea Simón Rodríguez un grito por la supervivencia. No hay cultura sino hay supervivencia, frente a las amenazas hegemónicas, imperialistas, debe haber resistencia, defensa y protección. Una cultura que no pretende ser hegemónica acepta la coexistencia, hay negociación entre iguales respetando las diferencias. Y una cultura no hegemónica practica la convivencia, con ello se relacionan los valores compartidos, los valores comunes que refuerzan la identidad.

HABLAR DE LA COSA PUBLICA

Señala Simón Rodríguez: “En la Sociedad Republicana
No es permitido decir
No me toca hablar de la cosa pública
Ni preguntar a otro…” ( pag.69. ibídem)

Sabemos que las grandes decisiones de la época colonial y luego de la independencia, a pesar que la mayoría de la población participó en la gesta independentista, la realizaban, los sectores de los blancos criollos, y algunos de los que participaron en la gesta independentista, que luego se dedicaron a ejercer el poder excluyente. Para participar en la vida pública se requería poseer determinada cantidad de dinero. Esto limitó la posibilidad del ejercicio político, para ser electo diputado, concejal, u ocupar determinados cargos públicos. Plantea Simón Rodríguez, que todo republicano debe opinar sobre la cosa pública, es decir, participar, no esperar que otro le informe o le diga. En Latinoamérica y el Caribe se está construyendo un nuevo modelo de democracia, la participativa, donde las grandes mayorías de la población viven con intensidad y constantemente el debate público y la toma de decisiones. Hoy la conformación de los consejos comunales, es el ejercicio político más novedoso e importante que se esté desarrollando en un país. Son las comunidades organizadas, construyendo sus propios proyectos, resolviendo sus necesidades. La participación en los asuntos políticos, económicos. Culturales, educativos, de salud, forman a un individuo corresponsable, coautor de su propia historia.

HACER NEGOCIO CON LA EDUCACION

También señalaba Rodríguez: “ Hacer negocio con la educación
Es…..
diga el lector todo lo malo que pueda
todavía le quedará mucho por decir.”

Es indudable que en la realidad Venezolana, son muchos los que han hecho negocios con la educación, pero más grave, es que se limitaban la educación para determinados sectores llamados intelectuales, dejando a las mayorías en la plena ignorancia, excluidos de toda formación, además de pretender privatizar la educación, colocándola como una mercancía, de donde se pueden obtener ganancias.

Fortalecer este cuestionamiento de Simón Rodríguez, el negocio con la educación, cobra hoy plena vigencia, no sólo en la realidad venezolana, sino mundial. Se corre el riesgo, de acuerdo a concepciones excluyentes, en dejar las áreas técnicas para las mayorías, los países periféricos, mientras el conocimiento científico, la investigación y los grandes descubrimientos, quedan para el dominio de la élite imperialista mundial. Reafirma su idea cuando dice Rodríguez:
“Los conocimientos son PROPIEDAD PUBLICA
puede renunciarla una generación (sic)
pero no privar de ella a las siguientes
no lea; pero no oculte ni destruya (pag. 92).

El conocimiento es propiedad pública, no propiedad privada, esto es fundamental reivindicarlo, como pensamiento libertador, emancipador, frente a quienes pretenden a través de los derechos de autor, derechos de propiedad intelectual, limitar la difusión de las ideas, ciencias, conocimientos que sirven a la humanidad, para convertir al conocimiento en mercancía, en negocio. Los descubrimientos científicos, en medicamentos, tecnología médica, deben ser declarados conocimientos libres, públicos y dentro de los derechos humanos, no sujetos al comercio, al libre mercado, deben ser conocimientos de la humanidad y para la humanidad. Hoy se pretende que un poema, sea una mercancía. La difusión de un ejercicio para la salud es comerciable, y posee derecho de autor, propiedad intelectual. La educación es vista por el sector neoliberal como una mercancía. Por su puesto, con esto se pretende excluir a la mayoría de la población del conocimiento, la cultura. Sólo las elites podrían educarse, acceder al conocimiento, ser “cultos”. Las políticas públicas de los gobiernos progresistas, bolivarianos, humanistas y socialistas, de acceso a la educación, la cultura, la salud, rompen este esquema privatizador del conocimiento. Elevar la calidad de vida de la población, requiere como necesidad central el acceso a la educación, la cultura y el conocimiento científico y técnico, sin cortapisas. Debemos formar, al intelectual orgánico ( Gramsci), comprometido, consustanciado con la realidad de la comunidad, de la comuna, de la nación, de la región latinoamericana y caribeña, con los oprimidos del mundo, con el trabajador y obrero explotado. Formar una nueva ciudadanía y un nuevo republicano.
Las doctrinas políticas, religiosas, filosóficas, científicas, deben estar desde su teoría, fundamentos y praxis, altamente comprometidas con la liberación y emancipación de los pueblos.
Y señala Simón Rodríguez: “ Servirse del nombre de Dios, para respaldar injusticias
Es BLASFEMIA
“…Si los pobres no tienen derecho al Saber,
Si se les enseña…i que,
Quien los enseña i cómo”, (pag.115, ibídem)
“…entre los que vemos con desdén, hai
muchísimos que serían mejores que nosotros,
si hubieran tenido escuela” (pag.116, ibídem).
Por ello es que, en los colegios fundados por Simón Rodríguez aceptaba, indígenas, muchachos pobres y esto escandalizaba a los godos de las ciudades de aquella época y a los actuales.


EDUCACION POPULAR
Dice Simón Rodríguez: “ El objeto del autor, tratando de las Sociedades
Americanas, es la
EDUCACIÓN POPULAR
y por
POPULAR……entiende…..JENERAL”. (PAG.41,ibidem)
Era necesario según Rodríguez, brindar la educación general, a todos por igual y afirmaba que: “Sólo con la esperanza de conseguir que se piense en la EDUCACION DEL PUEBLO, se puede abogar por la INSTRUCCIÓN JENERAL…” y luego afirma: “…los discípulos no se han de distinguir por lo que pagan, ni por lo que sus padres valen…”(pag.46,ibiden) “…los gobiernos deben proporcionar JENERALMENTE los medios de adquirirlos ---y pensar mucho en los modos de dar esos medios”.(pag.47).

Hoy las políticas de los gobiernos han de pensar en cómo garantizar el acceso a la educación, al conocimiento. Las directrices emanadas del mal llamado CONSENSO DE WASHINGTON, ordenaban a los países, (sólo enumeramos las 2 primeras):
“1.- Eliminación del déficit fiscal mediante la reducción del gasto público, que apunta a la reducción del presupuesto destinado a salud,">educación,, seguridad social…” (Negritas nuestras)
2.- Reducción del gasto público hacia aquellos sectores más rentables de la economía. (Vega Cantori, 158-2008)
En este “Falso Consenso” señala Vega cantori “…impuesto por los Estados Unidos, aparecen claras las pautas de sometimiento de las economías nacionales a los intereses del imperialismo…” Y más grave es que se pretende con estas políticas disminuir el gasto público en educación, es decir, dejar a millones de seres humanos sin conocimiento, educación y cultura, amén de la salud y seguridad social, en manos de los mercaderes de la vida.
Y es avanzado a su época Simón Rodríguez cuando afirma:
“Si los americanos quieren que la revolución política, que el peso de las
cosas ha hecho y que las circunstancias han protegido, les traiga bienes
hagan una revolución económica, y empiécenla por los campos; de ellos
pasará a los talleres y diariamente notarán mejoras que nunca conseguirán
empezando por las ciudades….
Los que quieren seguir con los privilegios están enfermando a la república
y más adelante dice “La enfermedad del siglo es una sed insaciable de
riquezas”
Es esto lo que se está iniciando en Venezuela y los paises latinoameicanos y caribeños, una revolución económica, política, cultural, educativa, en donde se eliminen los privilegios que unos pocos han ostentado y aún ostentan groseramente.

La concepción de la educación popular, general, para todos con igualdad de oportunidades, es lo que garantizará en el futuro inmediato la emancipación y el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros pueblos. Hacia estas políticas públicas apunta el pensamiento Bolivariano, Robinsoniano y de los libertadores de NUESTRA AMERICA. Simón Rodríguez ha sido el primero en plantear una teoría educativa, para los habitantes sur americanos y caribeños. Podemos caracterizarlo como antiimperialista, trato el problema de las clases sociales, entendió a la escuela como aparato para la transformación, analizó la inclusión social, desarrollo un método de enseñanza en contacto con la naturaleza y con la comunidad, entendió la educación como acción y reflexión permanente, en definitiva fue un pedagogo revolucionario, para su tiempo y vigente en su esencia.

Por supuesto todo este pensamiento de Simón Rodriguez fue ampliado, por su alumno predilecto, SIMON BOLIVAR, quien desarrolló, con gran acierto un pensamiento superior al de su época. El amor de Simón Bolivar, por Simon Rodriguez, se manifestó extraordinariamente, en cartas y actos de afecto supremo hacia el maestro.




(1) Podemos extrapolar, esta situación a la época actual, cuando resulta normal cultural, jurídica, política y económicamente que se explote al trabajador, nadie se horroriza hoy de que un trabajador sea explotado, hombres, mujeres o niños, las instituciones responden con mucha debilidad. Solo observemos a un obrero en la construcción de un edificio, trabajando de 7 a.m a 4, 5 o 6 p.m, en una jornada extenuante, ese obrero sólo es importante para la producción de plusvalía, nunca el salario podrá permitir la recuperación de sus fuerzas y energías perdidas en la labor, la empresa sólo le paga el salario, para comer, no se preocupa de elevar su formación, educación, condición de vida de él y de su familia, decir esto es subversivo para el sector privado, es insólito para el patrono, pero en muchos casos para el mismo trabajador, producto de la alienación.. Se presentan procedimientos engorrosos, leguleyezcos, con retardos procedimentales, para lograr que se le cancelen las prestaciones sociales a un trabajador, en donde la empresa comienza negando la relación laboral. Los recursos de la seguridad social, es desviada por las mismas empresas y no llegan a las instituciones, aunque al trabajador se le descuenta de su salario o sueldo, la parte que le corresponde aportar. Avanzar en un proceso educativo, cultural, jurídico-político y económico que rompa el sistema de explotación del trabajador, del obrero equivale hoy a la lucha librada por los próceres, los independentistas latinoamericanos y caribeños, y los educadores con visión progresista de la época colonial.



BIBLIOGRAFIA
1.- Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Biografía de Simón Rodríguez.Caracas. 2005.
2.-Francisco de Miranda: Carmen Bohórquez Moran. Editorial. El perro y la rana. 2006.
3.- Simón Rodríguez: O Inventamos o erramos. Monte Ávila editores. 2004
4.- Fernando Baez: El saqueo cultural de América Latina. Editorial Melvin. Debate.2008.
5.-. Enrique Dussel: “Las metáforas teológicas de Marx”. Editorial Verbo Divino. Navarra. 1993.
6.- Antonio Gramsci: Antología. Siglo XXI Editores. 1978
7.- Renan Vega Cantori: Un mundo incierto, un mundo para aprender y enseñar. Fundación editorial: el perro y la rana. 2008.
8.- Diccionario enciclopédico de las letras de América Latina. Biblioteca Ayacucho.
Monte Ávila Editores.1995.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 61987 veces.


US N