Plan revolucionario de lectura

Con el ánimo de estimular la lectura cuyo contenido enriquezca el entendimiento de la condición humana, el conocimiento de la historia y la realidad social, el gobierno Bolivariano de Venezuela puso en ejecución una nueva iniciativa: el Plan Revolucionario de Lectura.

Pero, como siempre, sectores interesados esgrimen los mismos argumentos para oponerse a esta nueva iniciativa.

Después que la Unesco declarara en 2005 a nuestro país libre de analfabetismo, ahora el presidente Hugo Chávez impulsa esta nueva batalla en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia (19 de abril de 1810-19 de abril de 2010). Su objetivo es elevar el nivel de lectura de las venezolanas y venezolanos por medio del fortalecimiento de la identidad y el sentido de pertenencia; el desarrollo de una lectura crítica de la realidad; la reafirmación de los valores conducentes a la consolidación del hombre y la mujer nuevos como base para la construcción de la patria socialista; y la apertura al disfrute y al goce estético, incorporando la lectura como fuente de placer.

El estímulo al pensamiento crítico está presente en este plan, de tal manera que entre las once estrategias metodológicas de esta iniciativa hay algunas dedicadas especialmente al desmontaje del imaginario que el capitalismo instaló y sigue instalando en nuestras propias lecturas desde la infancia.

Con este plan no se trata sólo de estimular la lectura, sino también se busca desmontar cada uno de los anclajes que han sido alimentados por años por medio de la mercantilización de los mensajes a través de la televisión, radio, medios impresos, escuela y libros. Se trata de superar esa visión del capitalismo neoliberal que pretende hacernos creer que la felicidad está en el poseer y no en el ser.

Para cumplir con esta tarea, el Plan cuenta con una metodología para la recontextualización histórica, para que las ciudadanas y ciudadanos comiencen a valorar la historia e identidad.

El Plan Revolucionario de Lectura comienza con 100 títulos que forman parte de la Biblioteca Popular Comunitaria y con la participación de 1 mil 90 promotores y formadores en todo el país. En la primera fase, entre los ámbitos de acción están los cada vez más fuertes Consejos Comunales, las empresas de producción socialista, bibliotecas públicas, bibliotecas del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista y las aldeas universitarias, en donde se desarrollará la lectura presentada, sugerida, guiada y supervisada.

Para comenzar, se ha diseñado como sistema la implementación de las Escuadras Revolucionarias de Lectura que serán las unidades básicas de organización comunitaria y funcionarán como grupos de lectura. Cada Escuadra Revolucionaria definirá el eje o escuadra temática de las lecturas a socializar.

La idea del Plan Revolucionario de Lectura radica en la participación y la utilización correcta de las 25 mil bibliotecas que serán distribuidas en todo el país, cuyo contenido de libros nacionales y universales para adultos tendrá un acompañamiento real y sistemático.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, lanza el Plan Revolucionario de Lectura diciendo: "leer, leer, leer y leer, consigna de todos los días. Lectura para la conciencia. Tenemos que inyectarle a la contrarrevolución todos los días una dosis de liberación a través de la cultura", y sostiene que el objetivo principal es la democratización del libro y la lectura bajo un acto colectivo orientado a fomentar el socialismo.

(*) Dr.
Embajador de Venezuela en Uruguay

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5965 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a80036.htmlCUS