Situación económica actual en Venezuela

Venezuela es un país con un escaso desarrollo industrial, en comparación con varios de nuestros países vecinos. Esto es debido al tradicional modelo económico rentista petrolero, que se estableció hace muchos años atrás, donde los ingresos estatales casi exclusivamente provenían de la venta del petróleo y la mayoría de las necesidades internas eran cubiertas a través de la importación.

     El anterior modelo económico heredado, es caldo de cultivo de prácticas viciadas como la especulación y devaluación monetaria, que conllevan escasez, desabastecimiento, inflación galopante, dependencia económica exterior excesiva y pérdida de poder adquisitivo en la población.

     Actualmente en Venezuela, se están dando pasos importantes, en el largo pero apasionante camino de la obtención de materias primas, con el posterior procesamiento de las mismas y crecimiento del tejido industrial. Ejemplo de lo anterior es: el incremento progresivo año tras año de la producción alimentaria nacional, establecimiento de fábricas procesadoras de alimentos, fábricas de automóviles, tractores, computadoras, teléfonos celulares, madera sintética, etc. en varios estados del país. Todo lo anterior contribuye a abastecer en parte la creciente demanda interna, derivada del aumento del poder adquisitivo de la mayoría de la población venezolana.

 En una economía globalizada en la que vivimos actualmente, el coste de las materias primas y de los productos elaborados, es semejante en los diversos países que conforman nuestro planeta Tierra. Ejemplo de ello, es el coste a la (conversión en euros o dólares), de determinados alimentos, electrodomésticos o servicios que en muchas ocasiones es superior en los países latinoamericanos (cuya población en general tiene menores ingresos, menores salaríos mínimos y medios), a los de los países de la Europa Occidental, (cuya población en general tiene mayores ingresos, mayores salarios mínimos y medios).

     El hecho de que los ciudadanos venezolanos en su globalidad, dispongan de unos mayores ingresos (a la conversión en euros o dólares) en comparación con el resto de sus vecinos latinoamericanos (que disponen de menores salarios mínimos y medios), le permite a la población venezolana acceder con más facilidad a productos elaborados y no elaborados que se cotizan a nivel internacional.

     Lo anterior se debe en gran manera a las medidas gubernamentales tomadas en los últimos años, donde se incrementan anualmente entre un 20% y un 30% salarios y pensiones (a conversión en euros y dólares), sin realizar devaluaciones monetarias, eso ha llevado al incremento del poder adquisitivo de los venezolanos en su mayoría.

     El principal reto a vencer en materia económica es derrotar las tasas de inflación elevadas, que se han presentado en nuestro país en los últimos años, resultado de una elevada demanda de productos por parte de la población (que dispone actualmente de mayores ingresos económicos que hace años) la cual no llega a ser cubierta por la escasa oferta de productos nacionales, recurriendo a la importación. Todo lo anterior agravado por los vicios especulativos comerciales heredados del viejo sistema rentista petrolero venezolano.

     Por lo anterior es un objetivo prioritario abastecer la creciente demanda interna de productos y servicios de la población venezolana, mediante la sustitución progresiva de las importaciones, por productos nacionales. Con lo cual venceremos el problema de la inflación y además crecerá aún más la economía venezolana, con generación de gran cantidad de puestos de trabajo.

     Podemos observar medidas gubernamentales que son muy positivas y alentadoras, como son el buscar la transferencia tecnológica de otros países hacia Venezuela, para lograr en un futuro que podamos sustituir gran cantidad de productos, que actualmente se importan, por productos hechos en nuestro país, y posteriormente podamos exportar hacia otros países y mercados.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 103784 veces.

Comparte en las redes sociales