La mujer venezolana, sus luchas, logros y perspectivas

El Día Internacional de la Mujer no es comparable a cualquier otra, de las tantas fechas que se celebran en el año, sólo el 1º de Mayo, Día del trabajador, está a la altura de éste por el recordatorio de reivindicaciones que también conlleva.

En el día de la mujer no celebramos a la mujer en si misma, sino su lucha por sus derechos, recordamos las fechas históricas en donde ofrendaron sus vidas por conseguirlos, reivindicamos los esfuerzos que realizan día a día por alcanzar derechos políticos, civiles, económicos, sociales, culturales, etc., como también su lucha contra la discriminación por motivos de sexo, todo ello más allá de sus diferencias culturales, étnicas y lingüísticas.

El primer Día Internacional de la Mujer fue celebrado el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza para conmemorar un levantamiento que ocurrió en Prusia que demandaba el derecho al voto, igualdad de oportunidades para ejercer cargos públicos y el derecho al trabajo. La alemana Clara Zetkin, integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección, ya había instaurado en 1910 el Día Internacional de la Mujer durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas en Dinamarca. Posiblemente la fecha del 8 de Marzo tenga que ver con una huelga en una fábrica textil de Nueva York en 1857, donde habrían muerto quemadas las obreras que la realizaban.

El Día Internacional de la Mujer se celebra en Venezuela desde el 8 de marzo de 1944, desde entonces la mujer venezolana intensifica la lucha por sus derechos esenciales.

Las mujeres en Venezuela han tenido que luchar a lo largo de su vida por derribar diferencias que, por motivos de sexo, la sociedad utilizó para relegarlas al hogar dejándole al hombre el protagonismo en lo político y social. Aún cuando durante el proceso revolucionario esta exclusión ha disminuido, la costumbre ha hecho más difícil su total erradicación. Sin embargo la elevación de la conciencia política e ideológica de la mujer en esta década unida a la discriminación positiva que hace el gobierno bolivariano, permite presumir que aquella irá desapareciendo en los años por venir.

Hay que resaltar que la mujer venezolana ha asumido un papel más relevante, si se quiere, que el hombre en el proceso bolivariano, nunca antes la mujer venezolana había tenido tanta participación en la vida pública teniendo un lugar preponderante en todos los programas del gobierno. El apoyo de la mujer a la revolución con respecto al hombre es mayor y su participación, sin necesidad de acudir a las matemáticas, es abrumadora en todas las Misiones, sin hablar de su mayor presencia y fervor en los actos de masas.

Cada día la mujer venezolana se supera así misma estudiando en todos los niveles académicos con miras a cumplir un papel preponderante en el devenir de su país. Su capacidad y abnegación le permite participar como nunca antes, honrando el precepto constitucional que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, en todas las manifestaciones del poder popular como las instituciones del estado donde las mujeres copan los poderes públicos tales como el Poder Legislativo, Electoral y Judicial, así como también la Defensoría del Pueblo y La Fiscalía General de la República. Los Consejos Comunales, las Misiones y el propio gobierno, son ejemplo donde su presencia es también determinante.

Cabe destacar que gracias a los programas del gobierno diseñados a través del Banco de la Mujer, Vuelvan Caras, Madres del Barrio, etc., las mujeres de los sectores populares que encontraban dificultades para trabajar, pues tienen bajo su responsabilidad no sólo el hogar sino también el cuidado de sus hijos, han podido desarrollar pequeñas empresas sin descuidar la atención de ellos integrándose al desarrollo productivo del país.

Se viene avanzando también en la protección de las mujeres para casos de violencia doméstica, tanto física como sexual, acoso sexual etc. La ley permite recibir denuncias y aplicar mecanismos de protección sin esperar la actuación de un fiscal ni de un juez. Quedaría pendiente una despenalización del aborto para completar el cuadro proteccionista de sus derechos. Al respecto escribí un artículo en Aporrea(http://www.aporrea.org/actualidad/a60610.html).

No cabe duda que las mujeres venezolanas han avanzado en la lucha por sus derechos, conquistando espacios que siempre le habían sido vedados. Su participación es cada día mayor en los planes estratégicos del país y a ellos se avocan con alegría, dedicación y fe en el futuro sabiendo que tienen el apoyo, no sólo del gobierno revolucionario, sino también de la mayoría de los venezolanos que entienden el papel que juegan, junto a ellos, en la lucha por una Venezuela socialista y solidaria.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 15923 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a73861.htmlCUS