La revolución en Margarita

Desde hace bastante tiempo vengo sosteniendo en reuniones familiares y de amigos que la Revolución Bolivariana comenzará a establecerse en Margarita un buen rato después que ésta esté plenamente consolidada en tierra firme, si dios quiere, convicción que se reafirma con cada proceso electoral. Llegar a esta conclusión tampoco es una cosa del otro mundo, puesto que en los 10 años transcurridos es muy poco lo que hemos visto aquí que dé cuenta de cambios y transformaciones progresistas, cuestión que parece no preocuparle mucho a quienes dicen ser representantes del chavismo en Margarita por estar ellas y ellos muy ocupados en darle curso a la intriga, el chismorreo, la envida y otras menudencias que copan plenamente su tiempo.

La revolución bolivariana en su estado incipiente, comenzó con buen pie en Nueva Esparta. Aprobamos la Constituyente, ganamos todos los cargos de representación para la misma, aprobamos la Constitución y confirmamos al Comandante Chávez en la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela para su primer periodo de seis años. En ese mismo año 2000, elegimos también al primer gobernador de la revolución, el doctor Alexis Navarro. Pero ya parecía mucho pedir en este estado dominado siempre por adecos, urredistas y copeyanos, de quienes el doctor Navarro resultó ser una mala copia y cuatro años después, los neoespartanos votaron una vez más por el propio y original, no otro que Morel Rodríguez Ávila. Y allí está en la gobernación, tranquilo y listo para postularse nuevamente en el 2012 gracias a la Enmienda que acabamos de aprobar nacionalmente pero que perdimos en esta región insular.

Por lo visto, la IV República es una fatalidad con la cual debe cargar el pueblo neoespartano porque si nos ponemos a ver, nuestros primeros éxitos de la revolución no fueron más que una breve ilusión que nos duró hasta que el proceso tuvo que regionalizarse y entonces, volvimos a coger mínimo pero tal vez con más furia puesto que las rencillas, enfrentamientos y divisiones internas que surgieron durante la gestión del doctor Navarro, se consolidaron y las tenemos hoy vivitas y coleando con consecuencias deplorables, como es lo que ocurre con la emisora radial privada FM Noticias 97.3.

Desde su fundación a finales del año 2002, esta emisora informativa destinó su programación a darle apoyo a la revolución bolivariana con distintos espacios de opinión libre en los cuales sus conductores analizaban las noticias del día y abrían los micrófonos para la participación popular, como lo hacían diariamente Walter Castro Salerno y Ramón Roquett, o el programa Juego de Palabras en el que Augusto Hernández todos los mediodías expresaba su opinión sobre diversos tópicos de interés nacional. Solo por mencionar los programas más emblemáticos de la emisora. En una región donde todos los medios privados de comunicación están llenos de escualidísmo en su más sectaria expresión, aquí nos las ingeniamos para hacer ver a dicha emisora como antichavista con un acoso digno de Globoterror, hasta que sus dueños optaron por cortar todos los programas de opinión y cambiar radicalmente la programación. Algún trasfondo debe haber en todo esto pero sobre lo que no hay duda es que quienes apoyamos al presidente Chávez y su gestión de gobierno perdimos un medio informativo lo cual le hace un flaco favor a la revolución.

No se que andará en la mente de las y los más connotados representantes del psuv en Margarita pero con revolucionarios así, para qué necesitamos contrarrevolucionarios.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1154 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a73425.htmlCUS