La voz del pueblo hablo en venezuela

Sólo esperaba que se hicieran los análisis, los golpes de pecho, los sangramientos por las heridas, y todo lo que puede decir de unas elecciones como las pasadas para hacer unas breves reflexiones sobre este acto histórico. Queda entonces a la calma y a la meditación moldear el detonante para una nueva historia, un nuevo período, nuevos retos.

Es hora que América Latina comprenda que la propuesta de la Revolución Bolivariana no se sustenta en un acto emocional, trazado por las pasiones de un momento, de un gobierno o de un heroísmo protagónico circunstancial, sino a un profundo cambio de estructuras sociales a todos los niveles que este pueblo exige.

Ni siquiera se trata de la razón carismática de un líder como Hugo Chávez, que tiene todos los méritos para llevar adelante este proceso, sino de todo un nuevo modo de vida en el que la socialización de todos los sistemas de producción se ponen a la orden de la grandes mayorías para suplir necesidades y arribar a una estadio social superior, que el Comandante Presidente ha retomado la bandera y las palabras que en su momento expreso Simón Bolívar para identificar el objetivo “la mayor suma de felicidad posible” para este pueblo latinoamericano.

De manera que el triunfo de la Revolución Bolivariana en este proceso electoral no se corresponde con enormes gastos en publicidad, del mensaje sensiblero, o la emoción, la misma derecha que hace uso de la desorientación para vender sus productos electorales fue sorprendida cuando el pueblo voto masivamente y decidió los resultados vistos. Se trata del reconocimiento de una gestión de alto nivel, de los hechos y las respuestas a las demandas satisfechas de toda la población venezolana sin discriminación, incluyendo por supuesto a la clase media, incluso a aquellos que no votaron rojo y que sin embargo se ven servidos por una serie de acciones favorables en el ámbito social, económico, político y cultural, de la vivienda, reivindicaciones laborales, las finanzas, la bonanza comercial etc.

Ahora decir que no ha habido bonanza social y económica en estos años, es colocarse unas gringolas globovizadas y aceptar la mentira como un hecho como lo hacen alunas emprsas de comunicación privadas. Estamos entonces ante un fenómeno que merece ser analizado con calma y con sumo cuidado porque hubo resultados especialmente negativos para la derecha, y también hubo sorpresas dentro de la revolución bolivariana.

Podríamos especular en el segundo de los casos que la gente ya sabe la significación de lo que es el socialismo, lo siente, lo experimenta, pero cuando la oferta electoral no comulga con los resultados y los hechos de una gestión supuestamente socialista, este pueblo no perdona, es difícil entenderlo a veces, uno se pregunta ¿cuáles son los parámetros que el pueblo tiene para seleccionar a casi todos los alcaldes chavista de un estado y no elige a un gobernador chapista del mismo estado?. ¿Qué vieron y sintieron ellos para expresarse de tal manera? No hay dudas que fue una respuesta a la gestión tanto en Miranda, Carabobo, Táchira y Caracas.

No obstante el revés parcial en esas cuatro regiones, la gran victoria obtenida por el Chavismo en el escenario político nacional nos deja claro el mensaje, el pueblo ha madurado y quiere cambios sustanciales. Esta vez el compromiso se asume con responsabilidad y en cabal conciencia del significado de lo que es el socialismo y no una simple palabra para arengar tratando de copiar los llamados del Presidente Chávez. No se trata de copias, se trata de hechos y realidades, se trata de socializar los medios, se trata de darle poder efectivo a las clases populares y que ellos asuman a través de los mecanismos competentes las soluciones a sus necesidades con el apoyo del estado revolucionario.

La consecuencia y persistencia del Presidente Chávez en los objetivos políticos que desde hace mucho tiempo propuso, tiene una significación importante, pero esa cualidad por si sola no daría resultados sino hay un acompañamiento social masivo como lo demostró el pueblo venezolano y lo seguirá demostrando con los dirigentes regionales y locales del PSUV, pero que nadie se llame a equivocación con el pueblo porque ya este proceso de conciencia socialista no la detienen ni los paramilitares acompañados por agentes del terror norteamericano, que con seguridad arreciarán sus ataques con las puertas abiertas en dos estado fronterizos con Colombia: Táchira y Zulia, en el objetivo de generar descontento y zozobra social.

Ahora el reto es quizás más sencillo que el que acaba de concluir, se trata de una nueva conquista que el pueblo venezolano tiene delante y que derivará en la reelección del Presidente Chávez y en las nuevas formas políticas orgánicas que el país requiere para seguir desarrollando su potencialidad socioeconómica. Para allá vamos con todo.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2903 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Aldemaro Barrios Romero


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a68105.htmlCUS