Que debenos hacer ahora

Dirigido a los batallones

Quienes tuvimos la suerte de patrullar en los colectivos que nos tocó durante la campaña electoral del PSUV, debemos reconocer, en algunos casos, que a pesar de estar toda una vida en el trabajo social, descubrimos situaciones que se nos habían pasado por alto o, que las circunstancias no nos lo habían presentado en todo su drama. Descubrimos cosas que se presentan en nuestro entorno, pero que por parecer no tan fuertes, veíamos como situaciones sencillas.

Particularmente hubo casos que a primera vista no revestían (en apariencia) gravedad. Pero cuando confronté con los afectados, pude sentir que estaba en un error garrafal. A veces uno tiende a calificar las situaciones ajenas con la simpleza que la apariencia refleja como primera impresión. Mas al establecer el contacto con esas personas o familias, se pudo ver que la gravedad del asunto va más allá de nuestra percepción inicial y que existen conflictos humanos en nuestros rededores que requieren de urgente atención vecinal y gubernamental. Es mas, se presentaron dos casos en los cuales la moral y la responsabilidad me impidieron hablar de voto. Tuve que dirigir toda la atención al problema y no parecer un falso, hablando de elección en ese momento ( la situación no era para eso, hubiese sonado a hipocresía)

Pasadas las elecciones, los batallones estamos obligados a atacar esos problemas y contactar con los organismos e instituciones que contribuyan a la solución de los mismos, sin necesidad que se nos solicite la ayuda. Solo un caso voy a exponer como ejemplo:

Una familia compuesta por la madre, el padre y tres niños, con la madre de la madre de los niños ( abuela), enferma de alzhéimer. La abuela le absorbe casi la totalidad del tiempo a la madre de los niños, una jornada diaria agotadora e interminable. Me contó la señora que no le queda tiempo para Élla y para los niños, no existe fin de semana, días feriados o descanso, por lo que vi, eso es cierto. Ahora una vez pasado lo de la elección, considero que es UNA OBLIGACION MORAL, ETICA Y MILITANTE, re contactar a esas familias con esos dramas, ayudarlos a obtener la ayuda por parte del estado y los organismos competentes, para aliviarles las cargas. El socialismo empieza por sentir el dolor ajeno y colaborar en su disipación. Si de algo fue útil el patrullaje y contacto con las personas que se nos asigno al boleo, es para entender que el contacto humano con los semejantes es asunto de conocimiento socio - colectivo de nuestro entorno, entender que tenemos en nuestras manos alguna forma de ayudar al semejante en desgracia.

Ese contacto no debe acabar con el proceso de elección. Por el contrario, se debe mantener mas allá de una circunstancia política y convertirse en un método de resolución de problemas en colectivo y de apoyo social. Esa es la mejor manera de convertir una organización política al servicio de las comunidades, rompiendo los esquemas de servirse, el partido, de la comunidad; para convertirse en servidor de la comunidad a través del partido y su militancia. (Asunto de humanismo e integración social). Los batallones del PSUV, se deben convertir en el ojo contralor y procurador del bienestar social-comunitario. De esa forma, “el cuanto tienes, el cuanto vales, del capitalismo explotador”, de diluirá en el “como puedo servirte”. Ahora es cuando hay trabajo para los batallones del PSUV, es una forma de fortalecerse y de permanecer más allá de la estructura netamente partidista tradicional; en una organización con fines políticos, económicos y sociales, con poder desde la base y con carácter decisorio. No permitamos que pase lo que pasó con loa U.B.E.S, que fueron reventadas por los politiqueros hambrientos de liderazgos mezquinos y personalistas.

 



[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas