¡¡¡A ganar las elecciones y prepararse para el debate!!!

 La presente contienda electoral tiene una gran importancia para los propósitos de profundización del proceso de transformación revolucionaria de la sociedad venezolana. Desde ese ángulo no es una simple elección. En ella está planteada un desiderátum. Si sus resultados favorecen a los sectores de la oposición, estos para el próximo año intentarán, con mayores bríos, insistir en sus planes desestabilizadores y golpistas. Las enseñanzas de la historia son muy claras en ese sentido, ninguna clase o fracciones de clases dominantes ceden el poder pacíficamente, sin intentar mantenerlo por la vía de la violencia, claro está para ello requieren acumular una fuerza que le permita movilizar y ganar para sus posiciones a una porción significativa de la sociedad en su conjunto. Tengamos presentes las lecciones de los sucesos de abril de 2002, en el período precedente estuvieron acumulando fuerzas hasta que decidieron lanzar la intentona golpista cuando consideraron que ya tenían la fuerza y creadas las condiciones apropiadas para asaltar y rescatar el poder que durante siglos venían detentando. 

      Pero, así mismo, si los sectores bolivarianos alcanzamos una victoria aplastante, estaremos en condiciones de avanzar y profundizar el proceso revolucionario que venimos impulsando desde hace 10 años. Se habrán superado las adversidades que generó la derrota en el referéndum de diciembre pasado y creado las condiciones para impulsar la reforma constitucional que establezca la reelección del comandante Chávez, líder indiscutible del proceso, para los próximos períodos constitucionales. La virtud y, al mismo tiempo, las limitaciones de la revolución venezolana es que se ha venido desarrollando en el estricto marco constitucional, que si bien es un escenario, históricamente, montado por la burguesía ha permitido avanzar, a pesar de los errores y debilidades, en el esfuerzo constructivo de un nuevo país, y, por ende, de una nueva sociedad. En Venezuela estamos innovando en materia de experiencia revolucionaria, nuestro proceso sirve de guía y de inspiración a otros pueblos que también transitan el camino de la revolución en relativa paz y libertad. La geopolítica regional y mundial, una variable que en ningún caso se puede olvidar, ha jugado a nuestro favor ocasionando el mayor desespero a la elite imperial que a pesar de sus intentos no ha podido descarrilar el rumbo estratégico que tenemos trazado.  

      Desde esta perspectiva las presentes elecciones tienen una significación que trasciende, en mucho, las meras expectativas regionales o municipales. Está en juego una visión de la política que la concibe como una relación de fuerzas, que en buena medida estará determinada por los resultados del próximo 23 de noviembre. De allí que los sectores revolucionarios debemos agotar todos los esfuerzos para ganar estas elecciones, derrotando la abstención y alcanzando el triunfo en el máximo posible de gobernaciones y alcaldías. Por ello hay que estimular el voto por los candidatos propuestos por los sectores bolivarianos, en concreto, por el PSUV; aun cuando les tengamos objeciones a algunos de ellos. Hay que colocar las diferencias locales o parciales que pudiéramos tener en un segundo plano y relievar los intereses generales del proyecto revolucionario bolivariano, colocándolos en el primer plano. La propuesta socialista que encarna Chávez es la salida a los grandes problemas estructurales que confronta nuestro pueblo y la humanidad en su conjunto, por ello no hay que vacilar a la hora de tomar decisiones de por quien votar en las próximas elecciones.  

      Evidentemente que en la subyacencia de la coyuntura actual hay un conjunto de problemas teóricos y prácticos que debemos asumir, que no se pueden soslayar. Este es el caso de lo referente a la construcción del Poder Popular, de la relación Estado – Sociedad, del vínculo entre Partido y Movimiento Sociales. Esto son temas que a nuestro juicio ameritan la apertura de un gran debate nacional, que se hace inminente porque están situados en la médula del proceso revolucionario venezolano. Para el Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC) estos son puntos vitales de la agenda que esta planteada pero entendemos que por lo pronto hay que asumir las tareas electorales. Aquí no hay vuelta posible. Estas elecciones hay que ganarlas por encima de cualquier otra consideración y prepararse, por supuesto, para el debate en ciernes.  

Patria, Socialismo o Muerte….  Venceremos!!!            
 

[email protected]   


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1601 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a67327.htmlCUS