¿Dejar el lugar de vanguardia de Nuestra América?

Si el comportamiento que vienen teniendo las comunidades venezolanas en torno a las movilizaciones convocadas por los líderes y candidatos electos por la membresía del PSUV, y en particular por el incansable Comandante Chávez, se manifiesta de la misma forma y con la misma pasión en el comportamiento electoral del domingo 23 de noviembre, la votación bolivariana podría superar la cifra de siete millones alcanzada por el Presidente Chávez en las elecciones presidenciales de diciembre del 2006 y así reconfirmar las posiciones socialistas y las tendencias de Nuestra América que vienen expresándose en Brasil, Bolivia, Nicaragua, Paraguay, Ecuador, Honduras, El Salvador, entre otros. La vanguardia junto al pueblo cubano hay que asumirla como tal y defenderla.

Por ello, hay que prever YA qué hacer en diciembre y en enero pues no debe haber pausa revolucionaria, aún cuando hayan fiestas navideñas.

PRESUPUESTOS GENERALES

Si bien es cierto que no es lo mismo la elección presidencial (primer tipo de proceso) que la elección de alcaldes, concejales o gobernadores (segundo tipo de proceso) a los efectos del entusiasmo y de la participación, tampoco es igual esa elección de los alcaldes, concejales y gobernadores a la elección de unas reformas constitucionales (tercer tipo de proceso). Veamos.

En los tres tipos de elecciones el comportamiento electoral depende de la percepción de los electores y sus intereses, acerca del objeto de elección, y en dicha percepción desempeña un papel fundamental el tipo de vínculo del elector con la maquinaria partidista, la calidad de los mensajes partidistas en los distintos tiempos del proceso, la habilidad y carisma de los portadores de esos mensajes para comunicárselos a lo electores y el impacto sobre los electores del sistema de información y comunicación masiva de que dispone la maquinaria para llegar a ellos.

La gran diferencia entre dos de los tres procesos respecto al tercero es que en el caso de los Alcaldes, Gobernadores, Concejales, Diputados y el caso de Presidente, que tienen como objeto de elección a una persona y por tanto son más parecidos, este objeto es muy palpable, concreto y dinámico frente a cada elector, mientras que el tercer tipo de proceso electoral, el de las Reformas Constitucionales, constituye por naturaleza un objeto intangible, abstracto y estático que para lograr hacerlo tangible, concreto y dinámico ante el elector, se debe disponer de mucho tiempo, muchos recursos y mucha argucia pedagógica.

Convencer a un grupo de electores de votar por un candidato puede ocupar unos pocos minutos y a veces pudiera darse el efecto de lo que se conoce como "amor a primera vista" mientras que para que un elector comprenda la importancia de unas reformas a la Constitución por encima de la propia Constitución antes aprobada resulta una tarea complicada, máxime cuando hay un adversario que usa las más falsas ideas para confundir, precisamente por el carácter intangible, abstracto y estático de una norma legal que además tiene un lenguaje técnico y exacto. Un candidato o una candidata con su sonrisa o con una simple mirada puede revelar su alma o el dictado de su corazón, con la cual se identifica el elector, mientras que una norma es algo que requiere pensar detenidamente sobre conceptos y palabras de mucho rigor técnico, y muchas veces presentadas en redacciones no tan asequibles fácilmente al elector.

LA ESPECIFICIDAD DE LA SITUACIÓN ACTUAL Y LOS ARGUMENTOS

¿Nos hemos percatado suficientemente que en estas elecciones no han prosperado mucho las confusiones que han tratado de crear los adversarios al socialismo sobre los elegidos por los pesuvistas, como si ocurrió con las Reformas? ¿quién no recuerda el las falacias mediáticas de "la carnicería" o de "la quitada de niños" con que la contrarrevolución confundió a diestra y siniestra?.
 
Las respuestas lógicas y reales a ambas preguntas pudieran significar una fuerte evidencia del acierto del método propuesto por el Comandante Chávez y por toda la dirección del PSUV para elegir a sus candidatos democráticamente que es un método consustancial al socialismo. Ahora se trata
de personas y no de normas.
 

El hecho de no prosperar ahora, las confusiones tratadas de crear por los contrarrevolucionarios vinculados al imperio del norte y no encontrar argucias posibles para desacreditar a los candidatos bolivarianos ante los electores, ligado al hecho de que la mayoría de estos candidatos bolivarianos,  por no tener antecedentes de gobierno y no ser muy conocidos en todo el municipio o estado, tuvieron que ser apoyados por el líder de la Revolución y del pueblo, Comandante Chávez, quien goza de una de los más altos índices de aceptación social como mandatario, proporcionan a los candidatos del PSUV alto grado de legitimidad y garantía de un posible buen gobierno, aún cuando conocemos que "fuera del agua todo el mundo nada bien" y de aquí que hagamos algunas propuestas al final de esta reflexión.

Entonces, como el elector viene comprendiendo que los logros sociales, económicos, tecnológicos, deportivos, científicos y culturales alcanzados por el proceso revolucionario, están muy vinculados a la gestión presidencial y estos podrían potenciarse y crecer aún más si el Presidente pudiera disponer de un cuerpo armónico y coherente de Gobernadores y Alcaldes coordinados estrechamente a él, entonces, a los dos hechos anteriores se le suma este razonamiento acerca de las perspectivas reales de mayor bienestar, todo lo cual debe impactar sobre el comportamiento electoral, buscándose así la vía de expresión de una conducta activa, la cual, entre otras cosas, incluye la solidaridad con el Presidente Chávez, aún cuando en algunos casos el elector no esté completamente convencido sobre el éxito de la gestión de algún que otro candidato.

Siendo ciertos todos los hechos anteriores y el razonamiento funcione como se ha descrito, sería ilógico pensar que los electores bolivarianos y patriotas se acostarán la noche del 22, dormirán a piernas sueltas, y se creerán ganadores, y mucho menos lógico sería pensar que se irán a la playa, o al campo, o se queden haciendo tareas, o que se vayan a casa de la familia al interior –como pudo haber ocurrido el 2 de diciembre del 2007- y ahora no vayan a votar por su Comandante. Convencidos estamos que la mayoría no hará semejantes actividades creyendo triunfalmente que "ya se ganó" ni que olvidará que el juego no concluye hasta sacar el "el último out".

No volverá a pasar lo de diciembre del 2007,  aún cuando todavía hay que crear muchos nuevos valores para hacer irreversible totalmente el proceso. Tampoco debe obviarse que todo ello ha sido parte intrínseca de lo sui generis, de eso que es la cultura popular venezolana formada en dos siglos de independencia y de riqueza petrolera, que de una u otra forma impregnará la vía venezolana al socialismo, por lo menos en sus primeros veinte años de revolución social.

Pero también, y para ser justos con los hechos y con el valiente pueblo, para nadie fue inadvertida la tristeza reinante en esa noche del 2 de diciembre y en la madrugada del 3, en las ciudades y en los barrios del país. Tristeza que ninguna de las bullitas y fiestecitas de los contrarrevolucionarios de la burguesía pudo variarla ni neutralizarla. Ese estado de ánimo, entre la tristeza y la nostalgia, en cada ser venezolano ausente el día de las elecciones, permitió el sacudón para comenzar a romper con parte de su pasado, como es esa conducta cultural del bonchecito, la tomadera y la jodedera, y descuidar el cumplimiento de los deberes sociales.

Pudiéramos afirmar que a partir del 2 de diciembre del 2007, cada venezolano abstencionista o no,  comenzó a pensar más en la Patria, más en su líder, más en su porvenir, más en lo logrado, más en la disciplina a alcanzar, más en la necesidad de la unidad, menos en sus intereses personales por encima de los colectivos, menos en sus soñados altos ingresos, y más en cumplir con el Comandante, más en su familia como colectivo.

Todo ello explica el salto de la conciencia política y el auge del PSUV en el 2008, aún cuando existan muchos detalles organizativos e ideológicos que debemos cuidar y pulir, incluso, a partir de diciembre próximo.

LAS TAREAS DE DICIEMBRE Y ENERO

En efecto, pudiéramos considerar que uno de los principales retos es la reanimación o la optimización de los batallones con vistas a trabajar adecuadamente hacia el futuro congreso. Por ello, la Dirección Nacional del PSUV podría convocar, antes de las vacaciones de fin de año, aprovechando el ritmo, los hechos y la emoción alcanzados,  a todos los inscriptos en el PSUV para un día, a una hora específica y en los lugares específicos de cada batallón, pero no sin ideas claras, sino con toda una idea clara de –ante todo- un tipo de batallón de menor tamaño que permita ajustarlos por grupos de afinidades de horarios y por grupos de militantes que por sus características laborales no pueden articularse tan intensamente como los primeros. Es un deber nuestro buscar una solución eficaz para todo el país y crear las condiciones para facilitarles a los militantes la coincidencia para trabajar conjuntamente en el partido, pues la elección del 2009 para diputados será tan importante como esta elección del 2008. Y ya están cerca de nosotros. Una combinación perfecta debería garantizar el trabajo partidista a nivel de centros de trabajo o estudio y al mismo tiempo el trabajo en el territorio, con lo cual el militante pesuvista debe estar doblemente comprometido. ¡Crear es vencer!

La segunda tarea, a partir del 24 de noviembre, incluyendo a todos los niveles de dirección del PSUV, debería ser la de un curso intensivo de Gerencia Socialista en el mes de diciembre o enero, sobre todo, para los cuadros electos como Gobernadores y Alcaldes, de manera que, cuando asuman las responsabilidades, sepan –al menos- el universo de temas relacionados con 1) el diseño de políticas públicas y de estrategias de acción para el marco o espacio geográfico a gobernar, 2) la planeación estratégica y por objetivos, a corto, a mediano y largo plazo, 3) la teoría y práctica de la organización científica del trabajo y de los miembros del equipo directivo (tipos de reuniones y métodos, tipos de colectivos, etc. ), 4) la ejecución o implementación de acciones basadas en procesos de construcción colectiva de decisiones donde el tipo de meta a alcanzar determinará el uso de mecanismos democráticos o de mecanismos científicos para hallar y resolver los problemas, 5) los modelos de control a utilizar incluyendo las comunidades y sus consejos, 6) los sistemas y procesos de evaluación con participación comunal  y 7) las diversas herramientas de dirección para realizar una eficiente y eficaz gestión socialista (análisis de procesos, estudios de casos, uso de matrices para estrategias,etc) donde se debe combinar la participación de las comunidades con todo el arsenal que ha acumulado la humanidad en el desarrollo de las fuerzas productivas, las cuales, cada vez menos deben encontrar obstáculos en las relaciones de producción cada vez más socialistas. Este curso intenso de unos 30 días sólo será un "abrebocas", pues cada alcalde o gobernador debería estar obligado a cursar un Programa de al menos un año en horas nocturnas o intensiva los fines de semana que los capacite socialista y gerencialmente para ejercer el cargo. "Es mejor precaver –dice el viejo dicho- que tener que lamentar" y el PSUV debe estar a la vanguardia en el cuidado y en el apoyo total a sus cuadros elegidos por el pueblo.

Paralelamente, todos los militantes deben comenzar más organizadamente en el PSUV a ocuparse de la sistematización de la formación ideológica y política de militantes y simpatizantes. Debatir en los batallones sobre la situación de la crisis económica del capitalismo o de los adelantos del socialismo y toda la nueva realidad venezolana recogida en los Informes Anuales del Presidente o de los Ministros podrían ser los tres temas para el 2009 y si cada batallón selecciona a sus mejores ponentes hasta podrían organizarse encuentros municipales y estadales entre todos, y los elegidos por los participantes podrían engrosar el viaje a Cuba anunciado y este podría tener un elemento de Moral y Luces en su programación. La praxis daría un salto adelante pues estaría iluminada por la teoría debatida y sometida a crítica entre todos.

Habrá algunos que no desean asumir o mantener la vanguardia colectiva de Nuestra América, pero la mayoría sí lo asumirá y sí la defenderá. Estamos seguros.

¡Seamos todos partes activas de esos posibles diez millones

con el Comandante Chávez!.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1018 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ernesto Wong Maestre


Visite el perfil de Ernesto Wong Maestre para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a67261.htmlCUS