Chávez y el paradigma emergente


Actualmente en el terreno de la gerenciación, se va más allá de la administración total de la calidad, hacia lo que se llama el paradigma emergente. La Administración de Calidad Total es un concepto envolvente que se está transformando en nuevos conceptos y métodos de desarrollo. Algunas personas ya detestan hablar acerca de la Administración de Calidad Total. Por ejemplo, cuando se le preguntó a W. Edwards Deming acerca de la Administración de Calidad Total, siendo un líder reconocido mundialmente como "gurú en calidad", respondió que la Administración de Calidad Total no esta en su vocabulario, ¿Qué, es eso? Preguntó.

El presidente Hugo Rafael Chávez Frías, líder del proceso, ha sugerido que sus ministros-gerentes vayan más allá de la Administración de Calidad Total no porque la definición de esta sea deficiente. Cualquier definición de un concepto envolvente puede ser deficiente en un punto fijo en el tiempo, y es susceptible de ser mejorada en el futuro.

La propuesta de ir más allá de la Administración de Calidad Total es asegurarse de que los administradores van a continuar su aprendizaje sobre los temas, conceptos y métodos que componen el nuevo enfoque. La idea central es que los gerentes (ministros, gobernadores, alcaldes, empleados públicos, etc.) deben pensar y actuar para mejorar los sistemas organizacionales para proporcionar valor superior al consumidor (el pueblo). Esta responsabilidad administrativa (en la Constitución Bolivariana de Venezuela es una co-responsabilidad gobierno-pueblo, de allí lo de democracia participativa y protagónica y no solamente representativa) constituye el meollo del paradigma emergente.

La razón de abandonar el concepto y la práctica de la Administración de Calidad Total, es que los gerentes continuamente la tratan sólo como otro programa que debe ser implementado. Se asignan los facilitadores, se realiza el entrenamiento, se definen las metas, y los gerentes y consumidores esperan resultados rápidos. Implementar otro programa con un acrónimo de tres letras no es la manera de sobrevivir y avanzar en el mundo actual. La realización pacífica y exitosa de una re-evolución requiere transformación profunda y continua. Los Gerentes y administradores tradicionales deben comenzar a pensar en actuar diferente siempre con la mirada de entregar al consumidor un valor superior.

De alguna manera debemos pasar de un paradigma en donde todo está mecánicamente predeterminado, fijo y lineal, a uno mucho más abierto, flexible, holístico y ecológico que exige de todos “una transformación fundamental de nuestros pensamientos, de nuestras percepciones y de nuestros valores. Este pensamiento del paradigma emergente lleva consigo un cambio de la mentalidad y consiguientemente una profunda modificación de la mayoría de las relaciones sociales, así como de las formas de organización.- Un cambio que vaya mucho más allá de las medidas superficiales de reajustes económicos y políticos tomados en consideración por los dirigentes pasados y actuales.

El cambio de paradigma supone un modo nítidamente nuevo de enfocar antiguos problemas. No podemos solucionar los problemas actuales con las soluciones de ayer porque eso estaría indicando nuestra incongruencia y, tal vez, nuestra testarudez y nuestra falta de ética con nosotros mismos y con los demás. Como dice Chávez debemos “inventar”. Necesitamos pasar de una mentalidad mecanicista, gobernada por estructuras hechas y normativas impuestas, a una dimensión de procesos autoorganizados. Tenemos que rediseñar todo el sistema. Inventar todo lo nuevo que podamos y pensar sobre cómo van a ser las nuevas estructuras para que, cuando por fin se desmoronen las antiguas, estar preparados para cuando tengamos que reemplazarlas.

Los cambios que se requieren en la re-evolución son inmensos. Se trata de un cambio a un nuevo estilo de vida. Muchas personas se refieren a este cambio como el cambio de paradigma, un termino que conlleva la idea de transformaciones profundas en el ámbito personal y en el ámbito organizacional. Dentro de una organización, estos cambios pueden ser descritos como cambios culturales. Cambio de paradigma es mucho más amplio que solo el cambio de las organizaciones a una nueva cultura. Cambio de paradigma involucra a todo el campo de la administración. Los Gerentes de la re-evolución no necesitan otro programa, pero sí otro paradigma.

Mientras sobreviene la transformación, la cultura en decadencia se niega a cambiar, aferrándose cada vez más a sus anticuadas ideas; las instituciones sociales dominantes, por su parte, se niegan a ceder el papel protagonista a las nuevas fuerzas culturales. Pero inevitablemente decaerán y se desintegrarán, mientras la nueva cultura continuará ascendiendo, y a la larga asumirá el papel protagonista. Al acercarse el punto crucial, la comprensión de que cambios evolutivos de esta magnitud no pueden evitarse con actividades políticas a corto plazo nos da una mayor esperanza para el futuro.

Para comentarios, observaciones, preguntas y sugerencias, envíe un correo electrónico a Manuel Vásquez: [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 12931 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas