El Banco de Venezuela y el sector financiero venezolano

Para entender la dinámica actual del sistema financiero venezolano es menester revisar algunos aspectos fundamentales de su evolución y estructura. En un sistema económico, el sistema financiero es de vital importancia, permite la intermediación financiera y se constituye en promotor del desarrollo. En consideración a estas funciones, su comportamiento queda definido en el marco de la política económica de cada sociedad, por ello se evidencian diferencias en las características de organización, tamaño, y funcionamiento de las instituciones que lo integran, de acuerdo a la política económica que constituya su marco de referencia. Conviene la introducción para analizar la anunciada adquisición del Banco de Venezuela, por parte del Estado venezolano y sus repercusiones sobre el sistema financiero nacional.

Origen y evolución. El sistema financiero venezolano evolucionó en consonancia a la dinámica de la actividad económica, se inicia como banca comercial para financiar la importante actividad de exportación agrícola de las casas comerciales europeas del siglo IXX, y se diversifica por los efectos de la explotación petrolera y sus requerimientos de financiar el modelo de industrialización para la sustitución de importaciones. La actividad comercial estimulada por el ingreso petrolero impulso el crecimiento de la banca comercial, y los procesos de urbanización, construcción de infraestructura pública, industrialización y diversificación económica, permitieron la aparición gradual de la banca hipotecaria, de inversión, arrendamiento financiero, entidades de ahorro y préstamo, fondos de activos líquidos y fondos mutuales, entre otras. En la década de los años cuarenta del siglo XX, aparecen las instituciones reguladoras del sistema, Banco Central de Venezuela y Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, institucionalizándose la supervisión y reglamentación del funcionamiento de las entidades bancarias.

En este contexto, el sistema financiero venezolano se estructura bajo el concepto de banca especializada, concentrándose en el segmento de banca comercial hasta la década de los noventa. La crisis bancaria de 1994, impacta un sistema financiero vulnerable por su elevada concentración y descapitalización, obligando a la reestructuración del mismo mediante dos elementos novedosos para el sistema financiero venezolano: la banca universal y la inversión extranjera en el sector bancario.

El sistema financiero venezolano en el siglo XXI. La herencia de un sistema financiero adecuado al diseño de la economía de mercado imprime al sistema financiero venezolano su caracterización al entrar al siglo XXI. Pueden señalarse como elementos fundamentales:

  1. Primacía del sector bancario como mecanismo de financiamiento
  2. Concentración en pocas y muy grandes instituciones financieras
  3. Dominio del sector privado sobre el sector financiero
  4. Participación de la inversión extranjera en el sector
  5. Elevados niveles de ganancia

Las consecuencias de esta conformación estructural han sido una limitación al financiamiento de la actividad productiva y la exclusión de la mayoría de la población de los beneficios de la intermediación financiera reflejado en bajos niveles de bancarización.

Por qué comprar el Banco de Venezuela. De acuerdo a los objetivos de política pública del gobierno bolivariano, se requiere construir un sistema financiero público eficiente, capaz de contribuir a proveer del financiamiento oportuno a sectores productivos considerados estratégicos y poseer una infraestructura bancaria que facilite un sistema de pagos acorde con la nueva dimensión del Estado venezolano.

No se está estatizando el sector financiero, ni se pretende la desaparición del sector financiero privado. La compra del Banco de Venezuela por parte del Estado venezolano quiere mostrarse como un atentado a la participación del sector privado en la economía, sin embargo basta con revisar la estructura del sector financiero para demostrar que la adquisición del Banco de Venezuela tendrá muy poca incidencia en la conformación estructural de esta actividad económica.

De 60 instituciones financieras que existen en el país, solo 10 son públicas, 50 pertenecen al sector privado. Esas instituciones tienen una red de oficinas a nivel nacional que suman 3.455 en todo el país, de ellas el sector público solo cuenta con 295, y el Banco de Venezuela contribuirá con 269 oficinas, lo que equivale al 16% del total de oficinas a nivel nacional, por lo que desde el punto de vista de la infraestructura operativa del sistema no hay ninguna amenaza de estatización.

SISTEMA FINANCIERO VENEZOLANO 2008

      BANCA PRIVADA BANCA PUBLICA BANCO

    DE VENEZUELA

    TOTAL SISTEMA BANCARIO
    NUMERO DE INSTITUCIONES
    50

    10

     

    60
    NUMERO DE OFICINAS
    3.160

    295

    269

    3.455

Si se observan algunos indicadores funcionales del sistema puede verse más claro que el sector privado es quien mantiene el dominio de la actividad financiera del país. Hoy sólo cinco instituciones financieras privadas de las 50 que operan en el país, concentran entre el 80% y el 90% de los recursos totales del sistema. Los bancos universales Banesco, Mercantil, Venezuela, Provincial y Occidental de Descuento poseen el 86% de los activos, 85% del pasivo, 89% del patrimonio, 92% de las ganancias, 85% de las captaciones del público y 93% de la cartera de crédito. De ellos el Banco de Venezuela aportaría al sector de banca pública solo el 10% en promedio del negocio bancario, con lo cual el sector financiero público tendría una cuota de participación de aproximadamente un 20% del total del sistema financiero, la quinta parte que dista mucho de ser amenaza de estatización del sector.

SISTEMA FINANCIERO VENEZOLANO 2008

CUOTAS DE MERCADO (%)

        BANCA PRIVADA

      (Estrato grande)

      BANCA PUBLICA
      BANCO

      DE VENEZUELA

      ACTIVO 86 11 10
      PASIVO 85 12 10
      PATRIMONIO 89 8 11
      GANANCIAS 92 4 15
      CAPTACIONES TOTALES
      85

      12

      11
      CARTERA DE CREDITOS
      93

      4

      12


Los importantes avances que han fortalecido las políticas de financiamiento al desarrollo, no solo con manifestación en el tradicional apoyo crediticio a la gran empresa, sino la multiplicación del esfuerzo para alcanzar las nuevas formas de asociación y protagonismo social y económico, misiones, cooperativas, consejos comunales, microempresarios, empresas de producción social, empresas nacionalizadas, requieren extender la cobertura financiera a escala nacional. El rescate del ingreso petrolero permite financiar la adquisición de esa infraestructura necesaria, en la transición hacia el nuevo modelo económico este será un nuevo éxito del gobierno bolivariano.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 60234 veces.