¡Atención Onidex!: Se pierden los votos revolucionarios por irregularidades en la cédula de identidad

Varias veces he escuchado: no puedo votar porque presento irregularidades en la cédula de identidad. Realmente prestaba poca atención a tal situación, porque los errores se producen y creo injusto condenar una institución como la Onidex por algún incidente que creo involuntario, luego del papel que ha desempeñado en la cedulación de los venezolanos en todo el país.

Sin embargo, quiero llamarles su atención porque me preocupa el caso de la periodista Jessica Mariana Mavárez Briceño, cédula de identidad 18.572.524, quien cuando niña e iba inscribirse en la escuela, sacó el documento de identidad para ingresar a la educación primaria y hace un año, ya culminando su carrera en la universidad, se enteró de que su número le fue adjudicado a otra joven de nacionalidad colombiana de nombre Dioselina Uribe Santana.

Desde entonces, presurosa por las elecciones del 23 de noviembre, comenzó a intentar las gestiones para que la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería le solventara el problema, pero las diligencias se le han convertido en un verdadero vía crucis.

Mavárez Briceño se dirigió a la Onidex de Maracaibo, en el estado Zulia y presentó todos sus datos personales y en esta oficina le pidieron tres meses de plazo para solucionar la situación.

Al cabo de tres meses, allí le entregaron un sobre cerrado y le dijeron que debía entregarlo personalmente a la oficina de Caracas y así lo hizo. Pero aquí perdió tres meses más. Le respondieron que ella debía ubicar, en algún lugar del Zulia, a la persona a la que le adjudicaron su número de cédula.

De todas maneras, si Jessica Mariana Mavárez Briceño sacó el documento en la Onidex y ha llevado sus datos personales a esta oficina, ¿por qué debe pasar por la angustia de buscar a una dama de nacionalidad colombiana que posiblemente no esté ni en el país?

Además, Jessica descubre la irregularidad en su documento cuando fue a renovar el pasaporte, lo que indica que existen demasiadas evidencias que permitan demostrar que el número 18.572.524 le pertenece desde su infancia.

Mavárez Briceño siente el mundo encima. Casi muere de impotencia al ver que la Onidex ha sido incompetente para solucionar el problema.

Ahora no existe, incluso, ni siquiera sabe si podrá retirar su título de comunicadora social que debe recibir en noviembre, además del trauma de no poder ejercer su derecho al voto en las próximas elecciones, decisivas para el proceso revolucionario que lidera el presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Jéssica Mariana Mavárez Briceño hace un llamado a los directivos de la Onidex, a fin de que esta oficina le devuelva cuanto antes su identidad.

Para tal fin y agotada todas las instancias, deja los teléfonos: 0414-6457398, 0424-6411564. Igualmente se pueden comunicar a los correos [email protected], [email protected] Obviamente necesita asesoría, que alguien la preste la ayude que requiere todo venezolano.

Por eso, como revolucionario no deja de causarme preocupación tal situación, pues sólo recuerdo el caso de Jessica, pero hay otras personas que dada mi condición de periodista se me han acercado, para hacerme denuncias similares, con el agravante de que se quejan porque la Onidex no les soluciona semejante enredo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2950 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas