Cocaína y Etanol...inventos mortales del hombre

El siglo XX sufre dos tendencias que impactan de manera nefasta a la humanidad, ambas nacidas en el siglo pasado y con una vigencia que se multiplica cada día hacia el futuro; los biocombustibles (el etanol del hambre) y la cocaína (alucinógeno secuestrador de la mente), enemigos mortales del hombre moderno que lo utiliza equivocadamente.

La coca proviene de una planta muy conocida en América por los aborígenes, es un producto natural creado por los Dioses; arbusto del Perú, de la familia de las eritroxiláceas; árboles y arbustos dicotiledóneos, lóbulos que en muchas plantas rodea el embrión y de cuyas hojas se extrae la coca. La hoja de coca es un producto de consumo desde tiempos milenarios en los pueblos aborígenes, especialmente andinos. Como otras hojas, yerbas y flores de algunas regiones de América, funciona cual té, mate e infusión para enfrentar el clima extremo y como medicina en ciertas enfermedades. Muchos campesinos viven de su cultivo, tal es el caso de los cocaleros de Bolivia, que se han visto enfrentados a las leyes que tratan de imponer desde los imperios del planeta para exterminarlos.

La distorsión del hombre moderno, sobre todo el inventor del norte de América, ha logrado combinar la hoja de coca con elementos químicos para extraer la cocaína como producto final en droga, sobre todo en la población juvenil mas demandante de su consumo en el mundo; en este caso Estados Unidos. Es decir, una cosa es la hoja de coca natural y otra es la química capitalista cocaína...polvo blanco que viaja a través del pacífico para la tierra del norte.

Cual futuro justificado para reducir los gases del efecto invernadero que afectan el cambio climatológico del planeta, se propone la utilización de los biocombustibles como alternativa de energía limpia. El caso particular se desprende del plan para obtenerlo; particularmente a partir del maíz, materia prima para las tortillas, tamales, arepas, chichas, atoles, etc, básicos en la dieta alimenticia milenaria de los pueblos latinoamericanos. En ese sentido se han propuesto también la caña de azúcar, el trigo, la soya y otros tantos productos que disparan mundialmente su precio, al ser considerados como posibles sustitutos de combustibles, en especial para los consumistas del norte que protegen sus cultivos y absorben a los latinoamericanos con tratados comerciales llevando a la quiebra a los campesinos.

Se imponen entonces de la tierra los “agrocombustibles”, alimentos elevados y campesinos emigrando a otros países donde prontamente serán perseguidos para su retorno. Venezuela, país tradicionalmente energético con grandes reservas mundiales de petróleo, ha propuesto la fórmula E10N, “Etanol Estrictamente al 10% Necesario” para limpiar la gasolina con un 10% agregado y producido a partir de alimentos excedentes como la caña de azúcar y no del maíz.

En algún momento la “coca-cola” gringa se inspiró de la palabra coca para triunfar con la bebida negra sin ser criticada en el mundo por su nombre. Ellos son los mismos que venden en mas alto precio el agua embotellada a los pueblos pobres, que el pagado en gasolina por los chillones capitalistas consumistas del planeta que hablan de cocaína y biocombustibles.

Pensaba en la coca y el petróleo como siembra latinoamericana (en la coca-combustible y en el petro-alimento), en la Venezuela sembrando petróleo con un “Etanol 10% Necesario” producto de la coca boliviana como biocombustible. Mientras pedía un grito a la siembra de conciencia por la coca y etanol como un “ALBA” por venir, pasaban Hugo Chávez y Evo Morales frente a mi, en el desfile militar del día de la Independencia de Venezuela el 5 de julio en Caracas.

http://larrymarquezperalta.nireblog.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3110 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a60071.htmlCUS