Las albóndigas con espagueti de Tablante y Didalco en el Hotel Bermúdez

Éramos jóvenes y revolucionarios, unos chamos, púes (ah buenos años, carajo). Tablante como Secretario General del Movimiento Al Socialismo, era capaz de empeñar o de conseguir cualquier cosa, o sea conseguir “billulo” como el mismo decía, para el MAS (eran tan famoso los cheques de goma de Carlos que lo llamábamos el basquetbolista, por la manera como rebotaban). Habíamos desplazado a la gente de Pompeyo Márquez. A la “La vieja” Eloy Torres, a Carlos Arturo Pardo, a Tirso Pinto y a casi todos los directivos de los Sindicatos que actuaban en el Comité Regional (un mal síntoma), a Damián Márquez, a “Camastrón, Castillo y otros, sólo quedó en la Dirección Cupertino Peña y otros tres más. El MAS controlaba los sindicatos textiles, tenía sindicatos en Cagua, La Victoria y Maracay. Era una fuerza sindical nada despreciable y el desgaste y el sindicalerismo acabó con todo. Para bien o para mal, el Movimiento Al Socialismo en Aragua se convirtió en una fuerza política en los barrios y se comenzó a pensar en la posibilidad de llegar a la Gobernación del estado. Teníamos sueños, principios y valores revolucionarios y eso nos permitió construir una organización sana, joven y poderosa, ejemplo para los partidos de izquierda y para el propio MAS. Humildes y sencillos, nuestras vestimentas eran el símbolo del desprendimiento –Tablante usaba un traje safari color chocolate que le sacaba brillo de tanto plancharlo – Didalco llegó de Falcón de una comunidad muy pobre y se convirtió en dirigente del Pedagógico. Lucía flaco y abandonado, lo papeó el poder Se unió a “La Patria” y se creo el tablantismo. Pedro Mosquera era “Eric el Rojo” de los anárquicos y ultrosos, y también se plegó al grupo. William Querales desbordaba simpatía (hoy enfermo, espero que se recupere, tengo entendido que aún se mantiene apoyando a Chávez) El oportunista y mafioso (Don Ramón” alías Ismaeliillo) nunca perteneció al nuevo MAS que se pretendió armar en esa época. Soñábamos con construir el Socialismo a partir de Aragua. A medida que crecíamos comenzaron las rivalidades, el control, las zancadillas y las calumnias. Una lucha fratricida por el control del aparato y las ambiciones personales envenenó las relaciones entre quienes habían llegado a dominar el MAS de Aragua. Fue tanto así; que en “Caña de Azúcar” le sacaron, o le inventaron a Didalco Bolívar una supuesta homosexualidad a la cual tuve que enfrentar. No se había llegado al poder y ya Freddy Muñoz estaba asentando disciplina, orden y concierto a sus “muchachos” de “la Patria”. Comíamos en donde nos sorprendiera la acción política; pero nuestra comida favorita eran las ALBÓNDIGAS CON ESPAGUETI DEL HOTEL BERMÚDEZ y las empanadas.. Se llegó a la gobernación. Lo que pensamos que nuestro gobierno debía ser una vitrina se volvió añicos. El poder corrompió las buenas intenciones y la honestidad de sus nuevos gobernantes mal llamado socialistas. Era como meter un elefante en una cristalería. Lejos del MAS de Aragua, me tocó la experiencia de ver cambiar un puesto de empanadas y el Hotel Bermúdez por el Gran Hotel Pipo Internacional ( posiblemente me invitaron para burlarse de mi, no tengo duda que esta fue una brillante idea del rencoroso “chupamedias” del nuevo flamante gobernador). Los viejos rivales y los rutilantes gobernantes exhibían carros de últimos modelos y el ponderoso Didalco Bolívar ya convertido en mano derecha de Tablante, ironizó sobre una pancarta que elaboré y que causo sensación en la época de las vacas flacas – Un enorme Bombillo y la Frase: ¡En Aragua brilla la Luz del Socialismo Venezolano! – Con ironía me dijo: Fíjate, gracias a tu pancarta, ahora somos poder. Gobernó Tablante y se perdieron las oportunidades de ser un modelo de gobierno socialista. Lo heredó y lo sucedió Didalco. Armaron y establecieron las condiciones para mantenerse en el poder. Fuí testigo, de un hecho bochornoso; el mismo día que recibía y se juramentaba Didalco en la gobernación de la mano del Dr Caldera; el perro faldero le daba una patada a su amo. Se voltearon todos los tablantistas, entre ellos el supuesto amante de Didalco. El tablantismo se hizo trizas y el nuevo rey asumía el poder y el control del aparato. Aprendió mucho Didalco de su maestro. Logró engañar al Comandante y fue reelecto. Hoy forma parte de la Santísima Trinidad de podemos junto con un par de tránsfugas como Ismael García y Ramón Martínez, sin olvidar al general “héroe” de Maracay. Hoy se han convertidos en traidores y apátridas. Del ex Jefe de esta camarilla podemos decir que hoy ocupa un segundo plano en el partido Un Nuevo Tiempo del “Filosofo” Manuel Rosales. ¡Que buena vaina te echaste Carlitos Tablante; de general en Jefe a Sargento. Al irse el actual gobernador de Aragua, se le acabará todo. Volverán a ser lo segundones de siempre. Eso sí, Didalco se marchará del poder podrido en plata, gordo y solitario. El pueblo aragüeño que un día los siguió y amó, los despreciará para siempre. Sigo siendo amigo de Carlos Tablante, sobre todo por su solidaridad demostrada en un aparatoso accidente automovilístico que sufrí cuando era dirigente de esa tolda política. Tablante es como el escorpión, es su naturaleza en política. Este escrito pueda conducir a pen
sar que soy un resentido; debo decirles que hace mucho tiempo cambie el poder por el amor, que sigo siendo un revolucionario y que tengo una profunda pasión por esta revolución bolivariana y socialista.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3010 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a56888.htmlCUS