Lo bueno y lo malo de una visita al Guaraira Repano

A la hora de describir la majestuosidad y belleza de nuestra Sierra Grande o Guaraira Repano, no podemos evitar el orgullo de ser Venezolano; El lunes de carnaval, tuve la oportunidad junto con mi familia de disfrutar nuevamente de las instalaciones del ahora "Popular" teleférico, hay que reconocer la excelente organización y seguridad de todo el equipo que laboran tanto en la estación abajo, como en la cima, de hecho me siento, como usuario y como Venezolano, profundamente agradecido con esta administración, por habernos permitido pasar un día sin igual.

A pesar de haber estado rebosada de visitantes, su pista de patinaje funciona en excelente orden y con supervisión constante, las personas tenían que hacer cola para todo, pero lo hacían con mucho civismo y sin quejas, entendiendo que era la mejor manera de mantener el orden.

A diferencia de la perversa administración anterior, las personas que subían por carretera, (La cual me pareció excelente) podían entrar a las instalaciones sin tener que pagar entrada, recordemos que la administración pasada se apropio de manera estúpida de un espacio que se le otorgó en concesión para que lo explotara, desarrollara y administrara de manera humana y lo hicieron de manera salvaje y discriminatoria, haciendo imposible que las personas de bajos recursos, tuviesen la oportunidad de disfrutar lo que por derecho también les corresponde. Por si fuera poco además, los baños estaban limpios y con un personal de mantenimiento constante y aunque no lo crean amigos lectores, había papel higiénico y jabón líquido, esto me pareció asombroso porque en Venezuela, estábamos acostumbrados a que cualquier dependencia del gobierno, bien sea por parte de IMPARQUES o de otra institución, jamas se dieron cuenta de que los baños eran utilizados por seres humanos y que estos a su vez necesitan papel higiénico, en el mejor de los casos, teníamos que conformarnos con que saliera agua por las tuberías, aunque las pocetas no funcionaran.

Tambien debo hacer referencia al parque infantil, el cual estaba impecable, y operativo, además gratis, pues hace un par de años tuve que pagar para que mis hijos usaran un castillito inflable y de vaina le contaban los saltos; Por otro lado, pude observar la limpieza de todas las instalaciones y abundantes recipientes papeleras, por lo que no hacía falta arrojarla con disimulo hacia otra parte...

Ahora sí, ya dije lo bueno, pero como nada es perfecto, ahí les va lo que yo considero, está muy malo:
Hay que revisar las concesiones o arrendamientos (No se cual es el caso) de los expendio de comidas, no pude evitar notar (Con sus excepciones) que atienden muy mal al público, especialmente los kioskos que se encuentran dispersos en la caminería o ruta desde la estación al hotel Humbolt, pienso que el buen trato debe ser primordial y mas en lugares donde el turismo es su fuente principal, los precios eran exorbitantes y todos sabemos que cuesta hacer un churro o una tortica de esas que llaman wafles o un vasito de chocolate, sin dejar pasar por alto que fueron incapaz de meter a trabajar una o dos peronas adicionales, para poder prestar un servicio rápido y eficiente, acorde con la cantidad impresionante de visitantes (Capitalismo puro); De criollo, solo la dulcería que venden en Galipan y algunos que por la temporada, le permitieron poner un tarantincito, por ninguna parte consigues un plato de comida tradicional, ni siquiera preparan un "Perro Caliente" a lo Venezolano, sino que te ponen dos salchichas en un plato, con un poquito de ensalada y tres trocitos de pan,(BsF 15,00) que armándolos no sale sino medio pan; No es aceptable que todo lo que se sirva en esos kioscos sea en su escencia Norte Americano, de hecho cuando pedías un chocoláte te preguntaban ¿ Normal o Mokachino Americano? nuestra historia en ese hermoso lugar, considero debe ir acompañada con comida tradicional, no es justo que para comer en un escenario nuestro tengas que saber hablar ingles o señalar la lista, por pena de no saberla pronunciar, al pollo se le llama chiken, al combo se le llaman packin, al churro se le dice otra vaina mas y esto realmente me produce vergüenza, que en un país donde estamos sembrando el socialismo y un maravilloso lugar, administrado por el Gobierno Bolívariano y Revolucionario, pongamos como concesionarios a unos burgueses que le asquee la idea de un pabellón, una sopa, una torta burrera o un tequeño y aparte de eso, lo que te ahorras al subir por haber ajustado las tarifas a nuestra realidad, lo tengas que triplicar en gasto, en comidas de porquería.

Espero no haber ofendido a nadie y si así lo fuere, mil disculpas, no lo puedo evitar y por muy hijo de extranjero que sea, "SOY VENEZOLANO" y lo nuestro debe siempre estar por encima de lo extranjero.

Atte.
MOUFID SOUKI
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13081 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a50524.htmlCUS