El fenómeno escuálido ¿Un nuevo concepto social?

El término escuálido ha sido un fenómeno de tipo social que se ha esparcido por toda la geografía nacional.

Y es que ser escuálido lleva toda una connotación de tipo caracterológica que cualquier persona no la reúne.

Ser escuálido implica, en primer lugar, una aceptación por parte de la persona que decide asumirlo.

Es una internalización que se asimila desde el mismo momento en que la persona, por causa de su adversión al régimen Chavista, se ubica en el plano de lo irracional.

Escuálido no es aquel que milita en un partido político como por ejemplo Acción Democrática o Copey, por mencionar los dos más tradicionales de la Cuarta República. No.

Esos compatriotas están convencidos de sus ideales políticos; se han movido, por años, dentro de una doctrina y línea partidista y actúan por convicción y no por emoción. Eso no es criticable.

Escuálido, es aquel que reúne por principio etimológico de la palabra (ver diccionario Larouse) sus dos principales características: Sucio y Repugnante.

Ser escuálido, es ser fascista, es decir, la exaltación al racismo; la clase superior, lo autocrático y corporativismo.

Ser escuálido, es una forma de pensar y de actuar encajonada; la visión de tubo que sólo mira hacia un solo objetivo.

Ser escuálido, es el hamburguesero Mac Donalero de todos los días; el que deposita su cerebro como carne en esa chatarra; el que tiene sus bienes, su alma y su mente en el país imperial del norte.

Ser escuálido, es el que vio la necesidad de sustituir, no por patriotismo sino por sobre vivencia, su franela; bermuda o bandana con los colores de la bandera norteamericana, por el tricolor patrio porque el quehacer político así se lo exigió.

Ser escuálido, es el que reniega de un sucio Chavista que le robó los símbolos de la patria y que ahora quiere rescatarlos pero, sustituyó el azul de la franja central de nuestra gloriosa bandera, con el negro fascista; o simplemente, la pintó toda de negro o en el peor de los casos, la invierte con el color rojo hacia arriba como si la patria estuviera ensangrentada o en guerra (perros sucios).

Ser escuálido, es aquel que exalta a George Washington y no a Simón Bolívar. Es aquel que en una negada retoma del Poder, escondería la imagen del Padre de la Patria porque le recordaría a Hugo y le quitaría el nombre de Bolivariana a la República porque le avergonzaría que lo llamaran Bolivariano. De eso, dieron ya muestras.

Y es que cuando iniciábamos estas reflexiones dijimos, que era una forma de interiorización y de aceptación por parte de quien decide asumirlo y por eso es que decimos que ser Escuálido no es fácil. Es un renunciar a dos principios fundamentales de todo ser humano: LA DIGNIDAD Y EL PATRIOTISMO. Dos adjetivos calificativos de los cuales carecen estos SUCIOS Y REPUGNANTES.

No se equivocó el Presidente cuando los bautizó “ESCUÁLIDOS”

(*) Médico


Esta nota ha sido leída aproximadamente 22877 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a4854.htmlCUS