La democracia bolivariana en Venezuela

Hugo Chávez, presidente de Venezuela cambia definitivamente el panorama que se viene viviendo en el continente. Un militar que llega al poder por elecciones libres, coloca al ejército al servicio de los desposeídos y no lo utiliza contra la oposición violenta de sus detractores. Demostrando que la democracia es posible para todos.

La democracia desde la falacia Aristotélica de la igualdad, estuvo condenada a ser interpretada por la perversidad de la ideología del poder de los esclavistas. La Revolución Francesa le dio a los excluidos los pretextos y las disculpas de los resentimientos sanguinarios para que los impotentes realizaran sus venganzas. El proletariado unificándola con el centralismo la convirtió en los privilegios de las mayorías, Por último el triunfo de los Aliados contra el Nazifacismo la impuso al despotismo del capital, en ese momento era evidente que la democracia era la cara amable de las elites tradicionales cuando no tenían susto y el fascismo su cara despótica cuando el susto las acobarda.

Allende en el país de la loca geografía logró por primera vez en la historia de la humanidad una democracia del pueblo para el pueblo, en el sentido de cambiar la tortilla, donde los ricos no tenían como invertir su dinero; este cambio de devenir político del mundo, le costó al primer presidente socialista chileno por elecciones libres, la vida.

Tres décadas después dentro del sistema representativo de la libre empresa, gana la presidencia de Venezuela con una mayoría amplia Hugo Chávez Frías, un ex militar, expresión de la opinión del ejército libertador bolivariano, quien jalona la V republica y se realiza la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

VENEZUELA, UNA REVOLUCION DE NUEVA DEMOCRACIA

En el discurso de posesión de Chávez se anunció el nacimiento de una Nueva Democracia; con el transcurrir del tiempo se sintió el acompañamiento participativo en ella, para todos los sectores de la sociedad venezolana.

Un hecho nuevo se vive en el continente, parece que por fin la anhelada democracia tiene vigencia en el mundo. Los desheredados de siempre empiezan aparecer y sus reivindicaciones, sin asambleas colectivas porque no están en el trabajo empresarial, se escuchan. Los pobres que todo lo producen sobre el surco, los indigentes que circulan los deshechos para los que no tienen que comer, por primera vez tienen voz, entre las voces de los ciudadanos venezolanos.

El Estado más que un impulsor de la política acompaña a la ciudadanía a que se encuentre en la democracia participativa: los reclamos aparecen por parte de lo insólito, no existen antecedentes de una situación democrática para los distintos sectores y necesariamente los intereses creados chocan con la perspectiva de una patria para todos.

La tradición que se viene repitiendo desde siempre, actuó para decir que la democracia es para los iguales, para los que están preparados para vivirla y poder ayudar a los irredentos. La chusma no tiene derecho a vivir la democracia, esta es la critica mas fuerte al gobierno venezolano.

Esta actitud caritativa de los que tienen, volvió aparecer, afortunadamente, sin la repuesta violenta de los desposeídos, que en situaciones similares se enfrentan para ser barridos en sus barricadas y continuar en la misma situación de menesterosos.

En Venezuela se anuncian los cambios que se vienen viviendo en la Globalización: el desempleo, la desaparición de las relaciones entre capital y trabajo. El transito de los Estados Nacionales a las Ecorregiones Productivas, la ruptura del modelo monetarista y la aparición del humanismo que reclama una ética individual, donde el ser humano sea el centro del nuevo mundo que está naciendo en nuestro continente.

Venezuela, dinamiza estos factores desde la participación protagónica y decisoria del pueblo, los excluidos, los marginados, los pobres se hacen más notorios, pues para apoyar sus opiniones, realizan acciones concretas de transformación, modifican la vida cotidiana en las parroquias de Caracas, crean circuitos de mercadeo directo, productos de la ciudad por productos del campo. Venezuela tenía una organización territorial donde Caracas, Maracaibo y las zonas extractivas del petróleo y el hierro eran las privilegiadas, las regiones agrícolas no tenían esa preeminencia, la revolución bolivariana también ha realizado un cambio en la estructura espacial del país. Actualmente se vive un cambio territorial, el llano reinicia un papel protagónico, los Andes también, el oriente igualmente, la isla Margarita, el cambio obligado de la costa central en el estado Vargas después de la catástrofe natural de 1999, en fin los cambios en la estructura espacial del país corresponde a esa insistencia de darle un papel de inclusión y dinamismo a lo que antes era excluido y estático.

LA REALIDAD VENEZOLANA Y EL CONTEXTO HISTÓRICO ACTUAL

Desde Carlos Andrés Pérez, el golpista de la derecha más recalcitrante hasta el critico anti-imperialista James Petras, hay un extenso número de opinadores que califican al presidente Chávez como un "nacionalista liberal de rasgos populistas". Desde luego, "populista" es un término usado por los politólogos del sistema para descalificar las reformas que se oponen a la ortodoxia neoliberal, cualquier posición que no se someta al guión del Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial es presentada por “la mediática mundial” como populista, como "demagógica". La acción transformadora del actual gobierno de Venezuela, actúa con otro sentido. Venezuela ha desahuciado las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional; está favoreciendo a la industria, la producción nacional y el mercado autónomo, con medidas proteccionistas contrarias a la libre importación; ha afianzado en la Constitución y en la nueva ley de hidrocarburos, la soberanía nacional y la hegemonía estatal sobre sus riquezas naturales. Chávez puso fin a la desnacionalización y privatización del petróleo, seguida por los gobiernos anteriores de Pérez y Caldera. Mientras estos mandatarios apartaron a Venezuela de la OPEP y la debilitaron, Chávez la ha reforzado y ha logrado precios justos para su principal fuente exportadora, dando un ejemplo al mundo subdesarrollado de cómo se puede defender sus riquezas naturales. La lucha frontal contra el ALCA, su prédica bolivariana y sus gestiones a favor de la integración latinoamericana, son factores que hacen de Venezuela en este momento una conductora de la convivencia en América Latina.

Después del 11 de septiembre de 2001, y sobre todo del discurso del 20 de septiembre del mismo año de George W. Bush, El presidente Chávez, quedó por fuera de la “protección de Dios, y del poder ominodo de los Estados Unidos”. De ahí, las pruebas de la participación de la Casa Blanca en el intento de golpe de abril de 2002 y comprobaciones evidentes de las mentiras de la mediática, como el premio que en España le dieron a las secuencias editadas, del puente yaguno, donde las imágenes acusaban a los chavistas de haber disparado a la marcha opositora, estas imágenes resultaron falsas, y el premio una falacia para legitimar las mentiras.

PREPAREN EL CAFÉ... QUE CHÁVEZ NO SE FUE...

Un video de Katia televisión se titulaba con esa tranquilidad caribe, no hay que darle mucha trascendencia a este golpe mediático, sigamos tomando café que Chávez no se fue... pero en esa frase cotidiana esta todo el significado del inmenso cariño que los habitantes del occidente de Caracas, Caricuao y Petare al este, le tienen al proceso transformador que conduce el presidente Chávez. El pueblo caraqueño y el de toda Venezuela se levantó en alma para restituirlo en el gobierno, dando la seña de que sí existe el poder Popular en la Republica Bolivariana de Venezuela.

La Constitución bolivariana sigue andando, continúa su marcha incesante a su destino de barca victoriosa sin atravesar por ríos de sangre. En cambio, ha sabido cruzar las hondas hertzianas y los ríos de tinta de los efectos mediáticos antidemocráticos y en las autopistas de información se sigue librando una batalla a favor del continente americano que es hoy la bandera de la transformación democrática en Venezuela.

CHAVEZ UN REVELADOR DE VENEZUELA
Para definir a un líder político, hay que referirse al medio en que se formó, la política que está llevando a cabo, quiénes lo apoyan y quiénes lo combaten. En un primer momento fue descrito como populista, luego como "nacionalista liberal". El nacionalismo progresivo, en nuestra época, es incompatible con el neoliberalismo, puesto que éste favorece la globalización transnacional que pretende arrasar con los Estados nacionales de la periferia. Chávez hoy es juzgado por el pensamiento único como un acompañante del Terrorismo, no le colocan directamente el de terrorista porque el apoyo popular y la vía constitucional de las transformaciones lo impiden, los mas abiertos dicen Chávez es el mal menor de lo que hicieron los partidos socialdemócratas y socialcristianos cuando gobernaron, llevando al país a una pobreza del 80% de su población. En Venezuela existen unos 4 millones de personas que vivían en “el american way life” o modo de vida americano, con automóviles ultimo modelo, computadores y lujos del primer mundo pero existen también 18 millones de venezolanos que no tenían acceso a los beneficios de la producción petrolera. Produciéndose una nueva circunstancia: quienes perdieron sus privilegios odian a Chávez y los que obtienen su condición de seres humanos lo aprecian y luchan por que se continúen las transformaciones.

HACIA UNA SOCIEDAD LIBERADORA

En una estrategia basada en el manejo del capital social, el gobierno venezolano consciente de la realidad económica que vive el sistema del capital, trata por todos los medios de recoger los pedazos en que se desgaja el modelo financiero, produciendo una economía acorde con la realidad tecnológica, social, y política donde la producción debe ser, antes que cualquier otra cosa, de calidad.

Venezuela dentro del contexto latinoamericano es la República Bolivariana que siempre ha representado con más autenticidad esa característica y en especial en el gobierno de Chávez. Es por este motivo que su pueblo expresando los intereses de la nación entera, incluida su clase dirigente, comprende el sentido de la continentalización y la fuerza de estar incluido en los mercados multinacionales de la producción de patentes, donde Venezuela es una potencia petrolera, que no puede entregar a los intereses transnacionales, la riqueza que el país ha ganado con el esfuerzo histórico.

Venezuela es un país enmarcado en un mundo que se cambia, con la paulatina desaparición de la plusvalía; localizado en una región exuberante del trópico, con un subsuelo lleno de petróleo. Y con una población que aprendió a vivir en esa abundancia.

Este organismo viviente se estructura a sí mismo, mediante un proceso que genera un mundo adecuado para él; por tal motivo se requiere comprender al sujeto humano que vive en él, como ser político, como ser cultural, como ser social y como ser económico.

CONSTRUYENDO UN NUEVO TIEMPO HISTORICO

Ese ser político, se manifiesta en la Constitución Bolivariana, ella es un elemento que explica el conjunto de Venezuela, que sintetiza todo lo que es el venezolano, a través de procesos sencillos, e impecables, ha ido interpretando el ser popular de Venezuela, Maria lionza, el negro Felipe, la virgen de Coromoto y Bolívar que son mitos fundacionales del ser venezolano están presentes en la cultura popular del actual proceso. Mediante una dinámica esencial expresiva de lo humano, manifiesto en lo de siempre, como hacer mas humano lo humano, se expresa lo simple, lo que todos comprenden la necesidad de buscar un nuevo sentido del desarrollo y devenir de la humanidad. Se hace necesario penetrar la dimensión del tiempo histórico, captar tanto la inmensidad de la totalidad como las pequeñas cosas de la circunstancia y ponerlos de manifiesto, eso se vive cada que vez que se oye y se ve el programa dominical “Aló presidente”, por ello dicen en los barrios de Caracas: Chávez es el pueblo, el pueblo es Chávez. A medida que uno asciende en las clases sociales, cambia la opinión. Una señora colombiana de clase media, pero pobre en Colombia, afirma: “es que ese Chávez metió a los negros y a los indios, a toda la chusma a Miraflores”. El mensaje chavista, es claro y fácil, cualquiera lo entiende y por ello la adhesión del pueblo y el odio de los privilegiados. En Venezuela se construye un futuro para todos, cuando hablamos de construir el futuro también hablamos de construir al hombre y a la mujer de esta nueva época. Un hombre que se construye socialmente, es decir, históricamente, en un constante movimiento. Movimiento que nos hace captar como un elemento central de la conciencia histórica, la idea, la idea del cambio. Cambio que siempre trae tensión entre la libertad de descubrir y cierto tipo de tradición que tiende a volver estática la sociedad. Sin conciencia real del presente no se puede tener acceso a la propia experiencia del pasado ni a la construcción del porvenir.

DIALOGO CON LA HISTORIA: FUTURO Y NO FUTURO

El discernimiento sobre esta realidad del presente no lleva a desconocer esta formidable renovación, este despliegue de la vocación del pueblo venezolano en la construcción de un tiempo distinto. Ahí como "humanidad" buscando iluminar y servir, en este proceso de humanizar la historia, asumiendo toda la sociedad, la venezolana y un entorno tan directo como lo es la colombiana, los embates de la transformación.

Venezuela, sobre todo en la Constitución trata de establecer preguntas que lleven a descubrir de qué manera esta creación de civilización del hombre estará al servicio del hombre mismo. Partiendo de la base del presente, es posible de modificar en la perspectiva del futuro. En Venezuela existe un pueblo, sólido, responsable constructor de esta transformación. Esta construcción fundamentada en la acción revolucionaria, encuentra su mejor perfil, en cada persona de ese pueblo que se revela y se identifica en su rol, como ser arquitecto de un nuevo mundo.

El diálogo con la historia es un mandato para cada venezolano establecido en sus propios orígenes. El Bravo Pueblo, que anduvo con Bobez contra Bolívar pero que cuando entendió la buena nueva de liberación de Bolívar tomó sentido de que “la unión es el principio de la acción”, Anunció la Buena Nueva al mundo y realiza su obra en el mundo. Por esto, en consecuencia, una transformación social como la que vive Venezuela no puede separarse de la condición humana con todas sus grandezas y miserias.

Venezuela está hoy al servicio de la humanidad pero para realizar este servicio comparte con el mundo y deja penetrarse para establecer la relación adecuada, ¿cómo participa entonces este país en la construcción del futuro? ¿Qué futuro quiere construir? Dos preguntas que nos parecen centrales en esta cuestión.
El futuro se hace hoy, es la divisa actual. La Constitución Bolivariana es la brújula que ha significado instaurar por primera vez, los más caros derechos reclamados por los pueblos indígenas; limitar el derecho de propiedad privada, conforme a las necesidades sociales; instituir un sistema unicameral, sin parlamentarios vitalicios; afianzar los derechos humanos, sociales y políticos; establecer un espacio para la democracia participativa; fijar la revocabilidad de los mandatos; y consagrar la iniciativa popular en plebiscitos y proyectos de ley.
La nueva Ley de Tierras, a pesar de que ha desencadenado la furia de los terratenientes, "es más conservadora que la reforma agraria del 61", dicen los analistas del viejo país, lo cual es desconocer la historia social de la nación, pues tal "reforma" jamás se hizo efectiva, ni modificó un ápice el latifundio improductivo.
De otra parte, en una perspectiva de no futuro, los analistas sociales adscritos al pensamiento único neoliberal presentan como un más de lo mismo, las acciones del gobierno bolivariano: "no ha invertido ni siquiera en programas sociales de envergadura, no ha hecho obras para atender a las necesidades de las masas gastando grandes sumas de dinero en ello, como sí lo hicieron, los reformistas populistas de hace décadas". El no futuro en Venezuela, olvida que las grandes inversiones de los años setenta correspondieron a los inmensos ingresos del primer "shock" del petróleo y a la nacionalización de los yacimientos, los que se desvanecieron o se malgastaron en los quince años siguientes, por culpa de esos mandatarios sometidos a los mandatos del FMI y dejaron en la pobreza al 80% de la población. En tales difíciles condiciones, el gobierno de Chávez duplicó del 3% al 6% del PGB el presupuesto educacional, eliminó el pago de matrículas en las escuelas públicas, estableció tres meriendas gratuitas al día para los alumnos, aumentó en un millón el número de matriculados, dispuso la gratuidad en los servicios de salud de urgencia, consiguió bajar la mortalidad infantil, ha reducido la inflación, ha mejorado las jubilaciones y las rentas de sectores rezagados; defiende la pesca artesanal, fomenta las cooperativas, se desarrolla la construcción masiva de viviendas populares; ha introducido organismos de crédito popular para trabajadores independientes; aumentó así el poder adquisitivo de las masas y la economía salió de la postración en que se encontraba. El PNUD ha confirmado el mejoramiento del Índice de Desarrollo Humano de Venezuela.
El no futuro más formidable es la campaña mediática, generada por los centros únicos de poder de las transnacionales y el poder omnímodo del actual gobierno de Estados Unidos. Después del trece de abril, restituido el presidente Chávez, hubo un equilibrio informativo pero este rápidamente volvió al tradicional desnivel desinformativo, todo lo de Chávez es malo todo lo de “ los escuálidos” es perfecto. Venezuela, lleva ya dos navidades con ofensivas golpistas, intentonas de desesperanza, productoras de intranquilidad, pero el pueblo responde ya vienen las nuevas "chavidades", construyendo esperanza, dinamizando futuros..
El no futuro insiste. Chávez ya cayó, ya borramos la tal Constitución Bolivariana. Los días de Chávez estaban contados. Cada vez que se da un momento critico de no futuro, ahora firmas para el referendo revocatorio, el gobierno se fortalece con movilizaciones masivas contundentes, elevación de la conciencia política, mayor organización y expansión de la propuesta a nuevos aliados.
El gobierno de Colombia y la oligarquía bogotana son los que salen en auxilio de los escuálidos, Uribe Vélez echa sus chistes, insinuando cosas, y los escuálidos atacan, Juan Manuel Santos (periódico EL Tiempo de Bogota) presentó las estadísticas de la “crisis”y empezaron a gritar que Venezuela iba a traer los Mirages. Años atrás, cuenta Sergio Ramírez, la estrategia fue rentable, Nicaragua se gastó millones de esfuerzos haciendo una pista, los Mirages no llegaron pero la estrategia del Departamento de Estado sirvió para aislar a la Nicaragua sandinista del contexto latinoamericano. Para los centros de poder “gringos” es "una tragedia" que Chávez cuente con un gran apoyo popular, y por medio de comunicaciones, de comunicadores revolucionarios le exigen a Venezuela "radicalizar en forma inmediata su política social interna". Consignas y acciones similares en el Chile de Allende. Antes del 11 de septiembre de 1973, quienes no tomaban en cuenta la verdadera correlación de las fuerzas en pugna, no sirvieron más que para alejar apoyos necesarios para la consolidación del proyecto popular. Ya hay dos ejemplos contundentes de NO futuro: la acción del imperio con el complot ITT. En Chile o con “ los Contras” en el caso de Nicaragua. El escenario actual es más complejo. En Santa Fe IV, el documento oficial de la caverna norteamericana, se presenta una situación alarmante: los narcoterroristas de Colombia “tienen en Chávez, en el gobierno de Venezuela, una cabeza de playa en la estrategia Bolivariana”; dicen además: “los comunistas chinos y los narcoterroristas colombianos se tomaron el canal de Panamá...”. Para esto el Plan Colombia busca contener a la insurgencia colombiana le permite a los Estados Unidos el control amazónico como denuncia el documento analítico del Estado Mayor del Ejército de Brasil, (antes del triunfo de Lula). Para los militaristas del Departamento de Estado, en Venezuela hay signos inequívocos de una revolución en marcha. Por ello hay que destruirla lo más rápido que se pueda, por ello a pesar de todas las reservas le dieron el apoyo a Uribe Vélez. Y ya actuaron para que el gobierno ecuatoriano de Lucio Gutiérrez sacara a los indígenas, de la alianza gubernativa. La ancestral Gran Colombia es una eco-región estratégica para la Unión Continental. Los latinoamericanos estamos ante la posibilidad real de la unidad bolivariana, el punto es si la unidad latinoamericana se hace bajo la conducción del Departamento de Estado o con las luces que da el pueblo venezolano con una propuesta como la que lo tiene movilizado, porque el triunfo de la revolución venezolana abre perspectivas que van a favorecer el destino de nuestros pueblos.
Plantear la construcción del futuro implica plantear la construcción en cierta manera de un nuevo orden. Un orden nuevo, definido por una vía constitucional: Venezuela, ya esta en la primera fila, Brasil es un aliado formidable, el pueblo argentino ya tiene un aprendizaje contra el FMI, ya no hay vuelta hacia atrás. El futuro es latinoamericano, no dejemos que el no futuro nos gane esta apuesta por la vida y la dignidad.

[email protected]






Esta nota ha sido leída aproximadamente 24892 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas