5 códigos para descifrar un 2D

1º) El primero, y más obvio: La inoportunidad de la reforma propuesta. Con un presidente electo para un segundo mandato con un impresionante volumen de votos, apenas en 2006, era punto menos que osada aventura, convocar al país a una elección, ya de suyo preñada ésta desde el principio de ciertas incógnitas. La extemporaneidad de la reforma de la Constitución del 99, presagiaba ya entonces la compleja tarea que las fuerzas revolucionarias tenían por delante.

2º) Al carácter precoz, o en todo caso prematuro de las enmiendas propuestas, se unió el extremo secretismo con el cual se elaboraron éstas. En un primer nivel, se hicieron discusiones en el seno de la Comisión Presidencial sobre la base de las ideas, conceptos y percepciones personales del líder del proceso bolivariano, el Presidente Chávez. Sólo después que la AN, en corto lapso por lo demás, y añadiendo un gran número de artículos al conjunto original, se intentó hacer, tardía y escasamente un “parlamentarismo de calle”.

3º) El esquema de recomposición o reordenamiento del espacio geográfico, administrativo y político del país, contenido en la propuesta, apartó inexplicablemente las banderas zamoranas del “federalismo”, el respeto a las autonomías e identidades regionales. Es un hecho fundamental en la historia política de éste país, inclusive desde mucho antes de su nacimiento como república independiente, el apego de cada uno de los componentes de la unidad nacional, a su propia especificidad. Eso que hace, dentro del venezolano, que el andino, el guayanés, el coriano, el zuliano, el llanero y el oriental, en sus modos de vida, sus rasgos típicos, hasta sus dialectos y costumbres sean diferentes. Agréguese a éste mismo código, la imposición de “supervisores” desde Caracas, e importados hasta de la Embajada en la ONU, sobre los cuadros y fuerzas regionales, como ocurrió en los Andes, Zulia y Margarita.

4º) La aspiración de implantar un modelo social distinto, mediante un simple mecanismo electoral, como si se tratase de un golpe de dados, o de pares o nones, SÍ o NO, sin un profundo, tenaz, y laborioso trabajo político e ideológico, implicaba riesgos complementarios.

5º) La supresión de una maquinaria político-electoral como el MVR, probada en muchos combates y preparada para la acción práctica revolucionaria, y sustituirla por los embriones de un nuevo partido: el PSUV, contribuyó en no poca medida a la débil participación de cuadros y militantes de aquélla suprimida organización. Dejemos para otra oportunidad, el examen de las circunstancias objetivas, tanto económicas y sociales, como subjetivas en torno al factor mediático que erosionaron el poder electoral del chavismo y condujo al 2D del 2007.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3349 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a46766.htmlCUS