Estimular la dimensión social para el desarrollo endógeno sustentable en Venezuela

El concepto de desarrollo sustentable abarca un conjunto de relaciones entre sistemas (naturales y sociales), dinámica de procesos (energía, materia e información) y escalas de valores (ideas, ética). Es decir, que para comprender su esencia y concretar sus postulados se requiere estudiar las dimensiones que lo componen, a saber, la económica, ecológica, social y ética.

El presente ensayo busca desarrollar la dimensión social de este concepto por su primodial importancia para el desarrollo endógeno en Venezuela. Ésta recalca que los seres humanos son la clave porque son los instrumentos, los beneficiarios e incluso las víctimas de los procesos de desarrollo. De ahí que se insista en la modificación de los esquemas de organización social e institucional y la plena participación de los agentes, debido a que en estos residen los principios del cambio por vías sustentables.

Desde esta concepción se priman los objetivos que van orientados a propiciar la equidad como eje estructurante para reforzar los sistemas y posibilitar la cohesión social y el mantenimiento de la diversidad cultural y biológica.

En vista de que el hombre es el principal actor y centro de interés de este concepto, sobre el que recáe la responsabilidad de su ejecución, se debe trabajar en el fomento del envolvente ético de las dimensiones básicas de la sustentabilidad arriba mencionadas. Es decir, es necesario promover en la sociedad valores solidarios con todas las formas de vida, a los fines de reemplazar los principios éticos que definen el comportamiento de la “civilización” actual (la del homo economicus en la que predomina los valores materiales y especialmente los económicos) por otros (las del homo sociale-eticus) que sienten una nueva ética de la vida, de todas las formas de vidas, haciendo que el ser humano sea más correspondable de la evolución social y natural. En resumidas palabras, se deben crear nuevas “realidades” y “verdades” que alimenten los cerebros de la sociedad con materia (información, ideas) rica en substancias estimulantes de acciones de solidaridad, participación, corresponsabilidad, tolerancia, convivencia, integración y respeto por el valor intrínseco de la naturaleza y del ser humano mismo.

Ahora bien, ¿cómo lograr transmitir dicha materia estimulante?

Obviamente, que antes de transmitirla hay que generarla mediante análisis e investigaciones interdisciplinarias de situaciones particulares. La materia estimulante debe fomentar una nueva manera de pensar -que a su vez- propicie una percepción compleja de la realidad. A modo de ilustración, si se desea una mejora en las maneras de actuar y de comprender una situación, bien sea para la protección ambiental, el desarrollo turístico en una localidad determinada, la solidaridad para la convivencia con equidad o en el campo de la participación para la formación de Consejos Comunales, ésta demanda una construcción mediática de realidades vinculadas con la situación que se quiere tratar. La realidad creada u utopía concreta estaría compuesta de elementos e información concebidos por un grupo interdisciplinario (sociólogos, sicólogos, geógrafos, etnólogos, politólogos, biólogos, etc.) que buscan incidir en la actuación del receptor, proporcionándole ideas e indicándoles caminos que les permita dinamizar el status quo de la situación, hacia otro deseable y evolucionado.

Como se trata de realidades y verdades construidas, el canal más óptimo para su transmisión son los medios de comunicación, principalmente, la televisión y el cine.

Para todos es concocido la fuerza y poder que tiene la televisión para (trans)formar el pensamiento y conocimiento del ser humano. Es por esa razón, que nuestro proceso revolucionario se debe valer de dicha herramienta para alimentar los cerebros venezolanos con nutrientes y estimulantes que coadyuven al florecimiento de pensamientos lógicos y coevolutivos, que se materialicen en acciones proactivas para el desarrollo endógeno de la nación. Este es un importante reto para la recién nacida televisora nacional TEVES.


Autor: Dr. Carlos Dávila

(*)Dr. Asistente Comercial de la Embajada Venezolana en Alemania

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 12775 veces.