Cosas de Argentina

Entre las cosas que me gustan de Argentina figura, de entrada, el
nombre del país. Es una denominación alegre, cantarina, quizás concebida ex
profeso para ser coreada por las multitudes en los estadios de fútbol.

Actualmente, desde luego, me cae de lo mejor el Presidente Néstor
Kirchner, a quien le admiro la modestia y la falta de poses estudiadas, poco
usual en algunos de sus compatriotas. Lo principal, sin embargo, no son las
apariencias, sino la sustancia del discurso del mandatario argentino que lo
identifica como un latinoamericano ubicado en las mismas ondas de cambio que
impulsan a la revolución bolivariana de Venezuela.

Confieso que no conozco Argentina. No soy perfecto. Tampoco bailo
tango ni entiendo el lunfardo. Es decir, no la conozco por dentro, pero la
llevo en el sentimiento como una causa propia.

Me desempeñaba como Gobernador de Nueva Esparta cuando ocurrió la
malhadada guerra de Las Malvinas. Debo decir que el Presidente Luís Herrera
Campíns se portó a la altura y, rompiendo el boicot anglo-estadounidense,
envío toda la ayuda posible a quienes pretendían rescatar la soberanía sobre
las islas australes.

Al efecto en Nueva Esparta debimos renunciar a la realización de
algunas obras cuyo presupuesto, más de un millón de dólares, se utilizó para
la causa aludida. El sacrificio lo realizamos con placer.

Me gustan las Madres de la Plaza de Mayo y todo lo que representan,
que es la dignidad, la perseverancia, la falta de miedo, el reclamo a la
conciencia de su pueblo sobre los muertos y desaparecidos durante las
atroces dictaduras que les tocó sufrir.

Desde luego Diego Armando Maradona me cae bien y no solo por ser una
deidad del fútbol. Me agrada como persona, con sus errores y aciertos que lo
desmistifican y humanizan.

Lo que no me gusta tanto, y que me perdone el Presidente Chávez, es
el general Juan Domingo Perón y su señora esposa. No les niego ciertos
gestos progresistas, pero de allí a revolucionarios el trecho es largo.

En fin. Nos visita el Presidente Kirchner y quiero darle una cordial
bienvenida.

Para terminar, aunque el Che Guevara es universal, Argentina era su
patria. ¡Buena esa!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4450 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a30918.htmlCUS