2002: El Año Chucuto

Bueno... y la oposición calienta motores. Planean revivir los cálidos momentos de ese 11 de Abril frente a Miraflores. Manosean la idea, la estudian, la gozan, pero el caldo de cultivo no está en su punto. La gente que apoyó aquella marcha desviada, hoy no se traga el cuento y deshoja la margarita entre creer, dudar y no creer. La Coordinadora Democrática está profundamente debilitada, con más candidatos que integrantes y envuelta en sus propias mentiras. Los militares de Plaza Altamira se hunden en la miseria que les ha proporcionado su propia naturaleza. Escándalos sexuales, crimen y drogas en un espacio que necesitará varios millones para ser recuperado. Primero Justicia pasó de ser un representante "Yuppie" a un simple reducto nazi-fascista. La Gente del Petróleo, abandonó a los 17.000 afectos y se hunde cada vez más en su propia invención de la meritocracia. La CTV cambió de manos, luego del escape de un delincuente que vociferó su "machismo vernáculo" para esconder el rabo entre las piernas en el nuevo paraíso de los golpistas: Costa Rica.

En fin, ganas no empreñan. Sin embargo, vale la pena hacer una pregunta: ¿Quién o quienes tratan de resucitar a este muerto llamado oposición? Quienes dirigen "eso" que llaman la Coordinadora Democrática, han perdido espacio, poder y credibilidad. Están muriendo de mengua en la mesa de diálogo, tragándose la constitución y vomitando la indigestión que la carta magna provoca en quienes nunca han aceptado las leyes. El problema de estar indigestos es no poder convencer a aquellos que caminaron, trotaron, gritaron histéricos y se le hincharon las batatas con tantas marchas al son de "se va, se va, se vaaaaaa...". Nunca se fue. Está allí vivito y coleando; con las encuestas favoreciéndole y, pa' más cagada, con un pueblo organizado y vigilante. Pero, respondiendo a la pregunta anterior, hay quienes no se resignan a perder su cuota de poder: Los Medios de Comunicación.

Radio Caracas Televisión, Televen, Venevisión y Globovisión, están en la esquina del vapuleado, echándole sales en la nariz y pasándole la tablilla por los ojos hinchados tratando de evitar el KO. Técnico. Quieren llegar hasta el último round, empujando por la espalda a quien no puede levantar los brazos. Si no me creen , vean a Mingo, a Napoleón y demás buscapleitos mañaneros, meneando el dedo en la cáscara de una llaga que busca cerrarse por fastidio. No tienen audiencia; acaso uno que otro televidente fascista que añora una guerra civil que nunca ha vivido y que promete, adivinen, sacar a ese comunista zambo del poder. En cambio, Aló Presidente con el rating comiéndose todos los domingos y, ¡créanlo!, el pueblo molesto cuando dura solo dos horas. Este es un problema grave para Cisneros y compañía. No es posible que ese descocado lengua larga que tiene por norma decir la verdad, pueda tener más rating que Miss Venezuela. He venido recordando la estrofa de una canción de Quilapayún, que iluminaba mis tiempos de estudiante y que hoy, como dice mi viejo, le cae a los medios de comunicación "como dedo de fraile en culo de monja". Dice así:

"Cuando querrá el Dios del cielo,
que la tortilla se vuelva...
Que la tortilla se vuelva,
que los pobres coman pan
y los ricos mierda, mierda..."

¡Claro! No crean que me voy a comer el cuento de unos medios que están actuando por cuenta propia. Pero, si nos metemos en honduras, terminamos encochinados y sale a relucir mala hierba (bad bush) envenenando nuestra opción a vivir en paz. Eso es harina de otro costal. No obstante, las cosas no solo se ponen feas en Irak; aquí la oposición no deja de pisarle los callos a su pareja y hablan de hacer otra marcha que llegue a Miraflores para recordar los tiempos de la inquisición. Por cierto ¿No han notado que siempre hablan del 11 y nunca mencionan el 13 y el 14? Para la oposición nunca existió un 13 y un 14. Esa fecha la borraron de su memoria. El 2002 es un año de 363 días no más. ¿Y el 12? ¿Qué pasó ese día que los tiene tomando sal de fruta ENO? Bueno, pana, que acariciaron a Marilyn y no la pudieron mantener. Una mujer llamada Venezuela, les salió retrechera y el matrimonio no se consumó. La llevaron al altar con una pistola en la cabeza y sus hijos no aguantaron esa maraca.

De Carmona ya no se sabe nada. Se convirtió en su chivo expiatorio. Ese Carmona si es pajúo, dicen algunos y los que firmaron el acta de matrimonio, ahora reniegan del emperador precoz. Atrás quedaron, aquellos cartelitos que enarbolaron unas cuantas "chicas" del Country frente a la Embajada de Colombia: "Gracias por esas 38 horas de felicidad...". Hoy, sueñan con arrancar el motor del Porsche y arrasar con la chusma que vigila Miraflores. Que vaina ¿No?

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2394 veces.

Mario Silva Garcia

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 [email protected]      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas