¡Demoliendo el CNE! ¿y las autoridades? ¡bien gracias!

No hay duda respecto a la estrategia que el imperio y sus lacayos tienen para Venezuela. Demoler el Consejo Nacional Electoral es pieza clave en esa estrategia. Las puntas de lanza del imperio para alcanzar este propósito son las empresas de desinformación. El ataque brutal que vienen ejerciendo a toda hora desde televisoras como Globoterror o RCTV, y los trabajos diarios desde las páginas del Nazional o el Univerzal así lo ponen de manifiesto.

Es una estrategia bien pensada, macerada y montada a lo largo de unos años. En esta basura grotesca que se encuentra en el Registro Electoral Permanente tuvo una participación estelar la Dra. Sobella Mejías quien ejercía la presidencia de esa comisión. Se embasuró el registro con fallas para titulares de prensa. Fallas para impresionar ingenuos. Fallas que al ser puestas en manos de manipuladores pudieran –como pueden- alarmar a cualquier observador nacional o extranjero.

Un ejemplo de este disparate sin eficacia real es el asunto de una dirección en el Municipio Sucre de Caracas donde supuestamente están domiciliadas alrededor de dos millones de personas. ¿Quién puede pensar que eso tiene por objetivo la trampa por parte del sector gobierno? ¿En que elecciones podrían votar dos millones de personas en un municipio y un circuito con 115 mil habitantes? De haber sido algo que respondiera a fines del gobierno, quien lo hizo merecería cadena perpetua por estúpido. ¿Quién hizo algo así? ¡Pregúntenle a Sobellita, ella sabe de eso!. Igual pregunta habría que hacerle acerca de miles de personas de apellido González nacidas el mismo día en la ciudad de Maracaibo. ¿Habrase visto mayor torpeza? ¡No! No es torpeza… es trampa bien armada por gentuza que tiene tanta habilidad como poca vergüenza.

La cosa es tan burda que sabemos muy bien de donde vienen los tiros. En el caso del Zulia están identificados los militantes adecos colocados por Sobellita para realizar el guiso. En el caso del Distrito Sucre de Caracas tiene sus manos metidas hasta los codos el beodo Ezequiel Zamora. Ese borrachito colocó personas con la encomienda de embasurar el Registro. De todo esto la directiva del CNE tiene pruebas.

La pregunta que nos hacemos es: ¿por qué el CNE y su junta directiva no salen al paso a esta campaña? ¿Qué o quién les recomienda este desesperante silencio mientras estos arrastrados hacen fiesta con la institución? ¿Qué esperan? Cuesta trabajo tragar tanta indolencia. ¿Esperan acaso que la campaña tome cuerpo y se convierta en realidad aceptada?

Francamente uno no sabe como este pueblo podrá salvarlos de tanta torpeza. Lucen como esos boxeadores cobrando palos hasta por la cédula sin devolver un golpe. Esto, además mucha rabia, da pena. Da pena porque nos jugamos la patria, los sueños, la vida de millones de venezolanos y venezolanas que no merecen tanta incapacidad. Vamos a ver…dijo un ciego.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2489 veces.

Martín Guédez


Visite el perfil de Martín Guédez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.