Si algo es inocultable son los triunfos de una Venezuela juvenil

Desde que el deporte criollo acusó atención de una verdadera revolución, Venezuela, nuestro Pabellón Tricolor y nuestro Himno Nacional no descansan en su exaltar mundial; y es que su acelerada producción de talento juvenil nos exclama de un orgullo que por lo menos, en 40 años adeco-copeyano fue una vergüenza y hazme reír de una política de abandono, desidia e ingratitud a una pujante juventud, a sus esfuerzos, a sus sueños y a sus glorias por engrandecer la patria sana, por no ser más una idiotizada elegante juventud sumida en engaños, vicios, banalizada de modas consumistas de una política capitalista de exportación enajenadora y de una visón despótica y unipolar.

No reconocer méritos a cada escenario de grandeza de jóvenes que dan todo por enaltecer la patria, es parte de esa miseria opositora que nada ofrece ni a la patria ni a la juventud, y cuya mezquindad, es querer ocultar lo inocultable y auscultado mundialmente. Pero, esta juventud revolucionaria les refriega cada inobjetable triunfo para que aprendan a ser buenos patriotas, para se revuelquen en su arrechera fascista, para que les dé pena difamar o esconder toda alabanza a nuestra venezolanidad esparciéndose en triunfos, de lauros, de dignidad, de respeto en los escenarios donde antes se humilla a la patria.

La dualidad del pensamiento por estar inmerso en dos ideas sin la capacidad de discernir criterio de una de ellas carcome a parte de una juventud que hace votos de la omnipotencia del desquicio neoliberal; eso se concibe toda vez que no se permite liberar la lucidez de la razón compartida, y se maneja la comunicación propagandística bajo el régimen de la psiquis aplicada para conducir a una masa de jóvenes al invalido gestionar impropio del desarrollo de frescas neuronas malgastadas tras el desperdicio del voraz abobamiento.

Esta revolución tiene bien predispuesta nueva formación y recuperación de su juventud desde la niñez, y son estos notables signos deportivos sumados a las artes, ciencia social e infinidad de esfuerzos dual mancomunados los que dejan fehaciencia de cambio y construcción revolucionaria en el acontecer de la vida cotidiana de esta nueva patria en proceso unitario y compendio social


Esta nota ha sido leída aproximadamente 398 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a225210.htmlC0NON-VE