Un santuario aqueja; creemos sumar y perjudicamos la revolución

No entender la relativa objetividad de la revolución infiere en ser copartícipe del entramado corruptivo; la disculpa política es provecho audaz del infractor opositor, del velado y manifiesto infiltrado y del de más peligro, ese arrimado de roja inconsciencia. En eso de hacer "política sumatoria" se deja cribar cada uno de estos coeficientes de pura negatividad con la ideología como cenobio, profesantes monjes de habito político nunca acorde con la envestidura de la palabra (discurso).

Alguien podría preguntar: ¿Por qué se santifica el error político, a qué se debe la tanta tolerancia y cuál la razón que supera la razón ideológica-revolucionaria; es acaso, son de gran indispensable en la filas del combate? Razones hasta ahora indican al común revolucionario el existente de un equívoco manejar en políticas endógeno-partido; producto de minúsculos amasijos considerándose hegemonía, son condueños y contrariedad de toda política emanada del poder ejecutivo, algo incomprensible, pero que ocurre e incluye lo ministerial, lo institucional, lo gobernacional y lo alcaldesco que se enfrentan al conglomerado del Poder Popular, le visualiza como un enemigo de poder, le atrasa en su ascensión a conformar lo dispuesto: La Constitución

Encontrase en la envoltura original del capitalista proceder es anuente de la contradicción; pareciere que se asume el miedo al cambio e invade, y es la excusa a no abandonar ese paraje de pre-pos-coexistencia presumida de una castísima democracia afable al contrario agresor y desfavorable al implante ideario de la revolución. Se ejecutan medias cosas y éstas están adheridas o sujetas al Estado constituido de inalterables vicios, existe una separación de cuerpo entre las dos políticas-ideas en pugna, mas no, se concreta el divorcio ni la repartición de los bienes económicos-políticos-sociales que tipifiquen la exacta realidad del cambio separador que certifique la ya asunción del Poder Popular como genuino Estado Constituyente, éste se encuentra en medio de una irresoluta política decisión ideológica; y ni es chicha ni es limonada, se estanca siendo factor de dilación, de desgaste, suma desgano revolucionario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 479 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a224827.htmlC0NON-VE