Cementerio General del Sur

Las fotos que anexo corresponden a lo que vi en el Cementerio General del Sur. Fuimos avisados que el panteón familiar había sido asaltado y las tumbas profanadas.

La primera foto es del panteón en la forma que lo encontramos (mi hermano al fondo en la tumba de mi padre).

Las fotos siguientes las tomé en las calles aledañas; en todas ellas había ataúdes en las vías y aceras, espectáculo dantesco.

Existe una cooperativa de obreros, única autorizada para laborar dentro del cementerio; ellos afirman que hay hordas de malandros y santeros asaltantes de tumbas y no se puede hacer nada pues la policía no atiende las denuncias.

Personalmente no lo creo; tres obreros de dicha cooperativa se ganaron 150 mil bolívares en pocas horas por reparar los daños de nuestro panteón. Tuvimos que hacer una colecta entre los hijos de los nueve difuntos cuyos ataúdes fueron profanados. No había opción, pues no se permite contratar obreros ajenos al recinto, la cooperativa, única autorizada, tiene el monopolio de los trabajos; así que esos asaltos y profanaciones les generan buenos ingresos.

El camposanto completo es algo para no creer si a uno se lo contaran, es tenebroso; solo caminando se puede uno topar con un cráneo o un femur en plena calle. Por ello es dudoso que sean santeros los culpables; ellos no abandonarían esas piezas que, según dicen, son muy costosas.

Pensar que en algunos países latinoamericanos los cementerios son una atracción turística. Este camposanto es símbolo de desidia, falta de autoridad, subdesarrollo... y hasta un problema de salud pública.
Responsabilidades?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 936 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


US Y ab = '0' /actualidad/a224615.htmlC0NON-VE