Venevisión vs. RCTV… ¿PSUV vs. MUD?

Durante las infames décadas 80 y 90 del siglo pasado, los venezolanos presenciamos una especie de circo protagonizado por las dos televisoras comerciales que ostentaban en ese entonces el monopolio mediático: Venevisión y RCTV. Cada una con su respectivo slogan publicitario (Mejor imposible, Porque para nosotros el numero uno es usted), su animador característico (Gilberto Correa, Guillermo "Fantástico" González) y su programa emblemático (Sábado Sensacional, Cuanto vale el show); las cuales se disputaban a nivel propagandístico "el primer lugar de sintonía" (aunque irónicamente poco tiempo después se aliaron contra Chávez y el pueblo en el golpe de estado).

Tristemente, esta obra bufa era aupada por muchos conciudadanos que incluso se planteaban la discusión vacía de cuál era el mejor canal entre los dos. En aquel tiempo, tal y como ahora, la programación de los canales comerciales estaba plagada de trasmisiones alienantes y embrutecedoras: novelas, musicales, enlatados gringos, humorismo barato, noticieros basura y comerciales denigrantes, los cuales eran tema de discusión entre compatriotas idiotizados. Así que entre mi niñez y mi adolescencia, asistí a algunas de las más insustanciales disputas sobre el tema.

Dado que mis padres se habían divorciado siendo yo un infante, en una de las pocas ocasiones que andaba casualmente con mi progenitor, a este le plantearon esa ridícula disyuntiva: "¿Cuál es el mejor canal: Venevisión o RCTV?" A lo que mi padre replicó con una respuesta que jamás olvidaré: "Yo no veo televisoras, yo veo programas de televisión".

He rememorado esa absurda controversia con el fin de enfocarnos en un dilema actual que tiene una relevancia de carácter vital e histórico, para el presente y el futuro de Venezuela. Es un problema que nos concierne a todos los venezolanos pero que lamentablemente también tiene posiciones encontradas de muchos paisanos atontados y pocos no tan pendejos que están al acecho.

En el ojo del huracán está el Presidente Nicolás Maduro. Por un lado están los que gritan a voz en cuello que renuncie, por el otro los que hablan de traidores y lealtad. Y en sectores de ambos bandos están los menos, que pactan y negocian una transición que les permita salir ilesos y mantener o aumentar sus espacios de poder. Algunos de estos últimos apuestan a que dimita antes del 15 de abril, otros después de esa fecha; todos en función de sus propios intereses personales. Unos dirigentes de la MUD con su eslogan: Renuncia y amnistía, algunos del PSUV con el suyo: Aquí no se rinde nadie. Aquellos con su Nacho, estos con su Potro. Unos y otros carentes de propuestas y acciones contundentes para salvar al país y entre ambos conspirando no contra Maduro, sino contra Chávez y el pueblo.

Ya basta de que la mayoría de los venezolanos se preste para este espectáculo atroz. Ni la renuncia del Presidente Maduro, ni la impunidad representan la salida a la crisis política, económica, social y moral que enfrentamos. No obstante, ni el enroque de los ministros, ni los pañitos de agua tibia en materia económica tampoco. Ni mucho menos los complots, ni los tratos entre gallos y medianoche. Es la hora de levantar la voz del pueblo y que esta sea escuchada. Porque no podemos seguir partidos políticos, sino proyectos de país.

 

oscarg272@hotmail.com

@OscarG272


Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a223896.htmlC0NON-VE