¡Militares al cuartel, otro anuncio anunciado que no ocurrió!

EL día sábado 12 de diciembre de 2015 el presidente constitucional de la República de Venezuela Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros, expreso en el acto de salutación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana lo siguiente: "En los primeros 17 años de la revolución necesitábamos que la FANB prestara sus cuadros para las grandes tareas del Estado. Le indiqué al general en jefe implementar un plan para que regresen a sus puestos de mando. Solo dejaremos a los necesarios", dijo Maduro en un discurso, muchos venezolanos y sobre todo los guayaneses, vieron con agrado la medida que daba respuesta en "anuncio" a un clamor de la población; los Militares sin bien es cierto pueden ocupar y desempeñarse en funciones en instituciones, a grosso modo se ha demostrado en Venezuela que no han sido las mejores gestiones.

El caso de la empresas básicas de Guayana es el más emblemático, por sus empresas han desfilado decenas de militares uno menos eficiente que otro; cada uno de ellos ha traído consigo una delegación considerable, que al marcharse quedan insertados en este aparato industrial inflando las nóminas de estas deprimidas empresas, esto por citar una desviación, además pudiéramos sumar el desconocimiento e interpretación a su antojo de las leyes civiles, que ha deteriorado las relaciones laborales en estas industrias. Por citar solo algunas empresas la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) ha tenido desde su Reestatización cuatro presidentes militares con indicadores de gestión muy bajos en comparación con la gestión de los trabajadores que se dio a raíz del control obrero en el 2010.

Y es que el hecho de que los militares regresen a sus puestos de mando no es un capricho de la clase obrera Guayanesa, y no lo es, porque además de haber deteriorado las relaciones laborales, se han tomado desacertadas decisiones en el campo técnico por simple desconocimiento, y es que los procesos productivos de la empresas básicas de Guayana requieren especial atención y no pueden retrasarse por soberbia porque se seguirán teniendo los mismos resultados , repetiré la frase de una artículo anterior donde citaba que : el arte de hacer acero es para los técnicos ,así mismo ocurre con el muy complejo proceso de aluminio que tiene etapas críticas desde la fabricación de la alúmina a través del proceso Bayer ,la formación y cocción de los ánodos de carbón hasta el trasegado y colada del metal , no pueden estos procesos esperar por decisiones que a veces rayan en la terquedad de funcionarios formados para mandar pero que en el campo industrial no funcionan un "vista a la izquier" o un "clávate de cabeza" , se requiere de tomar decisiones conocer los procesos para por lo menos mantener operativas áreas que no se pueden apagar porque no es tan fácil volverlas arrancar y cuesta mucho dinero reactivarlas .

El tomar decisiones ha sido uno de los problemas que el Venezolano común ha le ha exigido al Presidente Maduro, así como también que se cumplan las decisiones que toma y evitar el tanto recular, enviar a los militares a sus cuarteles es un decisión acertada, no cumplirla es un decisión desacertada he ahí el detalle…

adalbertomazeira@gmail.com

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2917 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a223411.htmlC0NON-VE