Juegos de guerra

A medida que ha venido transitando el tiempo, la desesperación es lo que ha comenzado a cundir en la MUD y sus filiales políticas: Fedecámaras, la CEV, sus medios de comunicación, la AVERU y demás franquicias que le acompañan y comparten sus políticas de destrucción nacional. Por su parte, su amo del norte: los EEUU, presiona con mayor ahínco para que la cabeza de Maduro y, con ella, las riquezas nacionales, les sean entregadas cual botín de guerra. Mientras, en otra parte del planeta, en el Medio Oriente, el imperialismo de los EEUU se resiente de la derrota que, con sabor amargo, comienza a sentir en esa región del planeta en manos de los ejércitos Sirio, Iraní y Ruso, quienes con gran valentía han enfrentado el terrorismo paramilitar adiestrado y armado por las fuerzas de inteligencia gringa, en especial: la CIA, para desestabilizar esa importante región del planeta, desintegrarla para dominarla, en su concepción geoestratégica de "caos constructivo", más bien destructivo, como lo llama su creador: Zbigniew Brzezinski, asesor en política exterior del Presidente Obama. Si bien, esa criminal y genocida política en el caso del Medio Oriente ha tenido una expresión militarista, no debemos obviar que en el caso venezolano se ha implementado una variante no menos criminal. Se ha sometido la economía nacional desde fuera y desde dentro, a un proceso de caos económico, alterando los procesos de producción, distribución y comercialización de bienes esenciales para la población como alimentos, medicamentos, productos de aseo y limpieza, hasta la propia moneda ha sido sometido a un proceso devaluacionista inducido desde fuera, utilizando mecanismos tecnológicos de avanzada. Política de caos inducido, cuyos efectos más perversos les han dado resultados positivos, en sus ambiciones de tomar por asalto las riquezas nacionales, otorgándoles una mayoría holgada de diputados a la Asamblea Nacional.

 

En la continuación de esa política de "caos constructivo", más bien destructivo, el imperialismo pretende ahora inducir el caos institucional, desestabilizando los poderes públicos y ello, se concreta en la confrontación casi que permanente, desde que asumieron sus cargos los diputados de la derecha fascista, Asamblea Nacional-TSJ, Asamblea Nacional-Poder Ejecutivo. Mientras que, tras las sombras, el imperialismo de los EEUU, intenta colocarse como especie de árbitro que no deja de ocultar su parcialidad con esa Asamblea Nacional espuria y alejada de los intereses del pueblo, a quien debiera representar. Procura esa mayoría parlamentaria, la disolución de nuestras instituciones constitucionales, y arrecian su campaña para intentar resquebrajar la unidad monolítica que viene manifestando nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, procurando que de la misma surja el "Pinochet" que tanto ansían para someter por la fuerza de las bayonetas, al bravío pueblo venezolano.

La desesperación del imperialismo de los EEUU, y de sus aspirantes a procónsules en tierra de Bolívar y Chávez, se acrecienta en la medida en que nuestro pueblo los ha visto actuar en estos pocos días que tienen al frente de la Asamblea Nacional. Las pocas leyes que han aprobado, su carácter antipopular y regresivo, como lo es, la supuesta ley de propiedad de la GMVV, que no viene a ser otra cosa sino una ley que procura en el corto plazo, privatizarles sus viviendas y propiciar en nuestra patria el surgimiento de esa política criminal impuesta al pueblo español, por la derecha fascista del PP, de los desahucios. Una segunda ley, aprobada por esa mayoría espuria y antipopular, viene a ser esa ley de reconciliación y amnistía, con la cual pretende esa derecha dejar sin el elemental derecho a la justicia al pueblo afectado por sus actuaciones criminales a lo largo de estos 17 años ya, de Revolución Bolivariana. Todo un adefesio jurídico, que no solo violenta nuestro Código Penal, nuestro ordenamiento legal, sino Tratados Internacionales suscritos por nuestra República. Para que tengamos una idea de cuán farsa es esa reconciliación que ahora propugnan, que en el mismo momento en que discutían dicho adefesio jurídico, el propio presidente de ese órgano del Estado, se daba el tupé de amenazar de muerte al diputado Diosdado Cabello, a viva voz. Llamado de diputado Allup, que nos hiciera recordar aquel hecho en 2014, por el diputado de Proyecto Venezuela, Berrisbeitia, a asesinar al entonces diputado Robert Serra, hecho ocurrido apenas un mes después de sus amenazas. De hecho, incontables votantes de esa oposición que les apoyaron en diciembre pasado se han arrepentido por tal apoyo, y eso los tiene con los crespos hechos, pues a medida que el pueblo los ha venido ver actuar, la decepción es casi que inmediata. Por lo demás, a cada sitio popular donde se aparecen a vender sus falsas leyes, el pueblo los recibe con indignación y repudio, corriéndolos casi que a pedradas por falsos.

Por su parte, el Presidente Maduro pareciera que ahora sí, se va a dedicar a la tarea de gobernar y tomar decisiones. El papel protagónico jugado recientemente, ejerciendo su liderazgo mundial, unificando posiciones tan disimiles como las de Rusia, Irán y Arabia Saudita en procura de unidad de criterios de política de precios petroleros, no reduciendo producción pero sí, manteniéndola a niveles de enero del presente año, auguran un crecimiento de los mismos a mediados de año, evidenciando no solo su liderazgo sino la acertada política energética de nuestro país, eso genera mucho nerviosismo y desesperación en filas imperialistas y oposicionistas. En el ámbito económico, anunció el Decreto de Emergencia Económica y comunicó al país un conjunto de decisiones que van desde el ajuste del precio de la gasolina, pasando por medidas sociales como el ajuste del monto del tiquet de alimentación y del salario mínimo nacional, hasta acuerdos con sectores empresariales, muy en particular con el sector industrial nacional. De hecho, esas alianzas que ha venido estableciendo con el sector industrial, ha roto la unidad de la burguesía, pues el sector comercial ha quedado casi que solo en su política de caos y saboteo de la economía nacional. Con dichas alianzas, se fractura la unidad de la burguesía, y bien pudiéramos afirmar que con tal política, se da inicio al fin de la llamada "guerra económica" o política de "caos constructivo", más bien destructivo, en ese ámbito de nuestra sociedad. La fortaleza de la Revolución Bolivariana es tal, que bien pudiéramos afirmar que tanto la oposición (los EEUU) como incluso, sectores del propio Gobierno desconocen; unos menospreciándola y otros, trabajando a lo interno para neutralizarla. Insistimos, que tales políticas en lo económico, deben reforzarse con mano firme para enfrentar el bachaqueo y la corrupción a lo interno de las instituciones públicas y privadas. La participación popular y, en especial, de la clase trabajadora es fundamental en el éxito de esas operaciones de desmantelamiento de esa especie de "estado islámico" que organizó la burguesía para atacar al pueblo. Es hora de desarrollar en toda su amplitud, no solo nuestras fuerzas productivas sino toda la capacidad de inventiva que tiene nuestro pueblo o como dijera Aquiles Nazoa, darle rienda suelta a "los poderes creadores del pueblo".

En momentos como los actuales, en que el imperialismo ha activado todas sus fuerzas desestabilizadoras para con ellas, procurar el derrocamiento del Gobierno Constitucional del camarada Maduro, inducir en nuestra sociedad su política de "caos constructivo", más bien destructivo, mediante la confrontación de venezolanos contra venezolanos, el llamado no puede ser otro sino a cerrar filas en defensa de la Revolución Bolivariana, contra el imperialismo y sus deseos de ver en la patria de Bolívar y Chávez, una segunda Siria que les permita hacer lo que no pudieron o más bien, los Rusos e Iraníes le impidieron, introducir sus fuerzas del mal para destruir y dividir en tres porciones el territorio glorioso de la República Bolivariana de Venezuela y apropiarse de sus riquezas. No pasarán!!!

 

Caracas, 21-02-2016

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 948 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /actualidad/a223309.htmlC0US