Artículo 21 de la constitución

Como se sabe, el bloque oficialista de la Asamblea Nacional para cuestionar la validez legal del proyecto de ley de amnistía impulsado por la oposición, sostiene que esa iniciativa legislativa es inconstitucional porque violan los derechos humanos. Sin embargo, ese argumento no nos parece, según nos indica el instinto, el más indicado, toda vez que la Constitución, en la parte dedicada a la materia, parecería establecer que los únicos que podrían incurrir en la violación de esos derechos son los poderes públicos y, especialmente, el ejecutivo nacional, o sea, el gobierno. Nadie más, según la misma Constitución, repito, podría estar incurso en la comisión de este delito, y menos los particulares. De allí que hayamos creído conveniente sugerir la utilización del artículo 21 de la Carta Maga a objeto de lograr la invalidación del mencionado proyecto de ley. A tal efecto, le recomendaría a quienes corresponda y tengan la posibilidad de hacerlo, imprimir el tantas veces mencionado proyecto de ley y repartirlo entre la población, a fin de que esta conozca la calaña inmoral de quienes fueron elegidos por ella. Este texto ya le fue dado a conocer a algunas personas. No obstante, en virtud de que le hemos hecho un aporte adicional que no se podía quedar por fuera, hemos creído conveniente enviarlo a esta página para su publicación.

La ley de amnistía que la Asamblea Nacional ya aprobó en primera discusión es completamente ilegal por cuanto pretende consagrar una discriminación que viola flagrantemente el Art. 21 de la Constitución Nacional. Este artículo expresa lo siguiente: "Todas las personas son iguales ante la ley". Ahora bien, en el artículo 4 de la mencionada ley de amnistía se expresa lo siguiente: "Se concede amnistía de los hechos considerados delitos o faltas que se indican a continuación: cuando se hayan cometido o puedan haberse cometido en manifestaciones o protestas o en reuniones que hayan tenido una finalidad política (...)". Al respecto, uno se pregunta: ¿Por qué únicamente se deben amnistiar los delitos cometidos con una finalidad política y no los que no se hayan cometido con esa finalidad. Es que acaso el asesinato cometido con fines políticos no es igual en sus consecuencias al que comete el hampa común? ¿Ambos no producen el mismo efecto, es decir, la pérdida de una vida humana? Ahora, si ambos delitos, el político y el común, producen los mismos efectos, es porque indiscutiblemente ambos son absolutamente iguales. Y si son absolutamente iguales, tienen que acordárseles a ambos las mismas sanciones y los mismos beneficios que estipulan la leyes. O sea, que se amnistían a ambos delitos, el político y el común, o no se amnistía a ninguno. Porque de lo contrario, de concedérsele la amnistía sólo a unos delincuentes y a otros no, sería establecer, como dijimos al principio, una discriminación contraria a la Constitución. Pero, ¿qué pasaría si se aprueba esa ley y se amnistía a los delincuentes políticos? Que mañana los delincuentes comunes, EN ARAS DELA JUSTICIA Y Y LA SEGURIDAD DE LAS PERSONAS Y LA FAMILIA, podrían solicitar ser amnistiados y se les tendría que conceder ese beneficio. Porque como esto no puede ser, porque comprometería la seguridad de las personas y las familias, ni unos otros podrían salir en libertad.

Como se pudo observar, el hampa común podría solicitar, amparándose en el proyecto de ley de la oposición y en el artículo 21 de la Constitución, una amnistía. sin importar los delitos que hayan cometido "o que hayan podido cometer". En relación con esta hipotética solicitud de la delincuencia común, algunos podrían objetar que con ella en la calle nadie en este país podría estar seguro, y tendrían razón. Sin embargo, con los terroristas y criminales de la oposición en libertad, como lo demostró la trabajadora de Venevisión, tampoco podría haber ni reconciliación ni paz en este país, y quien lo alegara también tendría razón.

Y aunque es distinto, uno de los argumentos favoritos de los que salen en defensa de Leopoldo López es que este lombrosiano no ha asesinado a nadie personalmente. Tampoco Hitler mató personalmente a nadie, y sin embargo, fue responsable de millones de muertos en la Segunda Guerra Mundial. Lo mismo podría decirse de Pol Pot, genocida camboyano que es con quien más semejanza tiene el niño mimado del Dpto. de Estado.

AL MARGEN: Hace como 15 días el azúcar se estaba vendiendo en el mercado negro, única parte donde se puede conseguir, al astronómico precio de 160 bolívares el kilo. Sin embargo, en estos momentos, 15 días después, su precio está, en el mismo lugar, a 300. Igual precio tiene el arroz. Y en cuanto al pollo, este no se consigue por menos de 1800 bolívares. Hasta dónde llegará esta escalada indetenible de los precios que tiene desesperada a la gente. ¿De qué han servido los fulanos controles de precios? No han servido para otra cosa que para agravar aun más los problemas que con ellos se trataron de solucionar. Para eso es lo único que han servido. ¿Ahora, lo sorprendente, lo incomprensible, lo que está fuera de todo entendimiento, es que habiendo agravado la situación del desabastecimiento y los precios, todavía esos controles se mantengan vigentes. ¿Cómo es posible que nos encontremos a las puertas de una grave crisis alimentarias.o sea, para ser más explícitos, a las puertas de una hambruna, y que sin embargo se esté hablando, por ejemplo, de declarar la faja petrolífera del Orinoco como zona estratégica. ¿Es esto acaso una prioridad? ¿No es esto una provocación? ¿Cómo puede sentirse la gente al ver que el gobierno le dedica tiempo a cualquier cosa y que ella y sus problemas de subsistencia pareciera no importarle para nada? Y para terminar, debemos recordar que con excusas, y menos si son falsas, no se va al mercado.

Como todos pudimos presenciar, Ramos Allup, ese desalmado, no sólo ordenó destrozar la imagen del Libertador que prestigiaba el recinto de la Asamblea Nacional, sino que además, señalando la lámina donde aparecía su rostro lo llamó despectivamente vaina. Rompan esa vaina, dijo en un incontrolable arrebato de decadente decrepitud. Es natural que una asquerosa sabandija como esta, que viene arrastrándose a las patas de los gringos que han colonizado su alma y su mente, no sienta ninguna simpatía por nuestros libertadores. Pero en el caso comentado no fue ese odio visceral contra lo héroes de la patria lo que lo obligó a actuar d esa manera. En realidad su furia homicida no estaba expresamente dirigida contra el rostro del Padre de la Patria, por el cual, como ya dijimos no siente ninguna simpatía, sino contra sus adversarios naturales como son los chavistas. Fue a estos a los que quiso liquidar aunque fuera de una manera simbólica, ya que no podía hacerlo físicamente, como hubieran sido sus criminales deseos. Ahora, imaginémonos lo que sucedería en este país si bestias betancuristas como esta llegaran a controlar de nuevo el poder en Venezuela.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 918 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición y golpismo


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular


US Y ab = '0' /actualidad/a223252.htmlC0NON-VE