“Enmienda revocatoria con efectos retroactivos” se fue al congelador (hasta Capriles entendió)

La enmienda que pretende la MUD para derrocar a Maduro será "pateada" por la Sala Constitucional del TSJ si es que finalmente se atreven a presentarla. El motivo de esa futura "patada judicial" obedece a una poderosa razón que ciertos leguleyos todavía no comprenden: la enmienda constitucional no sirve para revocar mandato a nadie. El procedimiento constitucional para revocar el mandato de una autoridad elegida por el voto del pueblo es uno sólo y se llama: referendum revocatorio. El uso de cualquier otro procedimiento con la finalidad de revocar ese mandato es una violación a la Constitución.

Mucho menos se puede invocar enmienda con efectos retroactivos contra quien ya fue elegido para cumplir un período de seis años.

En el caso de la enmienda constitucional, su uso con fines revocatorios permitiría el fraude de revocar el mandato incumpliendo los requisitos establecidos por la Carta Magna para el referendum revocatorio, es decir: acto previo de convocatoria mediante recolección de firmas del 20% de los inscritos (4 millones de electores) en el registro civil y electoral. Quien se sienta mayoría debe tener cojones para recoger esas firmas como aquella vez contra el entonces presidente Hugo Chávez. Otros caminos son "brujería constitucional" y carretera llena de incertidumbre.

Por su parte, la enmienda no obliga a tal recolección de firmas sino que el Presidente o la Asamblea Nacional pueden unilateralmente someterla a la votación del soberano.

Aunque todos los procedimientos constitucionales funcionan como propuestas que finalmente son sometidos al sagrado voto popular, hay caminos que son más largos que otros según la importancia del tema para el país y por eso no se pueden relajar las normas constitucionales en perjuicio de la majestad del sufragio, la estabilidad política del Estado y la seguridad jurídica de las instituciones.

Entonces, aunque los más íntimos asesores jurídicos o constitucionales recomienden lo contrario, el Presidente Nicolás Maduro no debe proponer una enmienda constitucional para recortar el mandato de la actual Asamblea Nacional o para que dicho órgano sea declarado transitorio y su mandato termine anticipadamente, porque en la práctica se estarían produciendo efectos de "Enmienda revocatoria con efectos retroactivos" lo cual ya dijimos que es inconstitucional.

Pero además de la inconstitucionalidad de dicha "Enmienda revocatoria con efectos retroactivos", cuestión que pudiera ser revertida por mejor criterio o interpretación vanguardista de la respetable Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia; la misma da legitimidad a la actual propuesta de la mayoría parlamentaria opositora, quien ya se encuentra tramitando su propia "Enmienda revocatoria con efectos retroactivos" en contra del Presidente Nicolás Maduro.

Dice el proverbio: "lo que es bueno para el pavo, es bueno para la pava". ¿De lo contrario con que cara podrá Venezuela decirle a la comunidad internacional que TSJ y CNE dan luz verde a la enmienda chavista y luz roja a la enmienda opositora?

He allí cuando la sabiduría jurídica de los abogados constitucionalistas debe conjugarse con la sabiduría política, porque dar consejos para legitimar o propiciar un choque de "Enmiendas revocatorias con efectos retroactivos" donde tanto gobierno como oposición podrán someter su iniciativa a elección universal, directa y secreta; terminará favoreciendo a quien para la fecha tenga más votos y hundirá al que tenga menos (antes de tiempo y sin chance de recuperarse).

Considerando que el Presidente Nicolás Maduro manifestó en cadena nacional de radio y TV que los resultados de las elecciones del 06-12-15 (donde ganó la oposición) significaron el triunfo de la denominada "guerra económica" y que las condiciones del país hoy no son mejores que las de aquel día, advertimos que si el gobierno impulsa, acepta o convalida el experimento de la "Enmienda revocatoria con efectos retroactivos" cometerá un suicidio político.

Para evitar su propio desgaste, el gobierno revolucionario debe priorizar esfuerzos en hacer obras para reconquistar la mayoría popular (recuperar votos) y salir de esta trampa de "guerra constitucional" o "choque de poderes" que varias veces hemos advertido en televisión nacional. Ver video "Todo lo constitucional, con Jesús Silva en TV" http://jesusmanuelsilva.blogspot.com/2016/02/enmienda-constitucionalista-jesus-silva.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4808 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Jesús Silva R.

Escritor, constitucionalista y militante marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en la UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Silva R.

Jesús Silva R.

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /actualidad/a223139.htmlC0US