La opereta criminal

Escuchar el debate en la Asamblea Nacional, en ocasión de la discusión de la "Ley de Amnistía y Reconcilicaión", requirió abrocharse el cinturón, uno que nos asegure no tanto al asiento como la quijada al resto de la cara. Pasando de los intervalos de coherencia del discurso de los diputados del GPP, el espectáculo opositor resultó un desbarranco abrupto hasta lo nauseabundo. Haciendo un esfuerzo para pasar por un momento del mamarracho jurídico que se atrevieron a presentar, la puesta en escena fue asquerosa.

Luego de varios discursos melodramáticos -no porque les faltase razón, que un familiar en prisión lo es, sino por huecos y carentes de argumentación- llegó el momento más tétrico, cuando "Chuqui" Arellano subió al podio a consagrarse como el ariete de la contrarevolución. Con una altanería virada, propia de los peores personajes de la panoplia fascista latinoamericana de la última mitad del siglo pasado, "Chuqui" se dedicó a amenazar a diestra y siniestra, mirando de sesgo por debajo de las cejas y augurando prisión a los diputados chavistas, tal vez deseando que las fantasías amasadas durante los entrenamientos en la "fiesta mexicana" y en Colombia, bajo la guía de los rezagos de la Escuela de Las Américas y el mismísimo Dr. Varito, se conjuraran en una orgía de estadiums repletos de pelabolas como ella misma, en quienes cebar la frustración carnicera que la condujo a ser el esbirro sanguinario y visible al servicio de los factores más reaccionarios de la oposición, a quienes se vio abrazarla como uno de ellos luego del estridente panfleto.

Trocada por arte del sofisma, la sra. Arellano resulta ahora en una víctima del régimen, con un discurso que reta a todo poder constituido o por consolidarse, tal cual lo hizo a las puertas de la Fiscalía General de la Republica, cuando debutó dirigiendo a las hordas que desbarataron la fachada del edificio y arrasaron con la Plaza Carabobo. Para continuar la opereta salen a la palestra la Sra. Forero, Freddy Guevara y William Dávila, entre otros, quienes sirven como corifeos al gran epílogo, el estertóreo discurso del presidente de la Asamblea, quien no respeta tiempos ni jerarquías, obnubilado por la oportunidad de erigirse como el protagonista entre los verdugos del "rrrégimen".

Para los que tenemos más de 50 años el fondo de la propuesta es bizarra, ya que, después de vivir la persecución homicida de los cuerpos represivos de la "democracia" puntofijista, es difícil tragar la especie según la cual este "rrrrégimen dictatorial" -que les permite, aun como opositores, ocupar un curul asambleario y dirigirse como mayoría al país entero desde el palco de oradores de la Asamblea Nacional- sea ese leviatán opresivo y castrante que insisten en denunciar, acercándose más a un anacrónico autorretrato. De hecho, la senil ofuscación de Ramos Allup pareciera una confirmación tanto de las peores elucubraciones del sector revolucionario, como del precario soporte de todo el andamiaje opositor, que cuenta, sin embargo, con los consabidos recursos promocionales locales y el músculo financiero internacional ampliamente denunciado.

Hemos soportado pruebas difíciles pero lo que parece avecinarse ha de ser tratado con suma cautela. La usurpación desfachatada e inmoral de los símbolos y el discurso del chavismo y la izquierda; el uso esquizoide de datos falsos o francas mentiras; la elaboración de un mito seudolibertario insuflado por la mediática mayamera, así como la imperiosa necesidad de aprovechar el pírrico triunfo que los llevó a la Asamblea, plantean un escenario que hace más que probable otra intentona.

Ya el tinglado está montado y los actores comienzan a perfilar sus trincheras. La cantidad de absurdos ofrecida por los diputados opositores es una eficaz contribución al panorama de incertidumbre que ha suscitado la (inexistente, según ellos) guerra económica. La victoria chavista solo será posible si las medidas que se tomen en adelante permiten que el pueblo vea que el director del drama está del lado de quienes sufrimos a la clase seudoempresarial comerciante, que ha hundido el diente hasta el hueso vaciándonos los bolsillos.

julio30764@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 597 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a223086.htmlC0http://NON-VEca = .