Ni que decir; la cola es arma contundente del triunvirato opositor

A la oposición le ha dado por llamar con toda intencionada hipocresía política crisis plural a su privada manufacturación de las colas, obvia que las costuras de su traje "democrático" expuestas en la vitrina política nacional son de muy grueso hilo y bien advertidas por el propio pueblo desde tiempos remotos del andar del Puntofijismo-Anti-Bolivariano-Adeco-Copeyano.

Mal conjeturan la capacidad del pueblo al que siempre le han calificado de lumpen proletariado bajo el esquema de estar por debajo y muy al margen de su ideal burgués, en mendicidad, delincuencia y prostitución. Pero la mano derecha osa acariciar al pueblo para ostentar poderes desvanecidos por vital revolución de él; lo malo es que les es difícil o imposible, acostarse, dormir, amanecer y padecer con el pueblo necesario, su estilizada clase alta jamás admite prerrogativas humillantes, no se confunde con marginados, no baja de su pedestal oligárquico.

Pero muchas cosas extrañas no dejan siempre de asombrar, y el triunvirato compuesto por: Fedecámaras, Consecomercio y la MUD ha dejado salir la preminencia del blanco César: Henry Ramos. Se encuentran en las mieles del poder; sobaron al pueblo y ahora le clavan la trapera, nada de raro tiene, es su natura de alacrán que se posó sobre su lomo para le pasase a comandar la legislatura nacional con toda su premeditada mala intención de ejercerle con inconstitucionalidad y único fin del golpe parlamentario, eso, es innegable y a la vista de todo el pueblo, de ellos mismo, de la comunidad internacional conspiradora y por supuesto, de quienes les dirigen y emanan órdenes desde las alturas del poder imperial, todo un complot de magnas estructuras para derrocar a un legítimo gobierno de carácter popular.

Ofrecieron burlonamente al pueblo acabar con todas las colas, ofrecimiento después declarado como eslogan electorero y negado, dado que el pueblo y todos sabemos son el instrumento para socavar la credibilidad del pueblo en su revolución, pero una vez le ofrecen, reconocen la propiedad privada de su asechado especulador, estafador, contrabandista, importada arma golpista-terrorista; torcer brazo a la revolución y el adeco Will we come back again.

Quizás las categorías de críticos no logren demandar en el llano pueblo lo que quieren destacar, la complejidad psíquica en masas de la mediática opositora contraponiendo todas las versiones de la problemática de las banditas colas y la desmesurada posición del gobierno por mantenerse pacífico, dan ventaja a que se mantenga viva la estructura del saboteo. Si bien se sabe que en los 17 años de esta revolución por exceso de confianza supina no se percató que le pudieren repetir lo que a Allende en su corto período de revolución y hubo enormes descuidos y patebolismo de muchos que ha estado en el poder.

Tanto la oposición como su amo-jefe del norte-imperial están contestes de estos buenos resultados a su favor en esta operación de estrategia y táctica de tocar bien a fondo el estómago del pueblo, de devorar con voracidad su capacidad de adquisición, de exprimir divisas e ingresos nacionales; y nunca olvidemos, que es culpa de la aguda sordera y ceguera socialista sobre todo del endógeno oportunismo político, se le cansó la lengua a Chávez de hacer los llamados al desarrollo para independizar a la revolución del aparataje del oligopolio y monopolio compuesto por Fedecámaras y por la Gran Oligarquía Burguesa, que hasta se llegó a escuchar calificarle de necio, y no omitamos también que mucho de estos señores /as están dentro de la gobernabilidad o merodean en busca de consolidar sus grandes intereses personales, contra eso también se tiene que luchar a fin de erradicar los consecutivos engaños al proceso y la sucesión de los errores que ponen a la revolución en desmerito de sus políticas económicas-políticas-sociales. Más audacia y perspicacia son necesarias para enmendar los desaciertos o entuertos.

El partido no puede evadir más sus meas culpas, se supone participa en la decisión de las todas políticas nacionales y demás, se supone sea orientador y el responsable de que éstas lleguen a la militancia, que a su vez es el ejecutor directo e intrínseco de pueblo para irle sumando a las praxis de hacer política desde las bases; hasta ahora, se les ha ignorado relegándoles, las cúpulas le desplazan de su original rol, miedo a él y a la pérdida de prerrogativas sigue haciendo estragos, aún se contextualiza figura tiránica de los semi dirigentes .


Esta nota ha sido leída aproximadamente 698 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a222776.htmlC0NON-VE