Venezuela en el capitalismo

La Historia ha sido convertida en un circo para espectadoras y espectadores desprevenidos; en una caricatura de sucesos de magazín, donde el sujeto burgués dominante, desaparece; y parece hacerse invisible, e invisibiliza a su enemigo la clase obrera, e intenta confundirla, como la confunde en la profusión de identidades que configuran movimientos sociales, pero que juntados no llegan a la condición de sujetos históricos para la toma del poder-poder

El capitalismo, en el siglo que sea, es uno solo en cualquier parte del mundo, incluso en la amada Bolivia, donde hay un Proceso de Cambios progresista, en defensa de la plurinacionalidad del Pueblo boliviano, bajo los principios de no mentir, no robar y no flojear. El modo de producción capitalista basado en la apropiación privada del producto del trabajo que realiza la clase obrera, puede arroparse con cualquier idiosincrasia nacional sin cambiar su esencia de explotación del hombre por el hombre.

Así como no hay capitalismos nacionales con especificaciones temporales, más allá de su realidad de modo de ´producción privada dirigido por la burguesía en cualquier parte de la bolita del mundo; tampoco hay socialismos en un País y en una consideración específica del tiempo, sin su característica esencial de modo de producción social dirigido por la clase obrera, quien distribuye equitativamente la plusvalía a todos los estamentos de la sociedad, todavía dividida en clases.

El capitalismo representó en su momento, un grado de desarrollo en la historia de la humanidad, frente al modo de producción feudal; la burguesía, su sujeto histórico, participó en la lucha de clases desde principios del siglo XIII, venciendo a su enemigo, los señores feudales a finales del siglo XVIII. Durante toda esa larga etapa de lucha, la burguesía fue la clase más revolucionaria hasta que logró la victoria definitiva, y construyó su modo de producción capitalista; entonces se convirtió en la clase más reaccionaria frente a su enemiga, la clase obrera, a quien mantiene en las condiciones más miserables de explotación.

En Venezuela la Historia privada capitalista se la ha jugado, una vez más: aprovechándose de los errores teóricos e ideológicos del Proceso de Cambios---para enfrentar al capitalismo, en el intento de edificar la transición socialista--- ha lanzado algunas mentiras fulminantes dirigidas a la sociedad venezolana, y a la opinión pública mundial:

1. "No hay división de clases en Venezuela", tesis secundada por los teóricos del gobierno bolivariano.

2. "En Venezuela hay un modelo socialista, y es el responsable de la grave crisis de producción de alimentos y de bienes de consumo, la inseguridad, la inflación, la especulación que sufre el Pueblo". Esta tesis también es convalidada por el gobierno cuando califica de socialista cualquiera de sus acciones administrativas en función de atender necesidades urgentes de los excluidos por el capitalismo, en el marco variopinto de la Social Democracia.

3. "Los empresarios son víctimas del equivocado modelo socialista que ha expropiado fábricas y terrenos para acabar con la producción nacional". El gobierno bolivariano, ayuda en esta afirmación, no publicando en todos los medios de circulación territorial, el dinero constante y sonante pagado a sus dueños por esos activos; y no dando la explicación de lo que pasó con esas tentativas de producción, reconociendo errores, o actos de corrupción de la infiltración contrarrevolucionaria en cualquier espacio de sus funciones administrativas, si los hubiese. En tal caso, informando de los castigos inexorables, aplicados a los responsables.

4. "El Proceso de Cambios" es un gobierno más, empecinado en seguir aplicando en Venezuela un modelo socialista, que ha fracasado en todo el mundo". Tesis avalada por el gobierno, que en funciones de dirección de la Revolución, más allá de las meras funciones administrativas, no desmonta el Estado burgués, para quitarle su poder económico y político.

5. "El Proceso de Cambios no ha hecho nada en estos 17 años, y ha convertido a Venezuela en un desastre". La política comunicacional del gobierno constitucional ha sido deficiente en demostrarle, y recordarle ideológicamente al pueblo trabajador venezolano los grandes logros del Proceso de Cambios que pueden resumirse en lo que Chávez llamó, la cancelación de la deuda social, por cierto, contraída por el capitalismo.

6. "En Venezuela reina la corrupción, la ineficiencia, la desidia, el desabastecimiento, la especulación y la inseguridad". El gobierno no captura a las decenas de miles de paramilitares que el imperialismo y los dirigentes de la MUD sembraron en todo el territorio nacional con la complicidad del Estado Narcoparamilitar colombiano. Este ejército de mercenarios, matarifes profesionales, dirigen el comercio informal y formal, en todas sus modalidades de corrupción, hasta sentarla como costumbre; siguen siendo los operadores principales de la agresión económica que está sufriendo el pueblo venezolano hoy; igualmente dirigen todas las formas del negocio de la delincuencia: sicariato, robo de vehículos, extorsión, secuestros, privatización de las cárceles, a través de los pranatos, el cambio paralelo del diferencial bolívar-peso que ha acabado con la solidez de nuestro signo monetario, razón suficiente para suspender de inmediato las relaciones con el protectorado colombiano, etcétera, etcétera. Para acabar con el sufrimiento del pueblo no basta con capturar a unos cuantos paramilitares; mientras que no sean capturados todos, además del adecentamiento de todos los cuerpos de seguridad del Estado, el pueblo trabajador seguirá siendo víctima de este regalito especial del capitalismo en Venezuela.

7. "En Venezuela hay una guerra económica en contra del Pueblo". El gobierno sigue repitiendo está cantaleta que no es cierta, mientras no dice por todos los medios a su alcance, que en Venezuela, el pueblo trabajador está sufriendo una agresión económica salvaje, dirigida por la MUD, y ordenada por el Imperialismo, y donde participan como ejecutores del ataque, robando a todo el mundo, los empresarios parasitarios, dueños de ventas de repuestos, cauchos, batería, mecánicos, operadores de cualquier servicio; los mercachifles, dueños de supermercados, abastos, tiendecitas, ventorrillos que están multimillonarios, estafando descaradamente con el precio de los regulados, el contrabando, el cambio fraudulento bolívar-peso, el dólar today, sin que el Ministerio Público le abra un expediente para iniciar un castigo a sus delitos; y poder decir entonces que a partir de ese momento, ha comenzado la Guerra Económica, por aquello de que recibimos golpes, y contragolpeamos de inmediato.

8. "En Venezuela hay una cola para todo" con esta mentira, y sus consignas, perdimos las elecciones del 6D, donde resucitó el Puntofijismo. Todas las colas en Venezuela han sido fabricadas por el imperialismo mediante un plan perfecto donde actúan como dirigentes, el paramilitarismo, los comerciantes, sus cajeras o dependientes, el personal de seguridad público y privado, los cajeros y promotores de los bancos, muchos de ellos trabajando en el acopio de los billetes de cien para entregárselos a los bachaqueros. Ninguna cola es inocente, todas pasan por las idénticas mangas de coleos que utilizan todos los supermercados. Intervenir todas las colas con el soberano, y todos los poderes del Estado, es una obligación del gobierno bolivariano, tan importante como la construcción de viviendas, o la reactivación económica. En esas colas, estamos perdiendo la patria; porque primero que todo, los seres vivos tenemos que comer.

9. El gobierno no protege al pueblo. El gobierno bolivariano, ha caído en esta trampa. Es la Soberanía Popular, establecida en el artículo 5 de la CRBV la que debería proteger a su gobierno para que administre la riqueza nacional, y todos los asuntos del Estado, para que sean utilizados en el alcance de su felicidad. Para ello la crítica y la auto crítica constructiva del soberano no puede ser tutoreada o prohibida por su gobierno, ni por nadie. Como hasta ahora se ha hecho, lamentablemente. ¿Quién le dijo al imperialismo el 27 de febrero de 1989, que este Pueblo heroico de Venezuela, no podía se nariceado tan fácilmente? ¿Quién revirtió el golpe de Estado y restituyó en el poder al gobierno bolivariano encabezado por Chávez el 12 y 13 de abril del 2002

10. "En Venezuela no hay democracia" No hemos salido a decir que hay un exceso de democracia burguesa en el País, ejerciendo el poder, y robándose como le da la gana los salarios de la clase obrera, burlándose del gobierno que administra al Estado, y del pueblo todavía anestesiado por la prohibición de ejercer la crítica y la autocrítica, haciendo valer lo que la constitución ordena; mientras tanto el abuso y la humillación imperialista, ahoga la democracia popular revolucionaria que no hemos construido.

11. "El socialismo significa pobreza". El aparato comunicacional del gobierno, en la cual debería estar la TVES de Winston Vallenilla, no aclara al Pueblo trabajador que acá no hay socialismo, entre otras razones porque la clase obrera, sujeto histórico del socialismo, no está en el poder; y por último, aclarar también, que en el socialismo no hay pobreza, ni mucho menos miseria, y que ambos males, pertenecen precisamente a las consecuencias del modo de producción capitalista que está ejerciendo el poder en Venezuela, por encima del gobierno del Proceso de Cambios.

12. "Los efectos devastadores del capitalismo se arreglan con más capitalismo" El gobierno bolivariano, parece no haber digerido esta mentira goda, y por segunda vez llama a los capitalistas para enfrentar la agresión económica, en la que ha participado y sigue participando, entre otras caras conocidas, el mismísimo Lorenzo Mendoza, recibiendo una gigantesca bola de dólares, para que siga conspirando y robando al Pueblo.

El pueblo trabajador venezolano tiene la obligación política, de salvaguardar la Soberanía y la independencia de la República, frente a las pretensiones del imperialismo, y sus lacayos, cumpliendo con el mandato de la CRBV.

Sería un retroceso muy grande que permaneciéramos indiferentes ante el ataque económico dirigido por el imperialismo, que pretende desconocer los grandes logros del Proceso de Cambios, que había enterrado al Puntofijismo, parece que no para siempre.

Es hora de que el bravo Pueblo venezolano que nombra nuestro himno nacional se levante en contra de la burguesía, su capitalismo corrupto, y su jefe el imperialismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 727 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0'' /actualidad/a222762.htmlC0US