Ensayo

Producción y Mercado

La producción.-

Es un tema básicamente técnico, es un proceso común a todo tipo de sociedad y trasciende todos los modos de producción conocidos. Suele confundirse con el proceso de trabajo. Su diferencia radical es que durante la producción se combina fuerzas productivas cuyas compraventas implican relaciones sociales perfectamente bien definidas. En el caso del sistema capitalista, burguesía y proletariado o capitalistas y asalariados conforman la base de este sistema de producción, tal configuración clasista de la sociedad burguesa da en llamársele su estructura económica. La sociedad también se estructura sobre otros factores: demográfico, etarios, género, étnico, &.

Tales relaciones condicionan la forma de comprar la fuerza de trabajo del trabajador "libre", y también determinan la propiedad privada de todo tipo de producción de mercancías en fábricas y comercios burgueses.

El consumo.-

Es un tema familiar relacionado con necesidades vitales, fisiológicas, culturales, deportivas, religiosas.

Ambas fases de la circulación del capital, producción y consumo, son estrictamente técnicos que se hallan fuera del mercado. En los procesos de producción clasistas vemos medios de producción y mano de obra, vale decir, fuerzas productivas en funciones, enmarcadas en relaciones sociales entre patronos y asalariados.

Determinar la cantidad de medios de producción necesarios para la fabricación de cierta cantidad de productos corre a cargo de ciencias ingenieriles, y la cantidad de estos productos para cubrir el consumo familiar es un asunto de la contabilidad hogareña, de la casa; un asunto doméstico por así decirlo. Los centros productivos producen con una tendencia a la minimización u optimación de costes, o de sus productividad en términos de ganancias (productividad), y las familias velan por el máximo aprovechamiento del gasto familiar, o de la utilidad(satisfacción) de los bienes a consumir.

El mercado.-

La propiedad privada sobre las fuerzas productivas en la sociedad burguesa configura propietarios de medios de producción, por un lado, y propietarios de fuerza de trabajo, por otro. Los primeros deben comprar fuerza de trabajo, y los segundos deben venderla; sólo así puede llevarse a cabo el proceso de trabajo propio de la producción burguesa o capitalista. Este tipo de economía convierte a unas personas en explotadoras y al resto en explotados.

En cuanto a la oferta y la demanda, debemos sobreentender que se trata de temas relacionados con la realización de la producción de cara a la satisfacción del consumo. Son procesos que, respectivamente, sobrevienen a la producción y son impulsados por el consumo. Producción y consumo que son actividades vitales para la humanidad y extensivas a todos los seres biológicos.

La producción en las sociedades, donde rige la propiedad privada sobre las fuerzas productivas, demanda estas fuerzas a quienes las ofrezcan (vendan) como sus propietarios. Asimismo, las fábricas ofrecen sus productos a quienes los demanden (compren) tanto como bienes de consumo productivo como de consumo final.

El dinero.-

Así, pues, tanto fabricantes como consumidores deben negociar en el mercado lo que tienen y lo que necesiten. Para hacerlo deben disponer de dinero. De esta manera producción y mercado son partes imprescindibles de la circulación del capital en sus diferentes presentaciones: capital dinero, ctal. productivo, ctal. mercancía, todas ellas como circulaciones del capital enmascaradas como circulación de mercancías.

Digamos que la producción pasa por el mercado para asociar las fuerzas productivas, y luego lo hace para la venta de la producción. Las empresas de los explotadores compran fuerzas productivas, incluida la fuerza de trabajo: los trabajadores venden su fuerza y de trabajo y deben comprar los productos de su trabajo que pasan a ser propiedad de las empresas donde trabajan.

¿A qué "precio" deben comprarse las mercancías?, ¿qué determina ese precio?, ¿qué mercancías debemos ofrecer a cambio de otras? Dar respuestas a estas interrogantes llena el espacio del tema económico, representa el aspecto económico de la producción y del consumo, ambos temas tratados por la Economía Política.

Cuando decimos mercado decimos precios, y en las economías desarrolladas y modernas también aludimos a monedas, a dinero.

A manera de resumen, entendamos por precio el valor estimado de una mercancía; por valor, según el descubrimiento realizado por Carlos Marx (El Capital, Obra completa), entenderemos cantidad de trabajo insumido por una valor de uso de factura social, por ejemplo, el tiempo durante el cual los trabajadores producen determinado volumen de una mercancía.

Por supuesto, la cuantificación de los insumos correspondientes representados por medios de producción y mano de obra viva son tratados por las ciencia técnicas ingenieriles. A la Economía queda reservado el asunto de la determinación o imposición del valor de la fuerza de trabajo y su correspondiente precio.

Como resultado de apreciación de la fuerza de trabajo, las empresas terminan haciéndose de una determinada ganancia que ciertamente se concreta en el mercado aunque sólo representa la metamorfosis del la plusvalía cuya fuente ese halla en la producción o fuera del mercado.

En Economía Política, desde los clásicos para acá, hay criterios encontrados sobre la fuente de la ganancia de las inversiones burguesas, fabriles y mercantiles: el de índole burguesa afirma que ella tiene su fuente en el mercado, y la teoría científica o marxista afirma que procede o tiene como fuente la producción con arreglo a la citada plusvalía o trabajo impago en las fábricas capitalistas. Este tema cae fuera del ámbito técnico, es más bien socioeconómico, y constituye la esencia misma de toda Economía Política. SEGUIREMOS.

10/02/2016 06:21:52 p.m.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel C. Martínez

Manuel C. Martínez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /actualidad/a222735.htmlC0US