La hambruna mata a los venezolanos

Un operativo de Mercal realizado a través del Consejo Comunal del sector Catalán del Municipio Arismendi en la isla de Margarita nos permitió determinar las graves consecuencias que tiene para este país la aguda hambruna que nos aqueja. Varias familias confesaron haber pasado hasta tres días almorzando y cenando sólo mangos. Los vecinos se solidarizan entre sí "prestándose" una taza de arroz y un huevo de gallina, media taza de azúcar, un poquito de aceite, y hasta algo de sal. Cuando pasa la camioneta vendiendo sardinas a Bs. 500 (hasta hace un par de meses el kilo costaba sólo Bs. 50), nos quitamos dinero prestado para comprar al menos un kilo. Sin embargo, no hay harina de maíz para hacer las arepas, y el precio de las verduras anda por las nubes. La ola especulativa es impresionante.

En otro lugar de Venezuela, en el mercado municipal de El Tigre, mi ciudad natal, los cuentos son de terror. El kilo de azúcar lo venden los bachaqueros impunemente en Bs. 500, el jabón de lavar en Bs. 450 pero su valor real es de tan sólo Bs. 8; la leche de Mercal ya la venden en Bs. 2.000 pero su costo regulado es de Bs. 70. El litro de aceite cuesta ahí mismo Bs. 1.200 pero su costo es de Bs. 280. Mi madre tan sólo vive de la pensión del seguro social, y no puede con esta realidad. Sin embargo, tiene ocho años esperando que el Ministerio de Educación le pague sus prestaciones sociales de la jubilación, pues ella trabajó 27 años en una escuela como bedel, y no hay forma de que el Estado venezolano y la cuerda de ministros corruptos, burócratas y hipócritas de nuestra revolución "bonita", le honran a mi señora madre su mísero pago. Otras veces he denunciado todo esto en aporrea, y por hacerlo me consideran un chavista contrarrevolucionario. Pero eso sí, en cada elección que se hace, el comando del Psuv me llama con el mismo cliché: "Poeta, lo necesitamos como testigo de mesa para cuidar nuestros votos". Bien camaradas, mi madre, una anciana humilde y pobre de este país, necesita sus reales revaluados, ¡páguenselos!

El operativo de Mercal permitió venderle a la comunidad de Catalán por tan sólo Bs. 1.200, dos pollos, dos arroz, dos espaguetis, dos harinas de maíz, un litro de aceite, dos bolsas de leche en polvo, una mantequilla y una leche condensada. El método para la distribución eficiente y honesta fue la asignación de un tickets numerado por cada hogar. En dos horas todo estaba satisfecho. La moraleja de esto es simple: Ese mecanismo es fácil de aplicar y mantener, pero no una vez cada dos meses, sino cada quince días. De este modo se rompe la cadena especulativa de los bachaqueros, los especuladores y los hambreadores. Sólo se requiere que el gobierno de Nicolás Maduro Moros le compre los productos a los empresarios privados y los distribuya a través de los consejos comunales. Pero debe incluirse también los artículos de limpieza del hogar y del aseo personal. Incluso, el Estado no tiene por qué subsidiar tantas cosas. Se necesita la sinceración de precios, y nuestro pueblo lo entenderá perfectamente. Por ejemplo, si no es viable vender el kilo de leche en Bs. 70, entonces véndase en Bs. 250. Es preferible hacerlo así que comprarlo en los mercados de los bachaqueros en Bs. 2.000.

Pueblos del sur del estado Bolívar como Maripa y Caicara del Orinoco, Tumeremo, El Callao y el Ochenta y Ocho tienen cuadros más dramáticos de esta realidad. El aceite cuesta Bs. 2.000, el azúcar Bs. 1.000, espagueti Bs. 800 y el kilo de arroz Bs. 800. Leche no hay, de ningún tipo. El cartón de huevos cuesta Bs. 3.000. Desde luego, el gobernador de ese estado no hace nada para evitar la desnutrición de su niños, ni de los adultos.

Toda Venezuela presenta ya evidentes señales de una desnutrición masiva grave. Todos comemos mal. Los políticos juegan a los dados a ver cuánto tumban a Maduro o cuándo Ramos Allup cobra las casas de la Misión Vivienda. Es el colmo, o nos mata el hambre o nos dejan en las calles. Gobierno y oposición metidos en el mismo chiquero. Es la podredumbre de un sistema que no exculpa a nadie. Los corruptos que han sido ministros, gobernadores, alcaldes y demás cosas, andan rimbombantes en sus camionetas de 80.000 dólares, invirtiendo en cuanto pueden invertir sus enormes fortunas. En el municipio Antolín del Campo vive un capo de estos que han pasado por el gobierno.

Para el pueblo queda eso que llamó Jean Paul Sartre, la náusea sicológica. Ni siquiera la esperanza, porque creo que ya pasamos a la etapa de la resignación, y eso es algo muy distinto. Resignación ante el hambre e impotencia ante los miserables de la política. Si algún compatriota cree que estoy inventando todo esto, investigue, compruebe y después hablamos de contra revolución y otras tonterías. Pero si seguimos así, ni habrá patria, ni habrá socialismo ni venceremos. Bla. Bla. Bla.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3934 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Pérez

José Pérez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a222580.htmlC0http://NON-VE